Cin­co cla­ves de un éxi­to az­te­ca

Verónica Cas­tro, la rei­na de la te­le­no­ve­la, co­mo nun­ca: fu­ma y ven­de ma­rihua­na. Y es fu­ror en­tre cen­ten­nials.

Clarin - Spot - - Televisión - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

Tal vez es­te­mos an­te el na­ci­mien­to de un sub­gé­ne­ro. Un “me­xi­ca­na­zo” que re­ci­cla lo me­jor del cu­le­brón, lo reivin­di­ca y lo re­fun­da. La ca­sa de las flo­res, la se­rie de Net­flix, es un “bi­cho” dis­tin­to en la in­men­si­dad del mar del strea­ming.

¿Por qué hip­no­ti­za ese pro­duc­to con una rei­na de te­le­no­ve­la de 65 años? ¿De qué se tra­ta es­te éxi­to que com­bi­na ex­tre­mos y reúne lo me­jor de Los lo­cos Ad­dams con Es­pe­ran­do la ca­rro­za? Aquí, cin­co po­si­bles cla­ves. 1. Verónica Cas­tro en­tie­rra a sus he­roí­nas Si los li­tros de lá­gri­mas que de­rra­mó en pan­ta­lla hu­bie­ran si­do compu­tados por los fis­ca­li­za­do­res del Guinness, Verónica Cas­tro se­ría la por­ta­do­ra del ré­cord de llan­to, un Río de la Pla­ta en­te­ro de su­fri­mien­to fic­ti­cio. Mal­tra­ta­da, ul­tra­ja­da, en­ga­ña­da. La pro­ta­go­nis­ta su­frien­te de los cuen­tos en­ten­dió que un gi­ro de re­no­va­ción la de­vol­ve­ría al po­dio y se ani­mó a la his­to­ria crea­da por Ma­no­lo Ca­ro pa­ra Net­flix. Bu­ceo en el strea­ming y pér­di­da de la inocen­cia ar­tís­ti­ca. Si has­ta el nar­co­trá­fi­co es­tá pre­sen­te en el re­la­to.

“Mis se­gui­do­res van a te­ner un shock”, le ad­ver­tía a Cla­rín. Y lo tu­vie­ron: Vir­gi­nia de la Mo­ra, su per­so­na­je, fu­ma ma­rihua­na y, an­te el de­rrum­be eco­nó­mi­co fa­mi­liar, has­ta ven­de.

2. To­da la car­ne al asa­dor: bom­bar­deo de con­flic­tos Es cier­to: me­nos es más. La re­gla co­rre pa­ra el pro­ce­so de es­cri­tu­ra, pa­ra la bús­que­da de ele­gan­cia en la mo­da, pe­ro no siem­pre pa­ra la fic­ción. Los pro­duc­to­res de es­ta se­rie en­re­dan la tra­ge­dia con la co­me­dia, el hu­mor ne­gro con el naif, el gé­ne­ro cu­le­brón con el ci­ne. Y sal­pi­mien­tan con to­do ti­po de pro­ble­má­ti­cas so­cia­les: de mo­vi­da, un sui­ci­dio.

Se su­ce­den sin tre­gua pa­ra el es­pec­ta­dor, el su­fri­mien­to de una ni­ña huér­fa­na, la lu­cha de una tran­se­xual y de un ho­mo­se­xual por la acep­ta­ción, la men­ti­ra in­tra­fa­mi­liar du­ran­te dé­ca­das, la caí­da de un im­pe­rio eco­nó­mi­co, la pér­di­da del es­ta­tus, la pa­ca­te­ría, los pre­jui­cios, la in­fi­de­li­dad.

No em­pe­za­mos a di­ge­rir un con­flic­to y ya nos plan­tean otro. Strip­pers, per­so­na­jes gro­tes­cos, tra­zo grue­so. Lo ba­rro­co, lo de­ses­pe­ra­da­men­te so­bre­car­ga­do del re­la­to, ter­mi­na ju­gan­do a fa­vor. Un es­ti­lo. 3. Po­ten­cia vi­sual: to­do el co­lor de Mé­xi­co en la pan­ta­lla Al­gu­nos bau­ti­za­ron a es­ta se­rie co­mo “la rein­ven­ción de la te­le­no­ve­la pa­ra mi­llen­nials”. Al­go de esa no­ción es real. En 13 epi­so­dios de me­dia ho­ra de du­ra­ción (idea­les pa­ra “ma­ra­to­near”), ve­mos be­lle­za en el ves­tua­rio, pro­li­jos es­ce­na­rios mon­ta­dos co­mo pa­ra una pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y el co­lor de una flo­re­ría de en­sue­ño. Ca­da ca­pí­tu­lo lle­va el nom­bre de una flor (y no al azar). Del cri­san­te­mo (sím­bo­lo del do­lor) a la ama­po­la (la re­su­rrec­ción).

Si Co­co, la pe­lí­cu­la de Pi­xar ins­pi­ra­da en la fes­ti­vi­dad del Día de Muer­tos, nos trans­por­ta­ba al mun­do de los que pa­sa­ron al más allá, es­ta his­to­ria del más acá nos ha­bla con cru­de­za y exa­ge­ra­ción de per­so­na­jes bien vi­vos y en tono fluo­res­cen­te.

4. Gui­ños y “me­mes” pen­sa­dos de an­te­mano “La se­rie que te ha­rá ol­vi­dar de Luis Mi­guel”, anun­cia­ban los pu­bli­cis­tas, “col­ga­dos” de ese éxi­to la­ti­noa­me­ri­cano. Lan­zar es­ta fic­ción días des­pués del úl­ti­mo epi­so­dio del “Rey Sol” sol­ta­do en el strea­ming fue una es­tra­te­gia pa­ra apo­de­rar­se de par­te de ese pú­bli­co.

No fue ca­sual, por ejem­plo, la elec­ción de Luis de la Ro­sa, el nie­to de fic­ción de Cas­tro. El ado­les­cen­te que ha­bía in­ter­pre­ta­do al “se­gun­do Luis­mi”, el del in­ci­pien­te boom an­tes de la adul­tez, fue uno de los gui­ños. Otros: Verónica can­ta una can­ción de su hi­jo Cris­tian (Es me­jor así), con in­sul­to in­clui­do (”Ve­te mu­cho a la chin­ga­da”). O cuan­do in­ten­ta con­tra­tar a Luis Mi­guel pa­ra un even­to fa­mi­liar, fa­lla.

“El me­me” (chas­ca­rri­llo vi­ral) pen­sa­do de an­te­mano pa­ra que sal­ta­ra a las re­des so­cia­les fue, sin du­da, Pau­li­na de la Mo­ra, el per­so­na­je de la ac­triz Ce­ci­lia Suá­rez, que de­ci­dió ha­blar len­ta­men­te, es­ti­rar ca­da sí­la­ba, pau­sar el mo­do. “Me odian tan­to co­mo me aman”, ad­mi­tió lue­go Suá­rez, cuan­do se lan­zó el desafío vi­ral #Pau­li­na­cha­llen­ge (los usua­rios de­bían imi­tar­la en vi­deos subidos a re­des).

5. Chau ta­bú: la in­clu­sión de sec­to­res his­tó­ri­ca­men­te ex­clui­dos en fic­ción No es ha­bi­tual en la pan­ta­lla chi­ca me­xi­ca­na de ex­por­ta­ción que vea­mos el tra­ta­mien­to des­pre­jui­cia­do de cier­tos te­mas co­ti­dia­nos. O al me­nos lle­gan pro­duc­tos te­le­vi­si­vos co­mo La ro­sa de Gua­da­lu­pe, ci­clo bien con­ser­va­dor, ale­ja­dí­si­mo de es­ta aven­tu­ra de li­be­ra­ción se­xual, em­pa­tía, acep­ta­ción de la di­ver­si­dad, to­le­ran­cia.

La ca­sa de las flo­res lo lo­gró, aun­que no sa­lió ai­ro­sa de la po­lé­mi­ca. El ac­tor es­pa­ñol Pa­co León, por ejem­plo, es­tu­vo a car­go del rol del ma­ri­do tran­se­xual (Ma­ría Jo­sé). Hu­bo crí­ti­ca de va­rios sec­to­res (y esa crí­ti­ca ali­men­tó la pro­mo­ción). Se dis­cu­tió el he­cho de que du­ran­te el cas­ting no se eli­gie­ra a un ac­tor tran­se­xual. El de­ba­te au­men­tó las men­cio­nes me­diá­ti­cas y el in­te­rés por la his­to­ria.w

Una fa­mi­lia ca­si nor­mal. Los Ad­dams evo­lu­cio­na­dos del strea­ming.

Tran­se­xua­li­dad y otras yer­bas. Pa­co León y Ce­ci­lia Suá­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.