Desafía al ébo­la pa­ra cui­dar a los huér­fa­nos

Es el sa­le­siano Jor­ge Cri­sa­fu­lli, hoy a car­go de ca­si mil chi­cos que vie­ron mo­rir a sus pa­dres por cul­pa de ese vi­rus le­tal. Di­ce que la ba­ta­lla se es­tá per­dien­do y cul­pa a Oc­ci­den­te por acor­dar­se “muy tar­de”.

Clarin - Valores Religiosos - - News -

S i no se le pre­sen­ta com­ba­te, pue­de ad­qui­rir el po­der mor­tí­fe­ro de una bom­ba. Tan­ta es su ca­pa­ci­dad de des­truc­ción que otros pre­fie­ren ha­blar di­rec­ta­men­te de una co­lo­sal ar­ma bio­ló­gi­ca. Lo cierto es que la so­la men­ción del vi­rus del ébo­la pro­vo­ca una in­me­dia­ta - y com­pren­si­ble-reac­ción de pá­ni­co.

Ese no es el ca­so de un mi­sio­ne­ro ar­gen­tino per­te­ne­cien­te a la obra de Don Bos­co, hoy ra­di­ca­do en el co­ra­zón de Afri­ca co­mo prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la re­cep­ción y cui­da­do de los ni­ños que que­da­ron huér­fa­nos a cau­sa de es­ta en­fer­me­dad in­fec­cio­sa vi­ral agu­da.

Se tra­ta del sa­cer­do­te sa­le­siano Jor­ge Cri­sa­fu­lli, coor­di­na­dor de la pre­sen­cia re­li­gio­sa de las Mi­sio­nes Sa­le­sia­nas pa­ra los paí­ses an­glo­par­lan­tes de Áfri­ca Oc­ci­den­tal; léa­se Ni­ge­ria, Gha­na, Li­be­ria, Gui­nea Co­nakry y Sie­rra Leo­na.

En un diá­lo­go pe­rio­dís­ti­co con la Agen­cia In­for­ma­ti­va Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na (AICA), Cri­sa­fu­lli ad­mi­tió su frus­tra­ción al en­ten­der que “es­ta­mos per­dien­do la ba­ta­lla”. En ese sen­ti­do, de­plo­ró que Oc­ci­den­te “se ha­ya acor­da­do muy tar­de” del vi­rus le­tal, que ac­tual­men­te pa­re­ce es­tar fue­ra de con­trol en Li­be­ria y en Sie­rra Leo­na, dos de los paí­ses más po­bres del pla­ne­ta.

So­bre los hom­bros del re­li­gio­so ar­gen­tino re­cae hoy la res­pon­sa­bi­li­dad de unos 500 chi­cos que per­die­ron a sus dos pa­dres y otros 140 que su­frie­ron la muerte de al­guno de ellos. Pa­ra peor, los so­bre­vi­vien­tes (mu­chos de ellos aho­ra in­mu­nes al vi­rus) son acu­sa­dos de ha­ber uti­li­za­do ma­gia ne­gra pa­ra ase­si­nar a sus pa­dres, lo que ha lle­va­do al aban­dono e in­clu­so al ase­si­na­to de al­gu­nos de ellos.

“La verdad es que no po­de­mos re­ci­bir a to­dos por fal­ta de ca­pa­ci­dad. En Sie­rra Leo­na te­nía­mos un cen­tro pa­ra 75 ni­ños, que per­ma­ne­cían en­tre 9 y 12 me­ses y lue­go vol­vían a sus ho­ga­res. Es­ta nue­va si­tua­ción nos en­cuen­tra des­ar­ma­dos y po­co pre­pa­ra­dos. Te­ne­mos mie­do ...”, ad­mi­te el cu­ra sa­le­siano, quien es­ti­ma que se ne­ce­si­ta­rían unos 5 mil agen­tes sa­ni­ta­rios pa­ra asis­tir a la gen­te in­fec­ta­da.

Sur­gi­do en un río zai­re­ño a me­dia­dos de los 70 - se es­pe­cu­la- el mor­tí­fe­ro vi­rus, que afec­ta por igual a hu­ma­nos y pri­ma­tes, ex­ce­de la ca­te­go­ría de pro­ble­ma sa­ni­ta­rio. “Es un gra­ví­si­mo pro­ble­ma so­cial y eco­nó­mi­co”, sos­tie­ne Cri­sa­fu­lli, tes­ti­go in­vo­lun­ta­rio del mie­do que pa­de­cen hoy las po­bla­cio­nes ace­cha­das por el ébo­la. “La gen­te tie­ne mie­do y no sa­le de sus ca­sas - con­tó-, por lo que no se le­van­tan las co­se­chas, y al no tra­ba­jar se pierden em­pleos, no se pa­gan sa­la­rios y to­do se en­ca­re­ce. La gen­te no tie­ne ac­ce­so al ma­te­rial sa­ni­ta­rio, a guan­tes, mascarillas ni tra­jes pro­tec­to­res. Un bi­dón de lavandina va­le has­ta 700 dó­la­res”.

Sin pe­los en la len­gua pa­ra de­cir lo que pien­sa, Cri­sa­fu­lli opi­na que re­cién aho­ra co­men­za­ron a preo­cu­pa­se Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa só­lo por­que se sien­ten ame­na­za­dos. “Pe­ro la en­fer­me­dad es­tá pre­sen­te des­de ha­ce más de 30 ó 40 años. La ma­la­ria, el có­le­ra o el Si­da, tam­bién po­drían ha­ber si­do des­te- rra­dos. Pe­ro el di­ne­ro no es su­fi­cien­te. Acá ha­ce fal­ta gen­te que ven­ga a tra­ba­jar”, con­si­de­ra.

Ac­tual­men­te, los paí­ses con más víc­ti­mas fa­ta­les son Li­be­ria, Gui­nea y Sie­rra Leo­na. En es­te úl­ti­mo, tan so­lo re­sis­ten unos po­cos doc­to­res ve­ni­dos de Cu­ba y de Chi­na. La pro­por­ción de mé­di­cos por ha­bi­tan­te: ape­nas tres mé­di­cos ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes. “Pe­ro te­ne­mos un ar­ma, que es la es­pe­ran­za y el tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio. Va­mos a se­guir lu­chan­do con­tra las in­jus­ti­cias aun­que lo nues­tro sea vis­to co­mo una go­ta en el océano”, con­clu­ye.

GEN­TI­LE­ZA OBRA DE DON BOS­CO

La del pa­dre Jor­ge Cri­sa­fu­lli, con los chi­cos que per­die­ron a sus pa­dres por el ébo­la. Di­ce que se ne­ce­si­ta­rían mu­chos más bra­zos pa­ra ayu­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.