Whi­te trash; la es­té­ti­ca de los des­po­seí­dos

Jus­tin Bie­ber en­ca­be­za el fu­ror por el look ru­ral de los des­an­ge­la­dos. ¿Iro­nía vin­ta­ge o reivin­di­ca­ción su­re­ña?

Clarin - Spot - - Moda - Pa­blo Rai­mon­di prai­mon­di@cla­rin.com

Es di­fi­cil que Jus­tin Bie­ber se de­je in­fluen­ciar en cuan­to a ves­ti­men­ta. Al con­tra­rio, él mar­ca ten­den­cia y sus fans es­tán en cons­tan­te es­ta­do de aler­ta an­te sus even­tua­les looks.

El ni­vel de con­vo­ca­to­ria y po­pu­la­ri­dad en las re­des que mag­ne­ti­za la es­tre­lla ca­na­dien­se es pro­por­cio­nal a las es­tra­te­gias pu­bli­ci­ta­rias que po­ne en mar­cha. Y en es­ta oca­sión, apues­ta fuer­te acer­cán­do­se a un exi­to­so co­le­ga mu­si­cal: el ra­pe­ro es­ta­dou­ni­den­se Post Ma­lo­ne, quien re­cien­te­men­te que­bró el re­cord de los Beatles y J. Co­le ob­te­nien­do la ma­yor can­ti­dad de can­cio­nes en­tre las primeras 20 del Hot 100 de Bill­board. Nue­ve te­mas pa­ra ser exac­tos.

La fu­sión Ma­lo­ne-bie­ber tie­ne un ne­go­cio en co­mún: la apa­rien­cia, que tras­la­dan ha­cia un sec­tor de la so­cie- dad es­ta­dou­ni­den­se ori­gi­na­da a me­dia­dos del si­glo XIX: los Whi­te trash

(ba­su­ra blan­ca), aque­llos des­cla­sa­dos del sur ru­ral del país, mar­gi­na­dos, pre­sa de un de­gra­da­do ni­vel de vi­da. Buscan arrai­gar­se a su pa­sa­do.

Tam­bién pue­den “ju­gar” a que por su con­di­ción de blan­cos de­ben im­po­ner­se en el rap, un gé­ne­ro que his­tó­ri­ca­men­te les fue ajeno. Sin vuel­tas, la vic­ti­mi­za­ción co­mo mar­ke­ting.

Un ca­so es Emi­nem, quien tam­bién cul­ti­vó una es­té­ti­ca whi­te trash

y quien -al igual que Post Ma­lo­ne- po­pu­la­ri­zó el rap, hip hip, dan­ce hall y el trap. ¿Un ejem­plo? En 2010, pa­ra su dis­co Re­co­very, edi­tó el te­ma W.T.P

que sig­ni­fi­ca Whi­te Trash Party.

¿Có­mo se rea­li­za es­te en­la­ce his­tó­ri­co/so­cial/fas­hio­nís­ti­co? Ins­pi­rán­do­se un po­co en la cul­tu­ra sur­fer -en la cual Bie­ber hi­zo pie- y tam­bién su­man­do ins­pi­ra­ción en el cos­ta­do más li­sér­gi­co del ci­ne (Pá­ni­co y lo­cu­ra en Las Ve­gas, El gran Le­bows­ki, Pink Fla­min­gos) has­ta Joe Dirt, que re­fle­ja en cla­ve de hu­mor, el ADN whi­te trash.

Los whi­te tras­hers co­mo los mues­tra Holly­wood y co­mo quie­ren re­fle­jar­lo per­so­na­jes co­mo Bie­ber y Ma­lo­ne, ha­ce oda a la pro­cras­ti­na­ción, a la an­tí­te­sis del sue­ño ame­ri­cano de la lu­cha y el vi­gor. El re­lax co­mo medalla, el no­ma­dis­mo con un re­mol­que y as­pec­to de arrum­ba­do.

¿Có­mo vis­te el Whi­te trash mi­llen­nial del rap? Apro­pián­do­se de una ca­mi­sa ha­waia­na (se­gún la re­vis­ta Vo­gue, ten­den­cia en ro­pa mas­cu­li­na pa­ra la pri­ma­ve­ra/ve­rano 2019), el pe­lo al­go des­ali­ña­do, pa­ñue­lo ti­po vin­cha (o ban­da­na) y un bi­go­ti­to re­tro.

Bie­ber -quien emu­la a Ma­lo­ne en su de­sen­fa­do- tam­bién pue­de usar pan­ta­lo­nes de pa­na y pa­ñue­lo es­tam­pa­do con ca­che­mir, de­jan­do ver un ca­be­llo de­co­lo­ra­do, en­ve­je­ci­do, dán­do­le una de­te­rio­ra­da ima­gen. Una bue­na fa­cha­da pa­ra com­prar.

Es­te look, que pue­de mu­tar se­gún la ima­gi­na­ción del usua­rio y trans­for­mar­se en cos­play, in­va­de galerías vir­tua­les con imá­ge­nes don­de no faltan los som­bre­ros de pa­ja, la ca­mi­sa le­ña­do­ra y, en al­gu­nos ca­sos, la po­lé­mi­ca ban­de­ra con­fe­de­ra­da.

Pa­ra los que jue­gan al fle­je, has­ta el mis­mí­si­mo Do­nald Trump -el me­me red­neck por ex­ce­len­cia- pa­re­ce en­car­nar la es­té­ti­ca con su cris­pa­do pe­lo ru­bio. No ol­vi­dar que el mag­na­te inmobiliario mo­to­ri­zó su as­cen­so elec­to­ral gra­cias al fiel whi­te trash. Y que Bie­ber se­gui­rá co­se­chan­do mi­llo­nes (de likes y dó­la­res) gra­cias a su es­té­ti­co opor­tu­nis­mo.

1

5 41 Loo­kea­do. Jus­tin Bie­ber posteó en Ins­ta­gram una ima­gen con su look y va­rios de sus se­gui­do­res no que­da­ron muy con­for­mes an­te el brus­co cam­bio de ima­gen.2 Ins­pi­ra­ción. El as­tro ca­na­dien­se jun­to al ra­pe­ro Post Ma­lo­ne en quien se ins­pi­ró pa­ra bus­car im­po­ner una nue­va mo­da ol­die.3 Ga­le­ría. En Pin­te­rest abun­dan las fo­tos con es­té­ti­ca whi­te trash que pue­de mu­tar en­tre el tu­ris­ta im­pro­vi­sa­do y el cos­play kitsch.4 Via­je y ca­mi­sas. Un frag­men­to de “Pá­ni­co y lo­cu­ra en Las Ve­gas” una odi­sea fíl­mi­ca y li­sér­gi­ca.5 Icó­ni­ca. La pe­lí­cu­la “Joe Dirt” (2001), res­ca­ta­da pa­ra mos­trar la esen­cia whi­te tras­her de EE.UU.

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.