¿Có­mo nos ri­ge el ca­len­da­rio?

Así co­mo el tiem­po es in­abar­ca­ble, re­sul­ta irre­vo­ca­ble el des­tino de se­guir cre­cien­do.

Clarin - Valores Religiosos - - Judaismo - Da­niel Gold­man Ra­bino de la Co­mu­ni­dad Bet El

Si es que hay una di­men­sión in­do­mi­na­ble, esa es la di­men­sión del tiem­po. An­te la gran dis­cu­sión fi­lo­só­fi­ca de si no­so­tros pa­sa­mos por el tiem­po, o el tiem­po pa­sa por no­so­tros, el ca­len­da­rio, co­mo agu­jas del re­loj, (y des­ta­co el sen­ti­do de la agu­ja), pin­cha. El ca­len­da­rio pro­vo­ca, mo­les­ta. Pe­ro por otro la­do, la agu­ja en­tra­ma, co­se, une, re­mien­da, re­com­po­ne.

¿Y qué re­com­po­ne? El irre­vo­ca­ble des­tino de se­guir cre­cien­do. En­ton­ces, ¿ qué pue­de ser un ca­len­da­rio? Un ob­je­to que nos ha­ce va­riar en­tre el áni­mo de la mo­les­tia, has­ta el es­fuer­zo de la tran­qui­li­dad. Los es­ta­díos de la tra­di­ción no son otra co­sa que mo­de­los de ca­len­da­rios, que pa­san por un sim­bó­li­co oto­ño, in­vierno, pri­ma­ve­ra y verano, pa­ra trans­for­mar­se y re­pe­tir­se su­ce­si­va­men­te.

En­ton­ces, ¿ quién pa­sa por quién?, ¿ no­so­tros por el ca­len­da­rio o el ca­len­da­rio por no­so­tros? Otro año en el que la pas­cua pue­de mar­car la di­fe­ren­cia. Di­cen los maes­tros de la tra­di­ción ju­día que en ca­da ge­ne­ra­ción se pre­sen­ta la opre­sión, la li­be­ra­ción, la tie­rra pro­me­ti­da y el de­sier­to.

1) La opre­sión es la hos­ti­li­dad, la ar­bi­tra­rie­dad y la hu­mi­lla­ción co­ti­dia­na.

2) La pas­cua es li­be­ra­ción: el es­ta­do de con­cien­cia. La in­no­va­ción del des­cu­bri­mien­to, la agu­ja que nos agui­jo­nea e in­co­mo­da en el ca­len­da­rio de nues­tro cre­ci­mien­to cons­tan­te, que nos ilu­mi­na en la som­bra al sa­ber que no to­do por­que fue “así”, tie­ne que se­guir sien­do “así”; que hay co­sas que no pue­den ser cam­bia­das y otras, por el con­tra­rio que “de­ben” mo­di­fi­car­se.

3) Siem­pre hay un sen­ti­do de pro­me­sa. Siem­pre hay una tie­rra pro­me­ti­da. Pue­do me­jo­rar­me y su­pe­rar las an­gus­tias, los dis­gus­tos. Pue­do re­pa­rar­me y re­pa­rar las mo­les­tias. Siem­pre hay un mun­do y un fu­tu­ro más atrac­ti­vo. Ello le da sen­ti­do a nues­tra vi­da.

4) El ca­mino ha­cia la Tie­rra Pro­me­ti­da, se pro­du­ce siem­pre a tra­vés de un ale­gó­ri­co de­sier­to, des­cu­brien­do que va­mos a te­ner que tran­si­tar por no­ches in­hós­pi­tas y días so­fo­can­tes, por fríos in­ten­sos y ca­lo­res as­fi­xian­tes.

En­ton­ces, ¿ qué es un ca­len-

La ce­le­bra­ción y la re­fle­xión ayu­dan a acor­tar la bre­cha en­tre có­mo vi­vi­mos y có­mo que­rría­mos.

dario? El re­gis­tro de la tra­yec­to­ria de una trans­for­ma­ción es­pi­ri­tual que par­te des­de la es­tre­chez y nos con­du­ce ha­cia la aper­tu­ra de una exis­ten­cia más sig­ni­fi­ca­ti­va, abor­dan­do el pro­ce­so de crear y cul­ti­var aque­llo que de­sea­mos que su­ce­da en nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia.

Es en es­te sen­ti­do que la ce­le­bra­ción y la ref le­xión pue­den ayu­dar­nos a acor­tar la bre­cha que exis­te en­tre la ma­ne­ra en que es­ta­mos vi­vien­do y có­mo que­re­mos vi­vir, pa­ra abrir nue­vos ho­ri­zon­tes que le da­rán for­ma a to­do cam­bio den­tro de nues­tras po­si­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.