Un ca­pi­tán con pul­so fir­me

A las pu­jas y sospechas de co­rrup­ción en el Va­ti­cano que he­re­dó, se le su­ma­ron las re­sis­ten­cias a su an­he­lo de una Igle­sia más mi­se­ri­cor­dio­sa y la ma­sa­cre de cris­tia­nos en Me­dio Orien­te. Pe­ro Jor­ge Ber­go­glio no se ami­la­na.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ser­gio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

Ados años de su elec­ción como Papa -que se cum­plen es­te vier­nes- Francisco si­gue sus­ci­tan­do gran en­tu­sias­mo den­tro y fue­ra de la Igle­sia con su revolución de la ter­nu­ra, la com­pren­sión, la cer­ca­nía a to­dos - es­pe­cial­men­te a los po­bres y su­frien­tes-, la aus­te­ri­dad, la ale­gría, el em­pe­ño por el diá­lo­go ecu­mé­ni­co e in­ter­re­li­gio­so y la con­tri­bu­ción a la paz, que lo con­vir­tió en un gran lí­der mun­dial. Pe­ro es­tos dos años no fue­ron un le­cho de ro­sas pa­ra Francisco, que re­ci­bió un Va­ti­cano con pu­jas in­ter­nas y sospechas de co­rrup­ción, y una Igle­sia con ca­sos de pe­dofi­lia y dis­tan­cia­mien­to de fie­les. A lo que se fue­ron su­man­do re­sis­ten­cias de sec­to­res mi­no­ri­ta­rios -pe­ro vehe­men­tes- a sus re­for­mas en la cu­ria ro­ma­na y sus ac­cio­nes pa­ra do­tar de más trans­pa­ren­cia sus fi­nan­zas, y a sus de­seos de una me­jor aco­gi­da a los di­vor­cia­dos y gays. E in­clu­so crí­ti­cas por ser con­des­cen­dien­te con el Is­lam y no exi­gir­le una más fir­me con­de­na al fa­na­tis­mo de gru­pos que se di­cen is­lá­mi­cos y ma­sa­cran a cris­tia­nos (e in­clu­so a otros mu­sul­ma­nes).

“Es­tos dos años de Francisco han si­do fe­cun­dos y lle­nos de sor­pre­sas”, eva­lúa la fi­ló­so­fa ca­tó­li­ca Pao

la Del Bos­co. A tal pun­to que, a su jui­cio, “ge­ne­ra­ron mu­chas ex­pec- ta­ti­vas, al­gu­nas fan­ta­sio­sas, por­que hay un le­ga­do, el de Cris­to, al que hay que man­te­ner­se fie­les, si bien con­ti­nua­men­te nos pi­de un es­fuer­zo de re­no­va­ción fren­te a los pro­ble­mas ac­tua­les”. Pa­ra el abo­ga­do Nor­ber­to Pa­di­lla - ex se­cre­ta­rio de Cul­to-, la clave del en­tu­sias­mo que des­pier­ta el Papa es­tá en “las dos pa­la­bras ini­cia­les de su do­cu­men­to pro­gra­má­ti­co ‘Evan­ge­lii Gau­dium’: el Evan­ge­lio de la ale­gría. Ese go­zo evan­gé­li­co lo trans­mi­te y lo con­ta­gia de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal en sus ges­tos y pre­di­ca­ción”. Des­ta­ca, ade­más, “su enor­me po­pu­la­ri­dad, que ex­ce­de en mu­cho lo ca­tó­li­co, (si bien) den­tro de la Igle­sia re­com­pu­so el víncu­lo afec­ti­vo con una for­ma ap­ta pa­ra la sen­si­bi­li­dad más ac­tual”.

El di­rec­tor de la pres­ti­gio­sa re­vis­ta ca­tó­li­ca Cri­te­rio, Jo­sé Ma­ría

Poi­rier, po­ne el acen­to en la hon­du­ra de las trans­for­ma­cio­nes que en­ca­ró Francisco. “Es­tos dos años se­gu­ra­men­te mar­can gran­des cam­bios en el pon­ti­fi­ca­do”, afir­ma. Tras apun­tar que “siem­pre es di­fí­cil juz­gar los fe­nó­me­nos con­tem­po­rá­neos”, se­ña­la que “se ad­vier­te que en al­gu­nos pun­tos cru­cia­les las re­for­mas son sus­tan­cia­les: el re­di­men­sio­na­mien­to y la des­cen­tra­li­za- ción de la cu­ria ro­ma­na, su cla­ra preo­cu­pa­ción por la paz y su em­pe­ño a fa­vor de los po­bres en to­dos los sis­te­mas. Tam­bién en la gran im­por­tan­cia del diá­lo­go ecu­mé­ni­co e in­ter­re­li­gio­so, la dis­ci­pli­na del cle­ro y la lu­cha con­tra to­da for­ma de abu­so, ade­más de su ca­pa­ci­dad de en­cuen­tro y em­pa­tía con las mul­ti­tu­des”.

Con res­pec­to a las re­sis­ten­cias que sus­ci­tan las re­for­mas en la cu­ria ro­ma­na y la bús­que­da de ma­yor trans­pa­ren­cia en sus fi­nan­zas, los con­sul­ta­dos no le atri­bu­yen ma­yor re­le­van­cia. “Francisco po­ne ai­re fres­co en la cu­ria ro­ma­na y to­dos los ca­tó­li­cos es­ta­mos agra­de­ci­dos por su sen­ci­llez y co­ra­je”, di­ce Del Bos­co. Y agre­ga: “la re­sis­ten­cia no me preo­cu­pa tan­to por­que lo que es­tá vi­vo y se ins­pi­ra en la bús­que­da sin­ce­ra de la ver­dad y el bien tie­ne la ener­gía su­fi­cien­te pa­ra abrir­se ca­mino en­tre las reac­cio­nes es­té­ri­les”. A su vez, Poi­rier cree que el Papa “es­tá li­bran­do la ba­ta­lla -so­bre to­do con obis­pos eu­ro­peos- y, a pe­sar de lo que se pue­da de­cir, cuen­ta con el apo­yo de im­por­tan­tes sec­to­res de la je­rar­quía ca­tó­li­ca en el mun­do. Francisco quie­re una Igle­sia más uni­ver­sal, me­nos bu­ro­crá­ti­ca y con re­pre­sen­ta­ción de to­dos los sec­to­res”.

Lue­go de re­cor­dar que la re­for­ma de la cu­ria vie­ne tra­ba­ján­do­se con un equi­po de ocho car­de­na­les, Pa­di­lla cree que “en cual­quier or­ga­nis­mo la in­cer­ti­dum­bre so­bre lo que ven­drá pro­du­ce re­sis­ten­cias y des­con­fian­zas, má­xi­me si per­ma­nen­te­men­te se pre­sen­ta al Papa como en­fren­ta­do con la Cu­ria. Hay un apren­di­za­je - se­ña­la- que ten­drá que ha­cer la Cu­ria con un Papa que rom­pe es­que- mas, des­de la for­ma de se­lec­cio­nar a los car­de­na­les, sal­tear­se las ins­tan­cias ins­ti­tu­cio­na­les y ha­cer una suer­te de apos­to­la­do de la ‘nor­ma­li­dad’ en el ejer­ci­cio del mi­nis­te­rio pe­trino, que di­jo que ejer­ce­rá â fon­do’. So­bre la trans­pa­ren­cia, se die­ron gran­des y de­ci­si­vos pa­sos, sin ol­vi­dar el pro­ce­so que ini­ció Be­ne­dic­to. Sur­gen, sí, nuevos in­te­rro­gan­tes: ¿se le da de­ma­sia­do po­der al car­de­nal (Geor­ge) Pell, vir­tual ‘mi­nis­tro de Eco­no­mía’”.

La ac­ti­tud más com­pren­si­va del Papa an­te los di­vor­cia­dos y los gays, que tan bien ca­yó en vas­tos sec­to­res, tie­ne tam­bién sus crí­ti­cos, es­pe­cial­men­te an­te la even­tua­li­dad de que se per­mi­ta co­mul­gar a los ca­tó­li­cos en nue­va unión. Pe­ro Poi­rier opi­na que Francisco “es al mis­mo tiem­po fiel a la tra­di­ción secular de la Igle­sia y abier­to a la com­pren­sión de la so­cie­dad mo­der­na y sus con­flic­tos”. Con to­do, sub­ra­ya que “es fun­da­men­tal­men­te, al­guien pa­ra quien más cuen­tan las per­so­nas que los ma­nua­les de teo­lo­gía. En ese sen­ti­do, cree que “tar­de o tem­prano se lle­ga­rá a la aper­tu­ra sacramental a mu­chos ca­tó­li­cos di­vor­cia­dos y vuel­tos a ca­sar, que fue uno de los te­mas im­por­tan­tes del sí­no­do del año pa­sa­do, que se re­to­ma­rá en su se­gun­da par­te, en oc­tu­bre”.

Pa­di­lla con­si­de­ra que la cues­tión del ac­ce­so a la eu­ca­ris­tía de los di­vor­cia­dos en nue­va unión tie­ne fi­nal abier­to. “Es una de las prue­bas que de­be­rá atra­ve­sar Francisco”, di­ce. Y se­ña­la: “que por par­te del pon­tí­fi­ce hay un de­seo evi­den­te de dar una so­lu­ción po­si­ti­va; si po­drá ha­cer­lo y có­mo no es aún fá­cil de pro­nos­ti­car”. Y con­clu­ye que “la ex­pe­rien­cia del sí­no­do fue muy va­lio­sa y lo se­rá es­te año, es­pe­cial­men­te por­que las po­si­cio­nes de los obis­pos se ex­po­nen li­bre y abier­ta­men­te, en uno y otro sen­ti­do, y es muy bueno que así sea”. Del Bos­co, a su vez, apun­ta: “Cris­to nos en­se­ñó que na­die es­tá ex-

“Es­tos dos años mar­can gran­des cam­bios en el pon­ti­fi­ca­do; en al­gu­nas cues­tio­nes las re­for­mas son sus­tan­cia­les”.

clui­do del per­dón, que siem­pre hay un ca­mino de acer­ca­mien­to pa­ra to­dos”. Por tan­to, le “pa­re­ce bien que se si­ga ese ca­mino de acer­ca­mien­to”. No obs­tan­te, ad­mi­te que “es com­ple­jo te­ner que acom­pa­ñar a to­dos, pe­ro al mis­mo tiem­po no de­jar de anun­ciar el va­lor de la fa­mi­lia fun­da­da en el ma­tri­mo­nio en­tre va­rón y mu­jer, en una unión in­di­so­lu­ble y sacramental”.

Fi­nal­men­te, acer­ca de la po­si­ción del Papa an­te la per­se­cu­ción que su­fren los cris­tia­nos por par­te de fun­da­men­ta­lis­tas is­lá­mi­cos, Del Bos­co, cree que – a par­tir de una fuer­te aper­tu­ra al mun­do no cris­tiano- el Papa “los de­fien­de con va­len­tía”. Pa­ra Pa­di­lla, el Papa “es fir­me y cla­ro en su apo­yo a los cris­tia­nos de Me­dio Orien­te. Su cla­mor por la paz, como se vio en el ca­so de Si­ria, es de una gran fuer­za. Y su com­pro­mi­so con el diá­lo­go is­la­mo-cris­tiano es im­por­tan­te. En de­fi­ni­ti­va, pi­de que la ONU sea ga­ran­te de la paz mun­dial, quien en­ca­re la lu­cha con­tra el se­su­do ca­li­fa­to y su ho­rri­ble y blas­fe­ma for­ma de ma­tar in­vo­can­do el nom­bre de Alá”. Poi­rier coin­ci­de y se pre­gun­ta si el Papa po­dría ha­cer más. Y se res­pon­de: “no lo creo”.

Po­pu­lar. El en­tu­sias­mo que sus­ci­tó ini­cial­men­te Francisco, y que ex­ce­de el ám­bi­to ca­tó­li­co, no dec

Opo­si­ción. An­te la po­si­bi­li­dad de que los di­vor­cia­dos vuel­tos a ca­sar co­mul­guen.

Re­cla­mo. Por las de­ca­pi­ta­cio­nes de Ei, hay quie­nes pi­den al Papa dis­tan­cia del Is­lam.

Opo­si­ción. A cam­bios en las fi­nan­zas va­ti­ca­nas pa­ra do­tar­las de más trans­pa­ren­cia.

Re­sis­ten­cia. Fren­te a re­for­mas en la cu­ria ro­ma­na que le qui­tan po­der y pri­vi­le­gios.

cre­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.