El sue­ño de los cu­ras vi­lle­ros que se hi­zo reali­dad

Co­men­za­ron las clases en el pri­mer co­le­gio se­cun­da­rio de la vi­lla por­te­ña del Bajo Flo­res. Es un bachillerato orien­ta­do a la co­mu­ni­ca­ción.

Clarin - Valores Religiosos - - LECTURAS DE VIDA - Ma­ría Mon­te­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Con una po­bla­ción de más de 45 mil per­so­nas, en su ma­yo­ría ni­ños y jó­ve­nes, la Vi­lla 1- 11- 14 de Bajo Flo­res aca­ba de inau­gu­rar su pri­me­ra y úni­ca es­cue­la se­cun­da­ria. A car­go de la pa­rro­quia Ma­ría Ma­dre de la Igle­sia y con el mis­mo nom­bre, es otro de los tan­tos pro­yec­tos de acom­pa­ña­mien­to a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles que vie­nen rea­li­zan­do los cu­ras vi­lle­ros des­de ha­ce dé­ca­das.

“Ha­bla­mos con los ve­ci­nos, es­cu­cha­mos sus ne­ce­si­da­des y les da­mos res­pues­tas con­cre­tas”, di­ce el pa­dre Gus­ta­vo Ca­rra­ra, uno de los tres sa­cer­do­tes que atien­den a 60 mil per­so­nas en­tre la vi­lla, la ca­pi­lla del club San Lo­ren­zo y la de Co­pa­ca­ba­na, del ba­rrio Cha­rrúa. Se tra­ta de un Ba­chi­ller orien­ta­do en Co­mu­ni­ca­ción.

Al ser pa­rro­quial, da ca­te­que­sis una vez por se­ma­na, aun­que Ca­rra­ra ad­vier­te que lo re­li­gio­so atra­vie­sa la vi­da del ba­rrio y es­to ha­ce que los chi­cos se acer­quen so­los a pe­dir una ben­di­ción o una es­tam­pa. “Lo sa­gra­do for­ma par­te de su vi­da co­ti­dia­na – di­ce- por lo que bus­ca­mos re­co­ger esa fe de abue­los o pa­dres que vie­ne con usos, cos­tum­bres y tra­di­cio­nes re­li­gio­sas muy ri­cas de la cul­tu­ras bo­li­via­na, pe­rua­na y pa­ra­gua­ya”.

Por aho­ra se abrió el 1º año con 34 es­tu­dian­tes y 9 en lis­ta de es­pe­ra. Lue­go se irán agre­gan­do cursos en la me­di­da que avan­ce la cons­truc­ción. La obra fue gran­de. Pri­me­ro tu­vo que acon­di­cio­nar­se otro pre­dio pa­ra tras­la­dar una guar­de­ría que fun­cio­na­ba en el lu­gar, an­tes de de­mo­ler y ha­cer los ci­mien­tos del nue­vo co­le­gio.

Los pri­me­ros fon­dos sur­gie­ron del ges­to so­li­da­rio pa­ra obras de ne­ce­si­dad que to­dos los años rea­li­zan las igle­sias y co­le­gios ca­tó­li­cos de Buenos Aires du­ran­te el tiem­po de Cua­res­ma. Así, a prin­ci­pios de 2013, el en­ton­ces Car­de­nal Jor­ge Ber­go­glio apro­bó la cons­truc­ción del se­cun­da­rio den­tro de la Vi­lla. Mu­chos de los alum­nos ya par­ti­ci­pa­ban en otros es­pa­cios pas­to­ra­les, co­mo el mo­vi­mien­to in­fan­til de li­de­raz­go po­si­ti­vo, don­de los más gran­des se ha­cen car­go de los chi­cos. Es­to ha­ce que los jó­ve­nes se sien­tan ca­pa­ces y valiosos mien­tras que los ni­ños ven a un re­fe­ren­te que los cui­da y es­cu­cha, al­guien con quien iden­ti­fi­car­se.

Tam­bién del club atlé­ti­co que agru­pa a más de 1200 jó­ve­nes, que prac­ti­can to­do ti­po de deportes y ac­ti­vi­da­des.

“La vi­lla es muy gran­de e in­ten­ta­mos que ten­gan una per­te­nen­cia- apun­ta el pa­dre Gus­ta­vo- es­to ha­ce que ha­ya una cir­cu­la­ri­dad en­tre los dis­tin­tos sec­to­res”. En es­te sen­ti­do, di­ce que te­ner una es­cue­la se­cun­da­ria “es un pa­so de ma­du­rez en el ca­mino de acom­pa­ña­mien­to de ni­ños y ado­les­cen­tes, que son tan­tos en nues­tros ba­rrios”. Víc­tor es uno de ellos. Con 16 años es el más gran­de del curso. “Re­pe­tí 1º año en un co­le­gio, me echa­ron de otro y decidí que no que­ría es­tu­diar más – cuen­ta-. Un día, cuan­do llego a ca­sa de ju­gar a la pe­lo­ta, el pa­dre Gus­ta­vo es­ta­ba en mi ca­sa. Me di­jo: vos vas a es­tu­diar, yo sé que po­dés. Él me co­no­ce del mo­vi­mien­to in­fan­til, de la mur­ga y siem­pre es­toy ayu­dan­do en lo que pue­do en la pa­rro­quia. Lo pensé y aho­ra voy a po­ner­me las pi­las pa­ra ter­mi­nar”.

Tam­bién Eli­za­beth, de 14, par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te de to­das las pro­pues­tas de la pa­rro­quia. “Pen­sa­ba que eso bas­ta­ba, que el co­le­gio no era pa­ra mí -ex­pli­ca –, pe­ro aho­ra que se abrió la es­cue­la quie­ro es­tu­diar acá y ter­mi­nar 5º año en mi ba­rrio”. Ja­vier Gian­gre­co, rec­tor del co­le­gio, ad­vier­te que mu­chas fa­mi­lias no es­tán pre­sen­tes por­que el pa­dre los de­jó y la ma­dre tie­ne que tra­ba­jar to­do el día. “Los chi­cos es­tán so­los con to­das las ofer­tas que eso im­pli­ca acá”. Fren­te a esa reali­dad, ase­gu­ra que “la es­cue­la tam­bién es va­lo­ra­da por los chi­cos”. Y a mo­do de ejem­plo se­ña­la: “Se for­man a las 8.15, pe­ro 7.10 ya es­tán es­pe­ran­do en la puer­ta, co­sa que no pa­sa en nin­gún co­le­gio”.

Aten­ción alum­nos.

La se­cun­da­ria de la vi­lla del Bajo Flo­res, en ple­na ac­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.