Ma­til­de Sán­chez y Fe­de­ri­co Mon­jeau.

Clarin - Spot - - Portada - Ma­til­de Sán­chez msan­chez@cla­rin.com

Hay mu­chas cla­ses de per­for­mers. Al­gu­nas se de­fi­nen por su re­la­ción con el pa­sa­do. Hay ar­tis­tas que se ba­san en he­chos su­ce­di­dos y los re­ela­bo­ran en me­tá­fo­ras que en­ri­que­cen la in­ter­pre­ta­ción; otros per­for­mers ac­túan co­mo ace­le­ra­do­res del pre­sen­te, son ca­ta­li­za­do­res de lo real an­tes de que ocu­rra.

Tres ar­tis­tas per­te­ne­cien­tes a es­tos dos gran­des con­jun­tos com­par­tie­ron me­sas de diá­lo­go ha­ce po­cos días en el En­cuen­tro Sur Glo­bal, en el co­lo­quio or­ga­ni­za­do por la Uni­ver­si­dad Tres de Fe­bre­ro den­tro del pro­gra­ma Bie­nal­sur. Con el tí­tu­lo “Ar­te, lí­mi­te y fron­te­ras”, la me­xi­ca­na Te­re­sa Mar­go­lles, la bra­si­le­ra Ber­na Rea­le y la bo­li­via­na Adriana Bra­vo com­par­tie­ron de­ta­lles de sus pro­duc­cio­nes, en las que el backs­ta­ge es ca­si el nú­cleo de la pie­za.

La per­for­man­ce Be­so de cho­la ga­nó la Bie­nal de San­ta Cruz y se pre­sen­tó en Bie­nal­sur en 2017. Jun­to a la ac­triz Ivan­na Te­rra­zas y la fo­tó­gra­fa Ale­jan­dra Sán­chez, Bra­vo in­ter­pre­tó y re­gis­tró la co­ti­dia­ni­dad de un be­so en­tre mu­je­res, enar­bo­lan­do la per­te­nen­cia ét­ni­ca por las ca­lles de La Paz. En su char­la, na­rró las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron las fo­to­gra­fías, to­ma­das sin avi­so en va­rias fies­tas y an­te una con­cu­rren­cia tra­di­cio­na­lis­ta, ata­via­da con los atri­bu­tos más sun­tuo­sos del “cho­la­je”, co­mo ella lo lla­ma. Re­pi­tie­ron la ac­ción en dis­tin­tos ám­bi­tos, in­cluí­do un te­le­fé­ri­co,y se vol­vie­ron vi­ra­les en las re­des. “El ar­te -di­jo Bra­vo- pue­de ja­quear la na­tu­ra­le­za. Po­de­mos lan­zar ideas y for­mas, ino­cu­lar­las y ver có­mo reac­cio­na el en­torno”. El Be­so de cho­la fue re­pli­ca­do por gru­pos co­mo Na­ción Ma­ri­ca. Bo­li­via es un país de fé­rreos có­di­gos en­tre se­xos; de he­cho, se­gún la es­ta­dís­ti­ca in­ter­na­cio­nal tie­ne una de las ta­sas más al- tas de vio­len­cia de gé­ne­ro en el mun­do.

De un ofi­cia­lis­mo ar­dien­te ha­cia Evo Morales, a quien ad­mi­ta­mos que cues­ta ver co­mo un espíritu fe­mi­nis­ta, Bra­vo sub­ra­ya que la emer­gen­cia de es­tas y otras ac­cio­nes LGTB en el seno ma­si­vo de las cho­las ha­bría si­do im­pen­sa­ble sin su pre­si­den­cia, reivin­di­ca­to­ria de la iden­ti­dad andina. Be­so de cho­la de­to­nó co­mo un agen­te pro­vo­ca­dor, una he­rra­mien­ta pio­ne­ra de de­re­chos ci­vi­les.

El da­to co­mún en­tre Mar­go­lles y Rea­le es que las dos han tra­ba­ja­do co­mo cri­mi­na­lis­tas du­ran­te años. Am­bas pa­sa­ron de la es­ce­na del cri­men y el tea­tro anató­mi­co de las mor­gues a un ar­te li­te­ral­men­te ba­sa­do en el su­fri­mien­to.

La me­xi­ca­na lle­va años ha­cien­do ins­ta­la­cio­nes en las fron­te­ras dra­má­ti­cas de Amé­ri­ca la­ti­na, en los es­pa­cios de fe­mi­ci­dio ma­si­vo e in­mi­gra­ción ile­gal.

Rea­le, por su par­te, sos­tie­ne que su obra in­da­ga en “có­mo la vio­len­cia se con­vier­te en al­go acep­ta­ble, com­par­ti­do y na­tu­ra­li­za­do. Las per­so­nas tie­nen un pla­cer mór­bi­do con una no­ti­cia des­agra­da­ble”. Ella mis­ma protagoniza sus per­for­man­ces, des­nu­da en la pla­za pú­bli­ca, en la ban­qui­na de un puer­to. La Bie­nal de Ve­ne­cia 2015 la vio re­co­rrer los in­te­rio­res de una cár­cel con la an­tor­cha olím­pi­ca. Aho­ra la ve­mos en el tra­ba­jo in­fra­hu­mano de una fá­bri­ca de hie­lo, ves­ti­da con un pi­lo­to trans­pa­ren­te y des­nu­da “por den­tro”.

Me­nu­da y os­cu­ra, con unos an­te­ojos de avis­pón que no se qui­tó en to­da la tar­de, Mar­go­lles con­tó có­mo re­ci­cla los ras­tros de la vio­len­cia do­més­ti­ca: son la­bo­res de pe­ni­ten­cia, co­mo las dis­tin­tas obras rea­li­za­das con tra­pos en­san­gren­ta­dos de las víc­ti­mas de fe­mi­ci­dio.

En A new work, ex­hi­bi­da en ju­lio en la ga­le­ría Wit­te de With, de Rot­ter­dam, ex­pu­so la obra rea­li­za­da pa­ra Bie­nal­sur en las lo­ca­li­da­des fron­te­ri­zas de Cú­cu­ta y San An­to­nio del Tá­chi­ra, en el pa­so que co­nec­ta Co­lom­bia con Ve­ne­zue­la. Allí re­tra­tó a los in­mi­gran­tes que cru­zan en la ven­ta hor­mi­ga de pro­duc­tos fal­tan­tes en el país de Ma­du­ro. Fo­to­gra­fió a esos jó­ve­nes en el ac­to de sa­car­se la re­me­ra su­da­da, a cau­sa del fra­gor, em­ba­dur­nó las pro­li­jas ven­ta­nas de la ga­le­ría ho­lan­de­sa con ellas; lue­go em­bol­só las re­me­ras, las com­pac­tó y las ex­pu­so jun­to con otros ma­te­ria­les edu­ci­dos de esa diás­po­ra. Al­qui­mia que re­pa­ra a tra­vés del llan­to, el su­yo es un ar­te del due­lo, he­cho con su­da­rios.

De Te­re­sa Mar­go­lles. Evi­den­cias re­co­gi­das en Cú­cu­ta, Co­lom­bia.

A new work.

Be­so de cho­la. De la per­for­mer Adriana Bra­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.