Ewan Mcg­re­gor, de “Star Wars” a la se­cue­la de “El res­plan­dor”

Clarin - Spot - - Ojos Bien Abiertos - Pablo O. Scholz ps­cholz@cla­rin.com

Así co­mo aho­ra lo ve­mos in­ter­pre­tar en la adul­tez al ami­go de Win­nie the Pooh, Pi­glet y de­más ani­ma­li­tos ha­bi­tan­tes del bos­que de los cien acres en la pe­lí­cu­la que lleva su nom­bre, Christopher Ro­bin, al título, Ewan Mcg­re­gor está ro­dan­do otra pro­duc­ción que tam­bién es una suer­te de se­cue­la. Y no pre­ci­sa­men­te pa­ra chi­cos. El es­co­cés de Trains­pot­ting está en es­tos pre­ci­sos ins­tan­tes fil­man­do Doc­tor Sue­ño, la con­ti­nua­ción de El res­plan­dor, de Ku­brick. Igual que con Christopher Ro­bin: Un reen­cuen­tro inol­vi­da­ble, hace de un per­so­na­je que era un ni­ño en el ori­gi­nal: Danny To­ran­ce, el hi­jo del pro­ta­go­nis­ta que en­car­na­ba Jack Ni­chol­son.

An­tes de se­guir con otros da­tos que des­pier­tan cu­rio­si­dad so­bre Mcg­re­gor, con­te­mos que en Doc­tor Sue­ño

Dan an­da por sus cua­ren­ta, y se la pa­só por dé­ca­das a la de­ri­va, tra­tan­do de es­ca­par de la he­ren­cia ge­né­ti­ca de se­me­jan­te pa­dre. Se es­ta­ble­ció en un pue­blo de Nue­va Ham­ps­hi­re y se ga­na la vi­da en un asi­lo de an­cia­nos, don­de sus ha­bi­li­da­des men­ta­les les pro­por­cio­nan con­sue­lo a los mo­ri­bun­dos. Cla­ro que cuen­ta con la ayu­da de un ga­to que tie­ne el po­der de pre­de­cir quién va a mo­rir, y Dan se con­vier­te en “Doc­tor Sue­ño”.

Pe­ro­su­mi­sión­se­rá­sal­va­raa­bras­to­ne, una ni­ña de do­ce años que tie­ne más po­de­res que los que po­seía él, del “Nu­do ver­da­de­ro”, un gru­po de via­je­ros -ca­siin­mor­ta­les-que­van­co­moen­ca­ra­va­nas ali­men­tán­do­se de aque­llos niños que po­seen el don del “res­plan­dor”.

Mcg­re­gor, mio­pe, se ganó fa­ma por su pinta de per­so­na­je entre pen­den­cie­ro, ca­ri­lin­do y re­bel­de. Lo des­cu­brió quien lue­go se­ría ca­si co­mo un enemi­go, Danny Boy­le, en Tum­ba al ras de la tie­rra (1994).

El director, que aho­ra fue echa­do por el eu­fe­mis­mo de di­fe­ren­cias crea­ti­vas de la pe­lí­cu­la N° 25 de Ja­mes Bond, lo iba a in­cluir en La pla­ya

(2000), que lo ha­bría reuni­do con el rea­li­za­dor, tras las men­cio­na­das Tum­ba... y Trains­pot­ting, más Vi­das sin reglas. Y hu­bo tres sin cua­tro, por­que Leo Dica­prio pro­ta­go­ni­zó uno de los ma­yo­res fra­ca­sos tan­to de Boy­le co­mo del ac­tor de Ti­ta­nic. Pe­ro Mcg­re­gor res­pon­sa­bi­li­zó, pri­me­ro, al es­tu­dio pro­duc­tor de­trás del pro­yec­to por de­jar­lo afue­ra, pe­ro lue­go de­ci­dió no ha­blar­se más ni con Boy­le ni con su eterno guio­nis­ta, John Hod­ge.

En una en­tre­vis­ta di­jo que se sen­tía “trai­cio­na­do” y que “la amis­tad ha­bía ter­mi­na­do”. El con­flic­to ter­mi­nó en 2009, cuan­do le en­tre­gó un premio por Slum­dog Mi­llio­nai­re y vol­vie­ron a tra­ba­jar jun­tos en Trains­pot­ting 2...

Ewan,quie­na­ban­do­nóel­co­le­gioa­los 16años­pa­ra­se­rac­tor,ya­deen­tra­daes­tu- vo re­la­cio­na­do a Dis­ney. Di­ce que quien los ins­pi­ró pa­ra me­ter­se en el show­bu­si­ness­fue­su­tío,el­tam­bién ac­tor De­nis Lawson. Lawson fue Wed­ge An­ti­lles en la tri­lo­gía ori­gi­nal de Star Wars, que aho­ra que Dis­ney ad­qui­rió Lu­cas­film, está ba­jo su ala.

Con una ca­rre­ra tem­pra­na de­di­ca­da ca­si ex­clu­si­va­men­te a pe­lí­cu­las independientes, de ba­jo pre­su­pues­to, cuan­do fue ele­gi­do co­mo un jo­ven Obi-wan Ke­no­bi en Star Wars: Episodio I - La ame­na­za fan­tas­ma (1999), al­guien le re­cor­dó su aver­sión a las pe­lí­cu­las “ma­jors”. Des­de su 1, 77 m le res­pon­dió: “Sé lo que di­je, pe­ro, ¡hey! Esto es La gue­rra de las ga­la­xias!”.

Ob­se­si­vo co­mo es, es­tu­dió las pe­lí­cu­las de Alec Guin­ness en preparación pa­ra su pa­pel del maes­tro Je­di pa­ra ga­ran­ti­zar la pre­ci­sión en todo, des­de su acen­to hasta el rit­mo de sus pa­la­bras.

El asun­to es que cuan­do ro­da­ba sus es­ce­nas de combate, imi­ta­ba el so­ni­do del sa­ble de luz con la bo­ca. Geor­ge Lu­cas no es que se de­ses­pe­ra­ba, pe­ro por más que le acla­ra­ba que lue­go en pos­pro­duc­ción al­guien iba a en­car­gar­se de que el so­ni­do pa­re­cie­ra más real, él de­cía: “¡Me de­jo lle­var! He es­ta­do es­pe­ran­do ca­si vein­te años pa­ra te­ner mi pro­pio sa­ble de luz. Na­da es me­jor que ser un Ca­ba­lle­ro Je­di.”

“Na­die te di­ce que los sa­bles tie­nen al­re­de­dor de 10 ba­te­rías ‘D’ en ellas. Que­man tus ma­nos ... Ti­ré el sa­ble al ai­re y ter­mi­nó gol­pean­do a un téc­ni­co en la ca­be­za”, re­cor­dó lue­go.

Al fin y al ca­bo, desis­tió de ser Neo en Ma­trix, pa­pel que fue pa­ra Kea­nu Ree­ves, y así po­der pro­ta­go­ni­zar Star Wars.

Se­ría to­da otra no­ta con­tar los ro­les que desechó, o pa­ra los que lo lla­ma­ron y/o pen­sa­ron y que fi­nal­men­te no in­ter­pre­tó. Des­de ser Na­po­leon So­lo en El agen­te de CIPOL (fue Henry Ca­vill), a ser Ant­man, de Mar­vel (Paul Rudd), o pro­ta­go­ni­zar otra de Mar­vel, co­mo Doc­tor Stran­ge (Be­ne­dict Cum­ber­batch), y mu­cho an­tes en­car­nar a Ro­bin en Bat­man eter­na­men­te...

Y, en sín­te­sis, es el hom­bre que muy suel­to de cuer­po al­gu­na vez di­jo aque­llo de que “No me com­pro eso de estar den­tro de Holly­wood... Quie­ro estar en bue­nas pe­lí­cu­las.”

El mun­do está he­cho de con­tra­dic­cio­nes. O co­mo di­ce Win­nie the Pooh: “Na­da es im­po­si­ble... Yo ha­go ‘na­da’ to­dos los días”.

No fue Neo en “Ma­trix” pa­ra ser Obi-wan Ke­no­bi. Y sí, es mio­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.