Mu­cho más que eje­cu­tar pa­sos

Clarin - Spot - - Televisión - Lau­ra Fal­coff lfal­coff@cla­rin.com

Una nue­va com­pa­ñía de dan­za aca­ba de na­cer, lo que ya es una gran no­ti­cia. Su di­rec­tor Gui­do De Be­ne­det­ti tie­ne una lar­ga ex­pe­rien­cia en es­tas li­des y lo mis­mo pue­de de­cir­se de los dos co­reó­gra­fos que in­vi­tó a su­mar­se pa­ra es­te pri­mer pro­gra­ma es­tre­na­do el jue­ves en el Tea­tro Ave­ni­da de la Com­pa­ñía de Dan­za Ar­gen­ti­na: Os­car Araiz y Mau­ri­cio Wain­rot.

De Be­ne­det­ti mis­mo apor­tó dos obras. En pri­mer lu­gar, Après Apo­llon, pre­sen­ta­da co­mo un ho­me­na­je a Igor Stra­vinsky y Geor­ge Ba­lan­chi­ne, y en par­ti­cu­lar a la obra Apo­llon, con mú­si­ca del pri­me­ro y co­reo­gra­fía del se­gun­do, es­tre­na­da en 1928. Sus per­so­na­jes son Apo­lo y tres mu­sas con­sa­gra­das por él: una par­ti­tu­ra neo­clá­si­ca pa­ra el len­gua­je de­pu­ra­dí­si­mo de Ba­lan­chi­ne. Pe­ro De Be­ne­det­ti eli­mi­nó al per­so­na­je de Apo­lo y de­jó so­las a las tres mu­sas eje­cu­tan­do va­ria­cio­nes de ba­llet ex­clu­si­va­men­te for­ma­les. Su se­gun­da obra, Ber­nar­da Al­ba y los se­cre­tos de Fe­de­ri­co, se ba­sa en la fa­mo­sa pie­za de Gar­cía Lor­ca so­bre una mu­jer do­mi­nan­te, las hi­jas a las que so­me­te y la tra­ge­dia que se de­ri­va. El co­reó­gra­fo to­mó de­ci­sio­nes que no al­can­za­ron pa­ra dar­le vue­lo a su obra: dos va­ro­nes en­car­na­ron dos per­so­na­jes fe­me­ni­nos cen­tra­les –Ber­nar­da y la cria­da-, un re­cur­so que vie­ne uti­li­zán­do­se des­de ha­ce tiem­po, pe­ro ca­re­ce un plus de am­bi­güe­dad pa­ra vol­ver­lo per­tur­ba­dor.

Os­car Araiz mon­tó su be­lla L’hi­ron­de­lle, ins­pi­ra­da en el per­so­na­je de Mi­sia Sert, una fi­gu­ra ori­gi­nal y re­le­van­te en los me­dios cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cos de la Pa­rís de prin­ci­pios del si­glo XX. Una bai­la­ri­na ma­ra­vi­llo­sa, Li­sa Gon­zá­lez, in­ter­pre­tó a Mi­sia, y Ge­rar­do Mar­tu­rano y Ma­tías Co­ria, –bai­la­ri­nes muy só­li­dos- re­pre­sen­ta­ron a dos de sus ma­ri­dos sin que nin­gu­na ins­tan­cia de la pie­za sea de­ma­sia­do ex­plí­ci­ta; por ejem­plo, hay tres va­ro­nes más en la obra no iden­ti­fi­ca­dos con per­so­na­jes re­co­no­ci­bles.

El pro­gra­ma ce­rró con Li­ber­tan­go, de Mau­ri­cio Wain­rot so­bre la par­ti­tu­ra de As­tor Piaz­zo­lla, que no se veía en Bue­nos Ai­res des­de ha­cía trein­ta años. El len­gua­je co­reo­grá­fi­co y la mú­si­ca de Piaz­zo­lla fue­ron lue­go re­vi­si­ta­dos por Wain­rot en ver­sio­nes qui­zá más so­fis­ti­ca­das. Por eso fue tan gra­ti­fi­can­te ver el dúo de Li­ber­tan­go in­ter­pre­ta­do por Li­sa Gon­zá­lez y Ge­rar­do Mar­tu­rano, que con­fi­rie­ron a es­ta es­ce­na una ex­pre­si­vi­dad, una gra­cia tan de­li­cio­sa que una vez más nos hi­zo pen­sar que la dan­za es mu­cho más que eje­cu­tar pa­sos. ■

Fun­cio­nes. Has­ta el do­min­go en el Tea­tro Ave­ni­da, a las 21 hs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.