La voz más po­pu­lar de la Ar­gen­ti­na

Gra­bó los men­sa­jes de En­tel en 1988. Des­de ha­ce 25 años es la voz de Te­le­fó­ni­ca. His­to­ria de la mu­jer que di­ce: “El nú­me­ro so­li­ci­ta­do no co­rres­pon­de a un clien­te en ser­vi­cio”.

Clarin - Spot - - Otro Tema - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

Le pa­sa a me­nu­do. La sen­sa­ción co­mo de mi­rar­se al espejo. Se equi­vo­ca al mar­car y, del otro la­do, es­cu­cha una voz fa­mi­liar: la su­ya. “El nú­me­ro so­li­ci­ta­do no co­rres­pon­de a un clien­te en ser­vi­cio”.

Ma­ri­ta Mon­te­le­one es la lo­cu­to­ra na­cio­nal que in­gre­só ha­ce 30 años a los ho­ga­res de la Ar­gen­ti­na y la que me­jor sim­bo­li­za la tran­si­ción his­tó­ri­ca de un país: de En­tel a Te­le­fó­ni­ca, del apa­ra­to a dis­co al What­sapp. Del ca­blea­do grue­so al Wi­fi.

Qué ar­gen­tino no la odió al­gu­na vez cuan­do an­te una ur­gen­cia el in­ten­to de lla­ma­do re­sul­ta­ba fa­lli­do: “La ca­rac­te­rís­ti­ca mar­ca­da es i-ne xis-ten-te”.

El 80% de las Py­mes re­cu­rre a ella pa­ra sus con­tes­ta­do­res. Es más que la gar­gan­ta em­ble­má­ti­ca na­cio­nal. En al­gún mo­men­to pu­so a prue­ba sus pul­mo­nes. Es que ade­más de con­tes­ta­do­res, tu­vo en su cu­rrí­cu­lum la proeza de gra­bar la guía te­le­fó­ni­ca. “Fui la pri­me­ra voz que lo hi­zo. La guía en-te-ri-ta. Nom­bres, ape­lli­dos, ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos. 215 mil ar­chi­vos Word. Un año y nue­ve me­ses. Ocho ho­ras por día. Des­can­sa­ba cua­tro mi­nu­tos y vol­vía a gra­bar. Ba­jé diez ki­los por­que vi­vía a té pa­ra que la gar­gan­ta es­tu­vie­ra acei­ta­da”.

Ma­ría de los Án­ge­les Ara­ce­li Mon­te­le­one na­ció el 12 de sep­tiem­bre de 1957, en Villa del Par­que. “Dis­pa­ra la­ti­gui­llos y el vie­jo te­lé­fono con tu­bo y ca­ble caó­ti­ca­men­te en­ros­ca­do vuel­ve má­gi­ca­men­te co­mo una ima­gen de in­fan­cia. “La ca­rac­te­rís­ti­ca so­li­ci­ta­da se en­cuen­tra mo­men­tá­nea­men­te con­ges­tio­na­da. Por fa­vor, es­pe­re unos mi­nu­tos e in­ten­te nue­va­men­te”.

Gra­cias a las pri­me­ras lo­cu­cio­nes te­le­fó­ni­cas, cuen­ta, pa­gó “la lu­na de miel a Ba­ri­lo­che” y com­pró “la me­sa del te­le­vi­sor a co­lor”. En­viu­dó ha­ce 12 años. Su amor, Ro­ber­to de los Ríos, era un re­co­no­ci­do ope­ra­dor a quien co­no­ció en Ra­dio El Mun­do. “Lo in­vi­té a sa­lir yo. Al año y nue­ve me­ses , nos ca­sa­mos. Vi­vía­mos en­tre ca­se­tes. Com­par­tía­mos el amor y la ra­dio”.

Ahi­ja­da ar­tís­ti­ca de Sil­vio Sol­dán, ex em­plea­da de Del Pla­ta, hoy par­ti­ci­pa en Ra­dio Zó­ni­ca. Mo­nu­men­to a la per­sis­ten­cia, lo­gró en­trar a Ra­dio Mi­tre en los ochen­ta por su te­na­ci­dad. Du­ran­te cua­tro me­ses vi­si­tó la emi­so­ra “pro­vis­ta de fac­tu­ras” has­ta que la con­tra­ta­ron. Su­sa­na Gi­mé­nez la in­vi­tó va­rias ve­ces a su pro­gra­ma. “Mirt­ha, to­da­vía no. Me gus­ta­ría es­tar en su me­sa”, sus­pi­ra. Tie­ne con qué: dos Mar­tín Fie­rro, 24 años en Ra­dio El Mun­do, coequi­per de Be­ru­go Ca­rám­bu­la, Héc­tor Larrea, Ma­re­co, Min­gui­to...

“Pri­me­ro hay que sa­ber su­frir, des­pués amar, des­pués par­tir, y al fin an­dar sin­pen­sa­mien­to”. Na­ran­jo en flor es uno de sus pu­ña­les vo­ca­les pre­fe­ri­dos. Des­de ha­ce 20 años desa­rro­lla un es­pec­tácu­lo, Ma­ri­tan­go. Ha­ce unos me­ses, en Flo­res, la vi­ra­li­za­ción de un vi­deo gra­ba­do por un tan­gue­ro le qui­tó un ra­to el ano­ni­ma­to. Le hi­cie­ron can­tar Ma­le­na y, al fi­na­li­zar, ella ti­ró su la­ti­gui­llo y al fin le pu­so ca­ra al so­ni­do vi­ta­li­cio de los te­lé­fo­nos ar­gen­tos.

“Una voz que me mar­có fue la de Betty Eli­zal­de. Em­pe­cé a es­cu­char­la a los 16, con Las 7 lu­nas de Cran­dall. Ter­mi­né el se­cun­da­rio, en­tré al pro­fe­so­ra­do de Edu­ca­ción fí­si­ca, pe­ro tu­ve un ac­ci­den­te, me atro­pe­lló un camión en Naz­ca y San Mar­tín, y es­tu­ve un tiem­po en si­lla de rue­das”, re­la­ta. “Un día me pre­sen­té en Gran­des va­lo­res del tan­go, can­té Me­lo­día de arra­bal, sa­lí se­gun­da, es­ta­ba tris­te. Un ve­cino, Je­sús, me di­ce: ‘Ma­ri­ta te he vis­to en Ca­nal 9. ¡No te pon­gas tris­te, con esa voz te­nés que ser lo­cu­to­ra!’. Y me anoté en el Co­sal”.

-En­tre lo que uno es­cu­cha y lo que es­cu­chan los de­más a ve­ces hay un abis­mo. ¿Có­mo per­ci­bís tu voz, có­mo creés que es?

-Fres­ca, di­ná­mi­ca, ágil. Tra­té de po­ner­le una im­pron­ta. Siem­pre pen­sé: “Cuan­do te­nés hi­jos y son chi­cos vi­vís sa­can­do fo­tos, pe­ro no gra­bás sus vo­ces”. Cuan­do cre­cen per­dés ese re­cuer­do. Yo a mi hi­ja le gra­ba­ba la voz con un gra­ba­dor­ci­to des­de que em­pe­zó a ha­blar, pa­ra no­tar có­mo iba cam­bian­do.

-Es cier­to ese pun­to. Cuan­do al­guien se mue­re, ex­tra­ña­mos una voz, con­ta­das ve­ces te­ne­mos un re­gis­tro de esa voz que se ca­lló.

-La voz es el re­fle­jo del alma. Vos de­cís: ¿Cuá­les fue­ron sus úl­ti­mas pa­la­bras? Que­rés sa­ber qué di­jo el otro. Ahí es­tá el mis­te­rio. Yo ex­tra­ño, por ejem­plo, la voz de mi tía Chi­qui­ta, que mu­rió muy jo­ven. Ella me da­ba fuer­zas pa­ra sa­lir ade­lan­te. Y en mi men­te es­tán gra­ba­das a fue­go las vo­ces de locutores co­mo An­to­nio Ca­rri­zo, Juan Al­ber­to Ba­día, Jor­ge Ros­si, Mario Maz­zo­ne, Ma­ría Mu­ñoz... Qué mis­te­rio la voz. ¿No? Se edu­ca, pe­ro el que no la edu­ca tie­ne una voz pri­ma­ria per­so­nal. Yo, por ejem­plo, sé que soy muy in­va­si­va con mi voz. Mi voz lle­na mu­cho, es muy po­ten­te. No me po­día co­piar en el co­le­gio, por ejem­plo.

-¿Lle­gó un mo­men­to en el que di­jis­te “no quie­ro ser so­la­men­te una voz, quie­ro que me vean”?

-Sí. Y lle­gó el tan­go. Yo era la lo­cu­to­ra can­to­ra. Sol­dán que­ría que yo, ade­más de dar el pro­nós­ti­co del tiem­po, can­ta­ra.

-¿Có­mo lle­gas­te a En­tel? Un mun­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes que hoy es­tá ex­tin­gui­do...

-En­tré en 1980. Otro pla­ne­ta. Me ins­cri­bí, hi­ce la prue­ba de dac­ti­lo­gra­fía y, aun­que era un desas­tre, mi sim­pa­tía y voluntad ayu­da­ron. Se vi­vía bien con un em­pleo en En­tel. Avenida de Ma­yo y Li­ber­tad. Tra­ba­ja­ba en la Di­rec­ción de Re­cur­sos hu­ma­nos, en la sec­ción Re­gis­tros. Pe­ro de­ci­dí ano­tar­me en la ca­rre­ra de Lo­cu­ción y cuan­do te­nía los exá­me­nes fi­na­les, a pun­to de re­ci­bir­me, en di­ciem­bre de 1984, re­nun­cié a En­tel. A los días ya es­ta­ba tra­ba­jan­do en Ra­dio Bue­nos Ai­res, en Bel­grano 280.

-¿Y có­mo re­gre­sas­te a En­tel co­mo “la voz”, pa­ra lue­go pa­sar a Te­le­fó­ni­ca?

-Pa­sa­ron los años, yo can­ta­ba tan­gos en la bo­de­ga del Tor­to­ni con Lio­nel Go­doy y Vir­gi­nia Lu­que, y un in­ge­nie­ro de En­tel me es­cu­cha y me in­vi­ta a gra­bar 12 fra­ses, en­tre las que apa­re­ce, por ejem­plo, “el des­tino que us­ted quie­re al­can­zar se en­cuen­tra con­ges­tio­na­do”. Tam­bién ha­bía un ser­vi­cio de des­per­ta­dor de per­so­nas. Lue­go la em­pre­sa se pri­va­ti­za y se­guían pa­san­do mi voz. Yo ha­bía per­di­do víncu­lo. En­ton­ces un día lla­mo pa­ra pre­gun­tar y me di­cen: “La es­tá­ba­mos bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te”. Así que en 1993 em­pe­cé a gra­bar de nue­vo.

-La ver­da­de­ra voz ar­gen­ti­na, la que atra­ve­só pri­va­ti­za­cio­nes, de­va­lua­cio­nes, evo­lu­ción de las co­mu­ni­ca­cio­nes...

-Sí, lo sien­to así. Los tiem­pos fue­ron cam­bian­do. Cuan­do lle­ga­ron los ce­lu­la­res, por ejem­plo, tu­ve que gra­bar el “Te­le­fó­ni­ca le re­cuer­da que us­ted de­be­rá an­te­po­ner el pre­fi­jo 15”.

-¿Tu tra­ba­jo de lo­cu­to­ra de con­tes­ta­do­res es­tá en ex­tin­ción?

-No. Los 0800 y 0810 si­guen fun­cio­nan­do bien. Las em­pre­sas siem­pre van a ne­ce­si­tar una voz con per­so­na­li­dad.

-¿Con qué so­ñás? Da la sen­sa­ción de que no ex­plo­tas­te me­diá­ti­ca­men­te esa voz.

-Es que nun­ca me gus­tó la ex­po­si­ción en ex­ce­so. Me gus­ta cier­to lí­mi­te. Sue­ño to­dos los días con mi hi­ja tra­ba­jan­do con­mi­go, Ma­le­na de los Ríos, lo­cu­to­ra. Me gus­ta­ría te­ner un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas, co­mo Fanny Man­del­baum. Soy fe­liz. En una reunión con des­co­no­ci­dos, soy la que rom­pe la for­ma­li­dad. Di­go: “Te­le­fó­ni­ca le co­mu­ni­ca que en lo su­ce­si­vo...”, y se pro­du­ce un an­tes y un des­pués. “¿Sos vos?”, me pre­gun­tan, y me be­san y me abra­zan. Me sien­ten su ami­ga.

LU­CIA MERLE

La lo­cu­to­ra can­to­ra. Mon­te­le­one tie­ne 61 años. Des­de ha­ce dos dé­ca­das desa­rro­lla su es­pec­tácu­lo, “Ma­ri­tan­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.