Fe­nó­meno “Ham­let”

Una ver­sión con Al­ber­to Aja­ka, An­to­nio Gri­mau y elen­co se pre­sen­ta con éxi­to ab­so­lu­to en el CC de la Coope­ra­ción.

Clarin - Spot - - Teatro - San­dra Com­mis­so scom­mis­so@cla­rin.com

Ham­let es el gran cu­co de mu­chos ac­to­res y di­rec­to­res. La obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re que re­pre­sen­ta al tea­tro por an­to­no­ma­sia, sue­le ser es­qui­va­da, tal vez, por te­mor y ex­ce­si­vo res­pe­to al au­tor. Pe­ro hay un elen­co en la ca­lle Co­rrien­tes que se le ani­mó al clá­si­co y des­de su es­treno, el 1° de ju­nio, lle­nan to­das las fun­cio­nes y se lle­van elo­gios, en una ver­sión di­ri­gi­da por Pa­tri­cio Oroz­co. Es­te Ham­let es pro­ta­go­ni­za­do por Al­ber­to Aja­ka, co­mo el prín­ci­pe ator­men­ta­do, jun­to a An­to­nio Gri­mau, Leo­nor Be­ne­det­to, Pa­tri­cio Con­tre­ras, Paloma Con­tre­ras, Her­nán Jiménez y un gran elen­co que, ca­da fin de se­ma­na, sube al escenario en el Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción (vier­nes y sá­ba­dos a las 22), y rom­pen con los pre­jui­cios pa­ra abor­dar el tex­to.

¿Se­rá la in­tri­ga por ver una obra que es si­nó­ni­mo de tea­tro? Co­mo sea, el pú­bli­co los acom­pa­ñó des­de el ini­cio, ya que los dos primeros me­ses de fun­cio­nes, las lo­ca­li­da­des es­tu­vie­ron ago­ta­das des­de un mes an­tes del es­treno.

Y así si­guie­ron hasta aho­ra, que ya lle­van cua­tro me­ses en car­tel. Por la sa­la pa­sa­ron ca­si 8.000 es­pec­ta­do­res ávi­dos por aso­mar­se a las per­tur­ba­das men­tes de los per­so­na­jes sha­kes­pe­rea­nos. Ade­más, el elen­co recorrió más de 70 es­cue­las en Ca­pi­tal y Gran Bue­nos pa­ra acer­car la obra a los más jó­ve­nes, a lo que su­ma­ron una función en Ro­sa­rio y otra en La Pla­ta.

Pa­ra cual­quier ac­tor (del mun­do, por la uni­ver­sa­li­dad del au­tor), in­ter­pre­tar a Ham­let es el ma­yor desafío con el que se pue­de to­par. Es la gran ten­ta­ción y el gran te­mor tam­bién: sa­be que pue­de ser su con­sa­gra­ción o su rui­na. En la Argentina, Alfredo Al­cón sa­lió ai­ro­so de su ver­sión del prín­ci­pe en 1980. Pe­ro hay muy po­cos an­te­ce­den­tes más.

Al­ber­to Aja­ka se lan­zó con lo pro­pio. “Es­ta obra, por los mo­ti­vos que sean, se ha eri­gi­do co­mo el gran enig­ma del tea­tro uni­ver­sal y por eso la in­sis­ten­cia en ha­cer­la. To­dos so­mos un po­co Ham­let”, di­ce el ac­tor, que tam­bién pro­bó an­tes con Ote­lo y con Mac­beth.

Cla­ra­men­te, cual­quier ac­tor debería ale­jar­se de com­pa­ra­cio­nes pa­ra po­der ha­cer al­go con el per­so­na­je. Y así lo en­tien­de Aja­ka. “Só­lo pue­do pre­su­mir de ha­ber he­cho el ges­to de hun­dir­me en él, ha­cer el in­ten­to, mi pro­pia ver­sión. Y ser cons­cien­te de ser uno más”, acla­ra.

Oroz­co, que es­tu­dió en la Royal Sha­kes­pea­re Com­pany, pre­fi­rió elu­dir la so­lem­ni­dad pa­ra abor­dar una obra que ca­si to­dos evi­tan por di­ver­sos mo­ti­vos. Des­pués de re­vi­sar va­rias ver­sio­nes, el director eli­gió mos­trar una va­rian­te más acor­de a es­tos tiempos y reivin­di­car cues­tio­nes de gé­ne­ro en la fi­gu­ra de la rei­na Ger­tru­dis, ma­dre del pro­ta­go­nis­ta. Así lo tra­ba­jó, prin­ci­pal­men­te jun­to con Leo­nor Be­ne­det­to, que in­ter­pre­ta ese rol, ge­ne­ral­men­te es­tig­ma­ti­za­do co­mo “la ma­la de la his­to­ria”.

“Es la pri­me­ra vez que ha­go un Sha­kes­pea­re”, di­ce ella. “Ade­más de en­fren­tar ese desafío, lo que más me in­tere­só es que Ger­tru­dis está en­fo­ca­da des­de otro pun­to de vis­ta: no es la bru­ja del cuen­to”, cuen­ta la ac­triz. Y tam­bién se ve cier­ta so­li­da­ri­dad de gé­ne­ro de la rei­na ha­cia Ofe­lia, enamo­ra­da de Ham­let, a car­go de Paloma Con­tre­ras.

Por otra par­te, Gri­mau y Con­tre­ras, con larga trayectoria, con­fie­san que de­bie­ron su­pe­rar pre­jui­cios pro­pios y de­rri­bar te­mo­res pa­ra fi­nal­men­te acep­tar sus per­so­na­jes en la obra más fa­mo­sa del mun­do.

Gri­mau es el rey Clau­dio y Con­tre­ras, Po­lo­nio. Pa­ra Gri­mau, la cla­ve es qui­tar­le so­lem­ni­dad a los ro­les y ha­cer­los muy hu­ma­nos. En de­fi­ni­ti­va, los per­so­na­jes vi­ven un dra­ma que es iden­ti­fi­ca­ble. “No hay que sub­es­ti­mar ni so­bre­es­ti­mar el tex­to y bus­car los gri­ses más allá de lo re­tó­ri­co”, ase­gu­ra Gri­mau. Al­go en lo que coin­ci­de Con­tre­ras, quien tu­vo la po­si­bi­li­dad de ha­cer su pro­pio Ham­let cuan­do te­nía 25 años. “Pe­ro en­ton­ces lo re­cha­cé por­que sen­tí de­ma­sia­da res­pon­sa­bi­li­dad. Pi­fiar­le a Sha­kes­pea­re no es cual­quier co­sa”, cuen­ta. “Pe­ro a ries­go de equi­vo­car­se, siem­pre es bueno pa­sar por la ex­pe­rien­cia de un tex­to co­mo és­te. Y Po­lo­nio es un per­so­na­je ex­qui­si­to”. El plus pa­ra el ac­tor es que es­ta obra le dio co­mo re­ga­lo tra­ba­jar con su hi­ja Paloma y ser, en el escenario, tam­bién pa­dre e hi­ja. Co­mo sea, to­dos es­tán fe­li­ces por vi­vir la ex­pe­rien­cia, y por la bue­na re­per­cu­sión de una opor­tu­ni­dad que no apa­re­ce to­dos los días.w

Sin mie­do. El elen­co se ani­mó con la obra más fa­mo­sa del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.