Cuen­ta re­gre­si­va pa­ra una ce­le­bra­ción es­pe­cial

El 27 de es­te mes, en un mar­co que se an­ti­ci­pa mul­ti­tu­di­na­rio, el Pa­pa Fran­cis­co lle­va­rá ade­lan­te la ca­no­ni­za­ción de Juan Pablo II y de Juan XXIII, dos de los pon­tí­fi­ces más que­ri­dos por los fie­les.

Clarin - Valores Religiosos - - Canonizaciones - Ri­car­do Ríos Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Uno era po­la­co, ita­liano el otro. El na­ci­do en Wadowice fue en­tro­ni­za­do a los 58 años, con­vir­tién­do­se así en el Pa­pa más jo­ven del si­glo XX. Go­ber­na­ría la Igle­sia Ca­tó­li­ca du­ran­te ca­si tres dé­ca­das. En cam­bio, ape­nas cin­co años du­ró el pa­pa­do del oriun­do de Ber­ga­mo, pro­vin­cia de la re­gión ita­lia­na de Lom­bar­día.

Ka­rol Wojty­la fue Juan Pablo II, apo­da­do el Pa­pa pe­re­grino. Giu­sep­pe Ron­ca­lli era el nom­bre se­cu­lar de Juan XXIII, el Pa­pa bueno. Un ejer­ci­cio comparativo de sus res­pec­ti­vas bio­gra­fías arro­ja can­ti­dad de as­pec­tos cir­cuns­tan­cia­les, his­tó­ri­cos y tam­bién de es­ti­los per­so­na­les que los di­fe­ren­cian; es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a la im­pron­ta que ca­da uno de­jó en su pa­so por el si­llón de Pe­dro.

Pe­ro hay dos cues­tio­nes cen­tra­les que em­pe­que­ñe­cen has­ta un ca­rác­ter anec­dó­ti­co cual­quier po­si­ble di­si­mi­li­tud: más cor­to, más lar­go, am­bos pa­pa­dos de­ja­ron sur­cos muy pro­fun­dos, al pun­to de sa­cu­dir de raíz con sus ini­cia­ti­vas y orien­ta­ción es­truc­tu­ras de la Igle­sia con mu­cha rai­gam­bre en­tre el cle­ro y los fie­les. Es­to les va­lió apo­yos de­ter­mi­nan­tes, aun­que tam­bién co­se­cha­ron con­tro­ver­sias y vie­ron cues­tio­na­da su au­to­ri­dad por sec­to­res mi­no­ri­ta­rios.

Sin em­bar­go, fue el ca­ri­ño po­pu­lar, ma­si­vo, con­tun­den­te, ex­plí­ci­to, que uno y otro re­ci­bie­ron, el ele­men­to que más los apro­xi­ma. Hay que de­cir­lo: fue­ron Pa­pas con duc­ti­li­dad y ca­ris­ma pa­ra lle­gar al co­ra­zón de la gen­te, que no tu­vie­ron en cam­bio otros Pon­tí­fi­ces.

Prue­ba ca­bal de eso es el gra­do de mo­vi­li­za­ción que exis­te hoy en la Igle­sia an­te el in­mi­nen­te pa­so a la san­ti­dad de am­bos. Se da por des­con­ta­do que Ro­ma se ve­rá des­bor­da­da el 27 de es­te mes; la fe­cha que de­ter­mi­nó el Pa­pa ar­gen­tino pa­ra la ca­no­ni­za­ción de es­tos dos an­te­ce­so­res su­yos.

Ha­brá je­fes de Es­ta­do, monarcas y lí­de­res re­li­gio­sos de to­das las con­fe­sio­nes. En­tre la ma­si­va pre­sen­cia de pe­re­gri­nos de to­do el mun­do en la Pla­za de San Pe­dro, se aguar­da que so­bre­sal­gan mi­les y mi­les de po­la­cos an­sio­sos de asis­tir a es­te ac­to que con­ver­ti­rá for­mal­men­te en san­to a su con­na­cio­nal Ka­rol Wojty­la, de quien to-

AR­CHI­VO CLA­RÍN

Giussp­pe Ron­ca­lli. Se lo lla­ma­ba el Pa­pa bueno por su gran sim­ple­za y bon­ho­mía.

AR­CHI­VO CLA­RÍN

Ka­rol Wojty­la. Fue un Pa­pa via­je­ro por­que reali­zó más de cien via­jes por el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.