Bach y los pia­nis­tas chi­nos

Clarin - Spot - - Notas De Paso - Fe­de­ri­co Mon­jeau fmon­jeau@cla­rin.com

Cua­tro años atrás, en oca­sión de su úl­ti­ma vi­si­ta al país, con­ver­sá­ba­mos con el com­po­si­tor ar­gen­tino Ma­rio Da­vi­dovsky (vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos des­de los años ‘60) so­bre el pia­nis­ta chino Lang Lang; so­bre có­mo un pia­nis­ta tan vir­tuo­so pue­de arrui­nar al­go tan no­ble y en cier­to mo­do trans­pa­ren­te co­mo una so­na­ta de Mo­zart, por el sim­ple ex­pe­dien­te de ha­cer ru­ba­tos to­do el tiem­po. Da­vi­dovsky lo ex­pli­ca­ba por me­dio de una ge­ne­ra­li­za­ción. Di­jo que los chi­nos ca­re­cen de un cier­to romanticismo que co­mien­za en la mú­si­ca de Bach, lo que me pa­re­ció in­tere­san­te por más de una ra­zón; por la idea de que los arre­ba­tos sen­ti­men­ta­les de Lang Lang no guar­dan nin­gu­na co­ne­xión con la ex­pe­rien­cia ro­mán­ti­ca, co­mo tam­bién por la con­vic­ción de que el romanticismo es me­nos un pe­río­do his­tó­ri­co que un es­ta­do del espíritu.

Una ami­ga que es ade­más una ex­ce­len­te pia­nis­ta con­si­de­ra que Lang Lang ex­pre­sa el “gus­to chino”. “¿Y qué se­ría el gus­to chino?”, qui­se sa­ber. “Bueno -me res­pon­dió-, esos bri­llos y co­lo­res que ves en el Ba­rrio Chino”. Pe­ro China es un te­rri­to­rio tan vas­to que ca­si po­dría al­can­zar su pro­pia an­tí­po­da. De he­cho, una de las ma- yo­res in­tér­pre­tes ac­tua­les (ha­blo tan­to de in­tér­pre­tes mu­je­res co­mo de hom­bres) de la mú­si­ca pa­ra te­cla­do de Bach es china: Zhu Xiao­mei. Gra­cias a Fes­ti­va­les Musicales, los ar­gen­ti­nos pu­di­mos es­cu­char­la en el Co­lón na­da me­nos que con las Va­ria­cio­nes Gold­berg, el gran ta­lis­mán de esa in­creí­ble pia­nis­ta.

Im­po­si­ble ima­gi­nar un fe­nó­meno más opues­to al de Lang-lang. Zhu Xiao-mei na­ció en 1949 en Shan­gai. Su ma­dre le in­cul­có el gus­to por el piano y la jo­ven ex­cep­cio­nal­men­te ta­len­to­sa se per­fec­cio­nó en el Con­ser­va­to­rio de Bei­jing. La Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral China la sor­pren­dió en ple­na adolescencia. Fue una víc­ti­ma de la Re­vo­lu­ción por par­ti­da do­ble: re­edu­ca­da por los for­ta­le­ci­dos pre­cep­tos co­mu­nis­tas, re­ne­gó de sus pa­dres de gus­tos burgueses y per­ma­ne­ció seis años en un cam­po de tra­ba­jo en la fron­te­ra con Mon­go­lia. Sin em­bar­go nun­ca re­ne­gó del piano, e in­clu­so en ese cam­po con­si­guió un ins­tru­men­to en el que po­día prac­ti­car des­pués del tra­ba­jo.

En 1979 el vio­li­nis­ta Isaac Stern la co­no­ció en China y le con­si­guió una be­ca pa­ra ir a es­tu­diar a los Es­ta­dos Uni­dos. En 1980 Zhu Xiao-mei se ra­di­có en ese país y cua­tro años des­pués se es­ta­ble­ció de­fi­ni­ti­va­men­te en París, don­de co­men­zó a des­lum­brar co­mo in­tér­pre­te de Bach.

En Youtu­be hay un do­cu­men­tal don­de se cuen­ta to­do eso, How Bach De­fea­ted Mao (Có­tal. mo Bach de­rro­tó a Mao). El eje de la pe­lí­cu­la es su gi­ra de con­cier­tos en China, la pri­me­ra vi­si­ta a su país des­pués de 35 años. Bach y los chi­nos es un te­ma que re­co­rre to­da la pe­lí­cu­la. “En Fran­cia me pre­gun­ta­ban có­mo una pia­nis­ta china po­día in­ter­pre­tar a Bach de esa ma­ne­ra. Yo creo que en las for­mas más pu­ras y ele­va­das del ar­te no hay fron­te­ras geo­grá­fi­cas: son una pro­pie­dad es­pi­ri­tual del gé­ne­ro hu­mano”. E in­clu­so pro­vo­ca con la po­si­bi­li­dad de un Bach bu­dis­ta. “Bach y Lao Tse es­tán pro­fun­da­men­te li­ga­dos. Pa­ra Lao Tse el agua es el ele­men­to fun­da­men- Y Bach sig­ni­fi­ca “arro­yo”. Yo no creo que es­to sea ca­sua­li­dad. To­car Bach es co­mo me­di­tar o to­mar el desa­yuno. Si no lo ha­go me sien­to des­orien­ta­da. Bach sig­ni­fi­ca equi­li­brio, ele­gan­cia, au­sen­cia de me­lo­dra­ma e his­trio­nis­mo. Su emo­cio­na­li­dad es china, con­tro­la­da”.

Bach po­día ser “bu­dis­ta”, pe­ro a pe­sar de to­do Zhu Xiao-mei des­con­fia­ba un po­co de los chi­nos. No sa­bía có­mo se­ría la re­cep­ción de Bach por par­te del pú­bli­co chino, o si ese pú­bli­co es­ta­ría, di­ce, “ma­du­ro pa­ra es­cu­char a Bach”. Tam­bién te­mía even­tua­les hos­ti­li­da­des. Pe­ro al mismo tiem­po desea­ba to­car. “Que­ría ha­cer sa­ber a to­do el mun­do que mi ge­ne­ra­ción to­da­vía exis­te. No tu­vi­mos cul­tu­ra, no tu­vi­mos mú­si­ca, has­ta los dic­cio­na­rios te­nía­mos que co­piar­los a mano, pe­ro no des­apa­re­ci­mos sin de­jar ras­tros.”

En la pe­lí­cu­la ella ya ca­si no re­co­no­ce su Shan­gai na­tal. To­do ha cam­bia­do. Si al­gu­na vez los pia­nos es­tu­vie­ron prohi­bi­dos, aho­ra hay le­gio­nes de pia­nis­tas jó­ve­nes; y Lang Lang, au­tén­ti­co fe­nó­meno de ma­sas, se­gu­ra­men­te sea uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de to­do es­to. La gi­ra resultó un éxi­to co­lo­sal, pe­ro nun­ca se la ve son­reír. Hay tal vez una me­dia son­ri­sa cuan­do se en­cuen­tra con sus her­ma­nas. “Nun­ca me sen­tí una es­tre­lla, nun­ca me sen­tí or­gu­llo­sa. No co­noz­co esos sen­ti­mien­tos -di­ce con to­tal sen­ci­llez-. Yo cre­cí de otra ma­ne­ra. Tam­bién la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral for­mó la per­so­na que soy hoy”.

El do­cu­men­tal ter­mi­na con la pia­nis­ta to­can­do las Va­ria­cio­nes Gold­berg en la Igle­sia San­to To­más de Lep­zig, fren­te a la tum­ba de Johann Sebastian Bach. Ha­bía si­do su ma­yor an­he­lo, aca­so el úni­co gran an­he­lo en la vi­da adul­ta de la de­vo­ta Zhu Xiao-mei.w

Bach po­día ser “bu­dis­ta”, pe­ro a pe­sar de to­do la pia­nis­ta Zhu Xiao-mei des­con­fia­ba un po­co de los chi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.