Ocu­par­se de la fa­mi­lia, un de­ber sa­gra­do

El Is­lam con­si­de­ra que el gru­po fa­mi­liar es la se­mi­lla de una sociedad vir­tuo­sa. Pe­ro su ple­na rea­li­za­ción exi­ge es­fuer­zo, amor y com­pren­sión.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na

El Is­lam con­si­de­ra que la fa­mi­lia es la se­mi­lla de una sociedad vir­tuo­sa, por­que si se lo­gra la pie­dad del in­di­vi­duo se lo­gra la de la fa­mi­lia, y así la de la sociedad que con­for­ma. Por eso se preo­cu­pa por­que la fa­mi­lia sea sa­na y pa­ra ello, es­ta­ble­ce cier­tas ba­ses pa­ra con­for­mar­la.

Los me­dios que pro­po­ne pa­ra que per­du­re la unión fa­mi­liar y su ar­mo­nía, pa­ra que se co­rro­bo­re el amor y la mi­se­ri­cor­dia, es­tán es­cri­tos en el Co­rán: “Y en­tre Sus sig­nos es­tá ha­be­ros crea­do es­po­sas de en­tre vo­so­tros pa­ra que en­con­tréis en ellas so­sie­go, y pu­so en­tre vo­so­tros amor y mi­se­ri­cor­dia”.

Por cierto que en es­to hay sig­nos pa­ra quie­nes re­fle­xio­nan. Es ne­ce­sa­rio que la fa­mi­lia vi­va en una uni­dad de sen­ti­mien­tos y ter­nu­ra, Allah di­ce: “Las mu­je­res son vues­tra pro­tec­ción y vo­so­tros la su­ya” (2:187).

El Co­rán tam­bién ex­pli­ca que ca­da cón­yu­ge es ne­ce­sa­rio pa­ra el otro y así se com­ple­men­tan: “Él es Quien os creó a par­tir de un so­lo ser [Adán], y del cual hi­zo sur­gir a su es­po­sa [Eva] pa­ra que en­con­tra­se en ella so­sie­go” (7:189).

No es po­si­ble que la vi­da sea rec­ta si se de­sin­te­gra la fa­mi­lia, por­que se le­van­ta so­bre la mu­tua com­pren­sión, lle­van­do a ca­bo las la­bo­res, con­sul­tán­do­se, edi­fi­can­do la vi­da so­bre la mu­tua acep­ta­ción.

Pa­ra los mu­sul­ma­nes, el Sa­gra­do Co­rán evi­den­cia es­tas pau­tas de vi­da, por ejem­plo, cuan­do lle­ga el mo­men­to de la lac­tan­cia del hi­jo: “Las ma­dres ama­man­ta­rán a sus hi­jos dos años si desean com­ple­tar la lac­tan­cia …. Y no in­cu­rren en fal­ta si el pa­dre y la ma­dre, de co­mún acuer­do, de­ci­den des­te­tar al ni­ño” (2:233).

El Is­lam sos­tie­ne que la fa­mi­lia que per­ma­ne­ce fe­liz bus­ca su es­ta­bi­li­dad ba­jo el res­pe­to de los de­re­chos del cón­yu­ge, el buen tra­to, abrién­do­le así los am­plios ho­ri­zon­tes de los bue­nos sen­ti­mien­tos, ha­cien­do bro­tar el ma­nan­tial del amor y cui­da­do de la unión. En di­cha si­tua­ción los es­po­sos en­cuen­tran la paz y el so­sie­go al que ha­ce re­fe­ren­cia el Co­rán. En ca­so de cre­cer la fa­mi­lia en for­ma opues­ta, rá­pi­da­men­te se irá ero­sio­nan­do y el amor se irá di­sol­vien­do pe­li­gro­sa­men­te.

Pa­ra el Is­lam es Dios, que en­te­ra­do de to­do, sa­be bien que el alma a ve­ces atra­vie­sa por am­bien­tes con­tra­rios a sus sen­ti­mien­tos, y que es allí don­de Sa­ta­nás en­cuen­tra una bre­cha pa­ra des­truir a la fa­mi­lia. Por ello, que pa­ra los mu­sul­ma­nes, es en el Sa­gra­do Co­rán don­de en­cuen­tra la guía pa­ra que esos sen­ti­mien­tos re­tor­nen a la vi­da pu­ra.

Si una per­so­na si­gue so­la­men­te lo que le dic­ta su de­seo in­te­rior y se vuel­ve vo­lu­ble en las de­ci­sio­nes, cam­bian­do el amor y la mi­se­ri­cor­dia por sus ca­pri­chos, tie­ne que es­tar aten­ta por­que es co­mo una ad­ver­ten­cia. Así co­mien­za el des­mo­ro­na­mien­to de la fa­mi­lia, las dis­cre­pan­cias pe­que­ñas pa­san a ser te­rri­bles, per­dién­do­se la ter­nu­ra y la pa­cien­cia.

Mu­chos in­ves­ti­ga­do­res con­cuer­dan en que la se­pa­ra­ción con­yu­gal es el mo­ti­vo prin­ci­pal del des­vío y de la ma­la con­duc­ta; por ello la fa­mi­lia de­be pro­cu­rar es­tar aten­ta y cui­dar­se an­tes de que se pro­duz­can rup­tu­ras. In­du­da­ble­men­te la vi­da no siem­pre es im­pe­ca­ble, sino que es­tá ex­pues­ta a mo­men­tos de fe­li­ci­dad y de con­tra­rie­dad, pe­ro de­be­mos te­ner pre­sen­te que en es­te mun­do to­das las co­sas, por pe­que­ñas que fue­ran, su­ce­den por la Sa­bi­du­ría de Allah.

To­do des­cui­do o ne­gli­gen­cia en la edu­ca­ción de los hi­jos trae­rá co- mo re­sul­ta­do ma­las con­duc­tas y es­to afec­ta­rá, por en­de, a to­do el ám­bi­to so­cial, tam­bién a la cons­truc­ción, pen­sa­mien­to y se­gu­ri­dad per­so­nal y co­mu­ni­ta­ria.

Ocu­par­se de la vi­da fa­mi­liar co­mo es de­bi­do es un de­ber pa­ra los mu­sul­ma­nes, que de­be­rán ren­dir cuen­tas de ello el Día del Jui­cio. Así lo ex­pre­só el Pro­fe­ta: “To­dos sois co­mo pas­to­res res­pon­sa­bles de vues­tro rebaño, el go­ber­na­dor es res­pon­sa­ble por la suer­te de su gen­te, el hombre de su fa­mi­lia, la mu­jer de su ca­sa”.

La res­pon­sa­bi­li­dad del go­ber­nan­te y del go­ber­na­do, del pa­dre de fa­mi­lia y de ca­da uno de los in­te­gran­tes de la mis­ma en ca­da uno de sus res­pec­ti­vos ro­les es esen­cial. La res­pon­sa­bi­li­dad es ne­ce­sa­ria es­pe­cial­men­te co­mo ciu­da­da­nos, en una sociedad que pron­to eli­ge sus nue­vas au­to­ri­da­des, que tie­ne desafíos so­cia­les, eco­nó­mi­cos, me­dio am­bien­ta­les y de desa­rro­llo.

Ocu­par­se de la vi­da fa­mi­liar es un de­ber pa­ra los mu­sul­ma­nes, que de­be­rán ren­dir cuen­ta de ello a Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.