Las que bus­can em­po­de­rar mu­je­res en ro­pa in­te­rior

Clarin - Spot - - Desde Hollywood - Silvia Maes­trut­ti Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Lo ha­bía in­ten­ta­do ha­cer Sa­rah Jes­si­ca Par­ker en la lí­nea de len­ce­ría que creó es­pe­cial­men­te pa­ra la fir­ma In­ti­mis­si­mi, con la ayu­da de la di­se­ña­do­ra de Sex & the City. Ele­gi­da mu­sa por esa mar­ca ita­lia­na, Par­ker creó cor­pi­ños que se adap­ten a to­dos los es­ti­los y cuer­pos de mu­jer. Pe­ro Rihan­na fue mu­cho más allá .

Has­ta aho­ra pa­re­cía que la ac­triz y la can­tan­te te­nían po­cas co­sas en co­mún, sal­vo su amor por los Ma­no­los (Blah­nik). El per­so­na­je de Sa­rah en la se­rie de HBO los hi­zo mun­dial­men­te fa­mo­sos y Rihan­na eli­gió po­nér­se­los el miér­co­les ce­rran­do el Fas­hion Week de Nue­va York con el des­fi­le de su lí­nea de len­ce­ría, Sa­va­ge x Fenty (su ape­lli­do), en el que ca­mi­na­ron la pa­sa­re­la mu­je­res al­tas, ba­jas, blan­cas, ne­gras, fla­cas, cur­vi­lí­neas y em­ba­ra­za­das. Tan­to así que una mo­de­lo en­tró en tra­ba­jo de par­to en el backs­ta­ge, ter­mi­na­do el des­fi­le.

“No hay pro­duc­to que pue­da hacerte sexy si vos no te sen­tís así. Es al­go que no se pue­de fal­sear. Una tie­ne que en­con­trar su par­te sexy y sa­car­la a re­lu­cir. No im­por­tan las me­di­das. To­das so­mos di­fe­ren­tes”, di­ce Rihan­na. Hay que ser po­si­ti­vas, en­co­mien­da la can­tan­te y por eso su lí­nea de len­ce­ría se abre a to­dos los for­ma­tos fe­me­ni­nos, in­clu­yen­do los más re­lle­ni­tos. Ella siem­pre sin­tió que no es co­mo el res­to, abra­zan­do sus cur­vas, y aho­ra com­par­te sus ideas en for­ma­to de mo­da.

No ayu­da que tras su no­ble in­ten­to de que­rer em­po­de­rar a las mu­je­res re­ci­ba de un ex que ejer­ció so­bre ella vio­len­cia de ge­ne­ro, el can­tan­te Ch­ris Brown, el men­sa­je de lo sexy que es­ta­ba pre­sen­tan­do su ro­pa.

Los en­ten­di­dos en ne­go­cios es­ti­man que así co­mo su lí­nea de ma­qui­lla­je ven­dió más que la de Kim Kar­das­hian y Ky­lie Jen­ner, es­pe­cial­men­te por la pre­mi­sa de ha­cer ba­ses de 40 co­lo­res, pa­ra to­das las pie­les; su lí­nea de len­ce­ría va a desafiar na­da me­nos que al im­pe­rio de Vic­to­ria Se­cret, acu­sa­do úti­ma­men­te de se­xis­ta. Es sa­bi­do que las mo­de­los que des­fi­lan co­mo án­ge­les pa­ra VS em­pie­zan a ha­cer die­ta un mes an­tes.

Sa­rah Jes­si­ca Par­ker no fue tan le­jos, pe­ro en­tien­de que no to­das las mu­je­res van a te­ner el cuer­po que lu­cía su per­so­na­je, Ca­rrie Brads­haw, cuan­do ha­cia un arte de mos­trar sus cor­pi­ños en la po­pu­lar se­rie de los ‘90. El jue­ves, inau­gu­ran­do una tien­da que ven­de­rá su lí­nea de za­pa­tos SJP en el Sea­port de Man­hat­tan, idea­da pa­ra to­do ti­po de mu­jer, no só­lo la más gla­mo­ro­sa, re­fle­xio­na­ba tam­bién so­bre la im­por­tan­cia de la di­ver­si­dad, ya sea en la ro­pa in­te­rior co­mo en la TV. Por lo pron­to, des­pués de ha­ber es­ta­do has­ta el año pa­sa­do lu­chan­do por lle­var al cine otra se­cue­la de Sex & the City, aho­ra di­ce que en­ten­dió que no ten­dría lu­gar una reunión en es­tos tiem­pos, que las cua­tro pro­ta­go­nis­tas eran de­ma­sia­do blan­cas, que ha­bría que in­cluir más y ape­lar a la di­ver­si­dad. Mien­tras, la joyería Kat Flo­ren­ce Design la acu­sa de que­dar­se con jo­yas pres­ta­das, ta­sa­das en 120.000 dó­la­res.

En esa lí­nea de pen­sa­mien­to se po­dría pen­sar que su co­le­ga Cynt­hia Ni­xon, que el jue­ves ter­mi­nó su sueño de que­rer pre­sen­tar­se a la go­ber­na­ción de Nue­va York al per­der por go­lea­da la in­ter­na de­mó­cra­ta con el ac­tual go­ber­na­dor, po­dría per­mi­tir­se que su per­so­na­je, Mi­ran­da, fue­ra gay en la se­rie co­mo lo es la ac­triz en la vi­da real. Su es­po­sa Ch­ris­ti­ne po­dría ha­ber­se con­ver­ti­do en la pri­me­ra da­ma en la go­ber­na­ción del es­ta­do.

Con una pla­ta­for­ma que abo­ga­ba por el de­re­cho al abor­to, la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na y más fon­dos pa­ra las es­cue­las pú­bli­cas, Ni­xon re­ci­bió to­do el apo­yo de su ami­ga. “Es­toy muy or­gu­llo­sa de ella, es co­ra­ju­da, es bri­llan­te, es for­mi­da­ble”, la elo­gia­ba Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, quien di­ce creer que ha lle­ga­do la ho­ra de em­po­de­rar a las mu­je­res aún en ro­pa in­te­rior. Se em­pie­za por aden­tro, por sen­tir­se fuer­tes y her­mo­sas y eso se tras­mi­te, re­fle­xio­na. Rihan­na agre­ga que no hay que des­cui­dar­se, que a ese man­tra hay que prac­ti­car­lo a dia­rio. w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.