La era del des­hie­lo: los múl­ti­ples usos de la cu­be­te­ra

Ha­cer hielo es só­lo una de las po­si­bi­li­da­des. Co­no­cé los tips pa­ra ha­cer del re­ci­pien­te tu me­jor alia­do.

Clarin - Spot - - Gourmet - Gi­me­na Pe­pe Arias gpa­rias@cla­rin.com

En la co­ci­na de quie­nes dis­fru­tan de las ar­tes cu­li­na­rias sue­le ha­ber mu­chos mol­des, mol­de­ci­tos, cor­tan­tes, pla­cas con diferentes for­mas y otros pro­duc­tos de ba­zar que pue­den pa­re­cer in­ne­ce­sa­rios. Ocu­pan lu­gar, y a ve­ces se uti­li­zan só­lo una vez en la vi­da. Pa­ra op­ti­mi­zar el es­pa­cio en la ala­ce­na o en el ca­jón de guar­da­do de esos mol­des, pres­ten aten­ción a es­ta no­ta. Las re­des so­cia­les es­tán in­va­di­das de ofer­tas (y de so­lu­cio­nes tam­bién, ¿por qué ne­gar­lo?) gas­tro­nó­mi­cas, y de tips que sal­van a más de uno.

¿A que no sa­ben cuál es una de las más no­to­rias es­tre­llas de esas nue­vas ten­den­cias en el uso prác­ti­co de los “ca­cha­rros” cu­li­na­rios?

Aunque no lo crean, se tra­ta de las viejas y que­ri­das cu­be­te­ras. ¿Us­te­des creían que só­lo ser­vían pa­ra ob­se­quiar­nos en ve­rano esos da­dos de hielo que nos ayu­dan a po­ner­le pa­ños fríos al ago­bio del ca­lor? ¿O que, en su ver­sión de fa­bri­can­tes de “pie­dras” (on the rock) con­tri­bu­yen a dar­le un touch mo­de­ra­do al whisky u otras be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas? Error.

Gracias a Ins­ta­gram nos di­mos cuen­ta de que ese ob­je­to de plás­ti­co (an­ti­gua­men­te de me­tal y en su ver­sión mo­der­na si­li­co­na) pue­de dar­nos mu­cho más que to­dos sus ya co­no­ci­dos atri­bu­tos. Des­de la cuen­ta @Tast­ma­dees pro­po­nen sa­bo­ri­zar acei­te de oli­va con hier­bas y ajo. ¿Pa­ra qué ha­cer­lo? Sim­ple, de es­ta ma­ne­ra nos ase­gu­ra­mos te­ner siem­pre a mano un acei­te bien ri­co pa­ra ba­se de sal­sa y so­fri­tos cuan­do no hay tiem­po de po­ner­se a pi­car ajo o a des­ho­jar un to­mi­llo. Se rea­li­za lle­nan­do los es­pa­cios con las hier­bas y el ajo pi­ca­do y lue­go se com­ple­ta la to­ta­li­dad con acei­te de oli­va… y al frío hasta que lo use­mos. Por su par­te, @Pau­lian­co­ci­na uti­li­za las cu­be­te­ras co­mo mol­de pa­ra ha­cer go­mi­tas de fru­ta sú­per sa­nas pro­ce­san­do fru­ti­llas, en­dul­zan­te y ge­la­ti­na sin sa­bor. Ella uti­li­zó las clá­si­cas cu­be­te­ras, pe­ro esa fór­mu­la es vá­li­da pa­ra los mol­des de si­li­co­na con for­mi­tas di­ver­ti­das. Una receta sú­per fá­cil.

Des­de @Co­ci­nan­do­con­te­ru, Gus­ta­vo Te­ruel les da pis­ta a sus se­gui­do­res pa­ra ex­pri­mir el in­ge­nio. Co­mo los cal­di­tos co­mer­cia­les de los su­per­mer­ca­dos tie­nen un exceso de so­dio im­por­tan­te, su­gie­re pre­pa­rar­los en modo ca­se­ro. “Tam­bién por­que en es­ta épo­ca en don­de los pre­cios es­tán su­bien­do a más no po­der, se van a aho­rrar unos cuan­tos mor­la­cos al ha­cer­los en ca­sa”, agre­ga mien­tras in­di­ca có­mo ha­cer­los. Tan sim­ple co­mo ha­cer un cal­do ca­se­ro con agua y ve­ge­ta­les cor­ta­dos. Cuan­do se en­fría se pue­de co­lar el lí­qui­do, o bien pro­ce­sar­lo con las ver­du­ras si se desea más den­so; y lue­go se free­za en las cu­be­te­ras. De es­ta ma­ne­ra ya que­da por­cio­na­do y no hay ne­ce­si­dad de com­prar el cu­bi­to ni la so­pi­ta de so­bre.

La pas­ta tam­po­co es­ca­pa de es­ta selección. Tas­te­ma­de Español sim­pli­fi­ca el te­ma hun­dien­do la ma­sa es­ti­ra­da en ca­da re­co­ve­co. Lue­go, re­lle­na los es­pa­cios con ja­món y que­so pi­ca­dos y vuel­ve a ta­par el re­lleno con otra ti­ra de ma­sa. Se da vuel­ta so­bre la me­sa­da y con una rueda cor­ta­pas­ta (o un cu­chi­llo) se se­pa­ran las unidades que que­da­rán sú­per re­lle­nas y al­tas. Es con­ve­nien­te pre­sio­nar los bor­des de ca­da ra­viol pa­ra que no se abran du­ran­te la coc­ción.

¿Pa­sa­mos a los dul­ces? Co­mo sa­ben, los bom­bo­nes es­tán ca­rí­si­mos y son muy sen­ci­llos de ha­cer. ¿Có­mo? Fun­dien­do cho­co­la­te y ver­tién­do­lo en una cu­be­te­ra rí­gi­da (pue­de o no estar un­ta­da con acei­te de co­co). Se le pue­den agre­gar fru­tos se­cos pi­ca­dos co­mo nue­ces o al­men­dras a gus­to. Pa­ra ha­cer­los re­lle­nos bas­ta con cu­brir la to­ta­li­dad del mol­de con cho­co­la­te y de­jar­lo bo­ca abajo hasta que so­li­di­fi­que. Se le agre­ga dul­ce de le­che, nu­te­lla o mer­me­la­da, y se vuel­ve a ver­ter cho­co­la­te. Un po­co de frío y los bom­bo­nes es­ta­rán lis­tos. ¿Fá­cil no? Y no ol­vi­de­mos al sub­ma­rino, que­da­rá muy co­ol con el cho­co­la­te en cu­bos en lu­gar de la clá­si­ca ba­rri­ta.

Y aho­ra de­mos una vuel­ti­ta por la es­té­ti­ca. Una idea ge­nial, so­bre todo en pri­ma­ve­ra, es de­co­rar los hie­los de las fra­pe­ras con flores. Co­mo son hie­los cu­ya úni­ca función es en­friar no es ne­ce­sa­rio que las flores sean co­mes­ti­bles. Cual­quier flor­ci­ta del can­te­ro es­ta­rá bien. Se rea­li­zan su­man­do pim­po­llos an­tes de ver­ter el agua.

Al su­mar hielo a una be­bi­da pa­san dos co­sas: ini­cial­men­te se en­fría, pe­ro con el co­rrer de los mi­nu­tos al agua co­mien­za a di­luir el lí­qui­do prin­ci­pal. Pa­ra evi­tar ese mal mo­men­to, se pue­den ha­cer cu­bi­tos de li­mo­na­da, na­ran­ja o la be­bi­da que les plaz­ca, in­clu­so ¡de vino! Y si de vino ha­bla­mos, tam­bién es vá­li­do, an­tes de de­jar el fa­mo­so “cu­li­to” de las bo­te­llas y ti­rar­lo, ha­cer hie­los de vino. No só­lo pa­ra en­friar la co­pa, sino que tam­bién nos pue­den sal­var al mo­men­to de ha­cer una sal­sa, por ejem­plo. El agre­ga­do de ese bou­quet da­rá un to­que especial a la preparación, sin que ha­ga fal­ta que se abra una bo­te­lla. Ade­más, una cu­be­te­ra con fru­tas sa­bo­ri­za­rá el agua mi­ne­ral trans­for­mán­do­la en una be­bi­da fru­tal. Esto sí que es ul­tra sim­ple y no lleva na­da de tiem­po.

Una re­co­men­da­ción im­por­tan­te: las cu­be­te­ras que só­lo es­tén des­ti­na­das a por­tar agua pa­ra hielo no de­be­rían ser usa­das con cho­co­la­te ni acei­te. Es­tas son só­lo al­gu­nas ideas, pe­ro de­jen libre a su ima­gi­na­ción y pre­pa­ra­ren cu­bi­tos de todo lo que se les ocu­rra. Y suban las fotos a las re­des so­cia­les, ob­vio. Cam­bia, todo cam­bia: los cu­bi­tos ya no son lo que eran…¡y las cu­be­te­ras tam­po­co!w

CO­CI­NAN­DO CON TERU

Cal­di­tos ba­ra­tos y sa­lu­da­bles. El ins­ta­gra­mer @co­ci­nan­co­con­te­ru pro­po­ne con­ge­lar un cal­do bien po­ten­te y lue­go usar­lo co­mo ba­se de una sopa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.