Pe­re­gri­nar por el per­dón de Dios

Clarin - Valores Religiosos - - News - Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na

La pe­re­gri­na­ción a La Me­ca es uno de los pi­la­res del Is­lam. En­tre las ra­zo­nes por las cuá­les el mu­sul­mán de­ben ha­cer­la al me­nos una vez en la vi­da se cuen­ta bus­car la mi­se­ri­cor­dia di­vi­na. “Vol­ve­rá pu­ro co­mo el día que le dio a luz su ma­dre”, di­jo Muham­mad.

Los pre­cep­tos fun­da­men­ta­les de la re­li­gión mu­sul­ma­na con­tem­plan cin­co pi­la­res: la pro­fe­sión de fe, la ora­ción, la li­mos­na, el ayuno y la pe­re­gri­na­ción a la Me­ca. Es­te úl­ti­mo es un ac­to de ado­ra­ción que reúne mu­chas otras for­mas, tan­to fí­si­cas co­mo es­pi­ri­tua­les y eco­nó­mi­cas. La pe­re­gri­na­ción a la Me­ca es obli­ga­to­ria al me­nos una vez en la vi­da pa­ra to­do mu­sul­mán que pue­da rea­li­zar­la. Di­ce el Co­rán: “Es una obli­ga­ción pa­ra los hom­bres pe­re­gri­nar a es­ta Ca­sa si se en­cuen­tran en con­di­cio­nes de ha­cer­lo [fí­si­cas y eco­nó­mi­cas]. Pe­ro quien nie­gue lo que Allah ha pres­cri­to, se­pa que Él pue­de pres­cin­dir de to­das las cria­tu­ras” ( Co­rán 3: 97).

La pe­re­gri­na­ción o Hajj con­sis­te en acu­dir a la Mez­qui­ta Sa­gra­da con la in­ten­ción de cum­plir con los ri­tos pro­pios del Hajj, si­guien­do lo es­ta­ble­ci­do por el Pro­fe­ta, vis­tien­do con el “Ih­ram” co­mo for­ma de con­sa­gra­ción ri­tual, que im­pli­ca des­po­jar­se de la ves­ti­men­ta nor­mal y abs­te­ner­se de cier­tos há­bi­tos co­mo la ca­za, cor­tar­se el pe­lo y las uñas. La cir­cun­va­la­ción al­re­de­dor de la Ká­bah sie­te ve­ces, ha­cer el re­co­rri­do en­tre Safa y Mar­wa sie­te ve­ces, per­ma­ne­cer en el va­lle de Ara­fat, arro­jar pie­dras a los obe­lis­cos de Al Ya­ma­rat en Mi­na y otros ri­tos. To­dos los ac­tos de la pe­re­gri­na­ción se con­cen­tran en­tre los días 8 y 13 del mes de Dul Hí­yah, que es el duo­dé­ci­mo del ca­len­da­rio lu­nar is­lá­mi­co.

Uno de los fun­da­men­tos y ob­je­ti­vos de la pe­re­gri­na­ción es el de mos­trar obe­dien­cia y su­mi­sión a Dios. Aban­do­nan­do to­do ac­ce­so­rio de lu­jo y de ves­ti­men­ta, el pe­re­grino vis­te dos pie­zas de te­la sin co­ser de­mos­tran­do así su su­mi­sión al Crea­dor, se ale­ja del rui­do de la vi­da mun­da­nal que lo dis­tan­cia de Su Se­ñor, y por ello con­si­gue el per­dón de Dios y Su mi­se­ri­cor­dia. Otro es agra­de­cer por los fa­vo­res de Dios. Por una par­te se agra­de­ce a Dios la ben­di­ción de la ri­que­za ma­te­rial ( di­ne­ro, bie­nes, etc.), y por otra se agra­de­ce por la ben­di­ción de te­ner sa­lud. Es­tas son dos de las ben­di­cio­nes más gran­des con­ce­di­das por Dios.

La im­por­tan­cia de la Pe­re­gri­na­ción tam­bién es la de re­unir­se con mu­sul­ma­nes de to­do el mun­do. En ese san­to lu­gar no exis­ten las di­fe­ren­cias en­tre ri­cos y po­bres, en­tre hom­bres y mu­je­res, ne­gros y blan­cos, ni si­quie­ra di­fe­ren­cias por el idio­ma. Du­ran­te la pe­re­gri­na­ción, los mu­sul­ma­nes ce­le­bran la ma­yor reunión de per­so­nas en don­de se acon­se­ja se­guir el ca­mino de la bon­dad, la pie­dad, la pa­cien­cia y la de­fen­sa del de­re­cho y de la jus­ti­cia.

En ese via­je tam­bién se ha­ce la evo­ca­ción del Día del Jui­cio. Al mu­sul­mán, la pe­re­gri­na­ción le re­cuer­da el Día de la Re­su­rrec­ción ya que se des­po­ja de sus ro­pas or­di­na­rias y só­lo vis­te dos tro­zos de te­la que pa­re­cen mor­ta­jas, en­tra en la con­sa­gra­ción ri­tual ( es­ta­do de ih­ram), per­ma­ne­ce en el va­lle de Ara­fat co­mo el Día del Jui­cio, el día en que ten­drá que res­pon­der por sus ac­cio­nes, lo­gran­do a tra­vés de sus obras de bien la com­pla­cen­cia de Dios y el Pa­raí­so.

Ade­más es una for­ma de ma­ni­fes­tar la uni­ci­dad de Dios y ado­rar­lo úni­ca­men­te a Él, con ac­tos y pa­la­bras: El le­ma que re­pi­te el pe­re­grino es: “Oh, Dios, res­pon­de­mos a tu lla­ma­da, cier­ta­men­te no tie­nes co­par­tí­ci­pe; to­das las ala­ban­zas, las ben­di­cio­nes y el po­der Te per­te­ne­cen, oh, Dios, no tie­nes co­par­tí­ci­pe [en la ado­ra­ción]”.

Un com­pa­ñe­ro del Pro­fe­ta di­jo al des­cri­bir el le­ma del és­te du­ran­te la pe­re­gri­na­ción: “Em­pe­zó pro­nun­cian­do la uni­ci­dad ab­so­lu­ta de Dios”.

Se­gún afir­mó el Pro­fe­ta Muham­mad cuan­do le pre­gun­ta­ron so­bre la pe­re­gri­na­ción a La Me­ca o Hajj, “es una de las me­jo­res obras y de las más ex­ce­len­tes”.

Es una opor­tu­ni­dad mag­ná­ni­ma pa­ra con­se­guir el per­dón de Dios, ya que di­jo el Men­sa­je­ro de Dios Muham­mad: “Quien pe­re­gri­ne y se abs­ten­ga ( du­ran­te los días de la pe­re­gri­na­ción) de las re­la­cio­nes ma­ri­ta­les y no co­me­ta nin­gu­na obs­ce­ni­dad, vol­ve­rá de la pe­re­gri­na­ción pu­ro co­mo el día que le dio a luz su ma­dre” es de­cir, sin pe­ca­dos.

Tam­bién pa­ra la sal­va­ción del Fue­go. Di­jo el Pro­fe­ta: “No hay me­jor día y en el que Allah li­be­ra a más gen­te del Fue­go que el día de Ara­fat”. Y tam­bién: “La pe­re­gri­na­ción bien rea­li­za­da y acep­ta­da por Allah no tie­ne otra re­com­pen­sa que el Pa­raí­so”.

AR­CHI­VO

La Me­ca. Co­mo ca­da año, la mul­ti­tud de fie­les lle­gó en los úl­ti­mos días al des­tino sa­gra­do en cum­pli­mien­to del quin­to pi­lar del Is­lam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.