Ce­ci­lia, la vi­sio­na­ria que pa­teó el ta­ble­ro

Clarin - Spot - - Con Pasión - Silvia Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

“In­ten­té inú­til­men­te in­gre­sar al Pro­fe­so­ra­do de la Fa­cul­tad en la Sec­ción en la que po­día en­se­ñar. (…) No era po­si­ble que a la mu­jer que tu­vo la au­da­cia de ob­te­ner en nues­tro país el título de mé­di­ca ci­ru­ja­na, se le ofre­cie­ra al­gu­na vez la opor­tu­ni­dad de ser je­fa de sa­la, di­rec­to­ra de al­gún hos­pi­tal o se le die­ra al­gún pues­to de mé­di­ca es­co­lar, o se le per­mi­tie­ra ser pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad. Fue úni­ca­men­te a cau­sa de mi con­di­ción de mu­jer (se­gún re­fi­rie­ron oyen­tes de los miem­bros de la me­sa exa­mi­na­do­ra) que el ju­ra­do dio en es­te con­cur­so de com­pe­ten­cia por exa­men, un extraño y úni­co fa­llo: no con­ce­der la cá­te­dra ni a mí ni a mi com­pe­ti­dor, un dis­tin­gui­do co­le­ga”. La mu­jer que esto ex­pre­sa­ba, esa que ha­bía te­ni­do “la au­da­cia” de al­can­zar por pri­me­ra vez en el país el título de ci­ru­ja­na -aunque nun­ca le per­mi­tie­ran ejer­cer­lo- era Ce­ci­lia Grier­son, y si de al­go en­ten­día era de eso de inau­gu­rar lo­gros y ho­no­res y de que­brar “te­chos de cris­tal”, en la mis­ma pro­por­ción en que de­bía lu­char con­tra pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos.

Des­cen­dien­te de es­co­ce­ses y la ma­yor de seis hermanos, na­ció en Bue­nos Ai­res el 22 de no­viem­bre de 1859. Su abue­lo pa­terno, Wi­lliam Grier­son, fue uno de los primeros in­mi­gran­tes de ese ori­gen que se es­ta­ble­cie­ron en es­tas tie­rras, y ella re­par­tió su in­fan­cia entre Entre Ríos y la Re­pú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay. Des­pués de cur­sar sus es­tu­dios pri­ma­rios en co­le­gios in­gle­ses de Bue­nos Ai­res, de­bió re­gre­sar a la ca­sa familiar a raíz de la muerte de su pa­dre. Rá­pi­da­men­te da­ría cur­so allí a su cos­ta­do em­pren­de­dor: a pe­sar de ser muy chi­ca, ayu­dó en la crian­za de sus hermanos, tra­ba­jó co­mo ins­ti­tu­triz pa­ra ayu­dar en el man­te­ni­mien­to del ho­gar y, con ape­nas 14 años ins­ta­ló jun­to a su ma­dre, en un sa­lón de la es­tan­cia pa­ter­na, una es­cue­la don­de se desem­pe­ñó co­mo maes­tra a pe­sar de no te­ner el título ha­bi­li­tan­te. Re­cién al año si­guien­te em­pe­zó a cur­sar los es­tu­dios for­ma­les de la ca­rre­ra en la Es­cue­la Nor­mal de Se­ño­ri­tas de Bue­nos Ai­res, de don­de egre­só en 1878. Fla­man­te maes­tra, fue na­da me­nos que Sar­mien­to, Director de Es­cue­las en ese mo­men­to, quien la nom­bró co­mo do­cen­te en la Es­cue­la Mix­ta de la pa­rro­quia de San Cris­tó­bal. Gracias a ese suel­do la fa­mi­lia pu­do mu­dar­se a Bue­nos Ai­res.

Hasta el mo­men­to, la do­cen­cia ha­bía si­do la vo­ca­ción que ali­men­tó des­de muy chi­ca. Sin em­bar­go, a par­tir de la muerte de una muy que­ri­da ami­ga, Ame­lia Köe­nig, des­pun­ta­ría su in­te­rés por la me­di­ci­na y em­pe­za­ría su lar­go ba­ta- llar con­tra las de­sigual­da­des. Su­ce­de que, hasta ese en­ton­ces, Me­di­ci­na era una ca­rre­ra tá­ci­ta­men­te ve­da­da a las mu­je­res, aunque no es­tu­vie­ra es­cri­to esto en nin­gún la­do. La te­na­ci­dad de Ce­ci­lia con­si­guió con­ver­tir­la en la pri­me­ra mé­di­ca del país; la car­ta en­via­da a un pro­fe­sor le per­mi­tió ser Ayu­dan­te de La­bo­ra­to­rio de His­to­lo­gía; creó la Es­cue­la Su­pe­rior de En­fer­me­ría, fue prac­ti­can­te in­ter­na a las ór­de­nes de Juan B. Jus­to, pa­só des­pués al Hos­pi­tal de Mu­je­res, an­te­ce­sor del actual Hos­pi­tal Ri­va­da­via y, co­mo que­dó di­cho, su con­di­ción de mu­jer le im­pi­dió ejer­cer co­mo ci­ru­ja­na. Se desem­pe­ñó, sí, co­mo gi­ne­có­lo­ga y obs­te­tra y par­ti­ci­pó de la pri­me­ra ce­sá­rea que se prac­ti­có en Argentina, en 1892, en la Ma­ter­ni­dad Mu­ni­ci­pal.

Pu­bli­có va­rios li­bros y, gran vi­sio­na­ria, son in­nu­me­ra­bles las or­ga­ni­za­cio­nes y aso­cia­cio­nes que fun­dó y las ini­cia­ti­vas a que dio lu­gar, co­mo la de crear un con­sul­to­rio-es­cue­la pa­ra aten­der a chi­cos con pro­ble­mas en el habla, el apren­di­za­je, o con tras­tor­nos de con­duc­ta. A la par de la me­di­ci­na, la lucha por los de­re­chos de las mu­je­res ocu­pó tam­bién su aten­ción. En 1910 par­ti­ci­pó del Pri­mer Con­gre­so Fe­me­nino In­ter­na­cio­nal de la Re­pú­bli­ca Argentina, convocado por la Aso­cia­ción Mu­je­res Uni­ver­si­ta­rias, co­mo par­te de la ce­le­bra­ción por el pri­mer cen­te­na­rio pa­trio. Entre otras co­sas, bre­ga­ban por “es­ta­ble­cer la­zos de unión entre to­das las mu­je­res del mun­do; vin­cu­lar a las mu­je­res de to­das las po­si­cio­nes so­cia­les a un pen­sa­mien­to co­mún; la edu­ca­ción e ins­truc­ción fe­me­ni­nas (…), mo­di­fi­car pre­jui­cios, tra­tan­do de me­jo­rar la si­tua­ción so­cial de mu­chas mu­je­res, ex­po­nien­do su pen­sa­mien­to y su la­bor...”. Mu­rió a los 74 años. Su le­ga­do per­du­ra hasta hoy.

A par­tir de la muerte de una muy que­ri­da ami­ga des­pun­tó su vo­ca­ción por la me­di­ci­na, y su ba­ta­lla con­tra los pre­jui­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.