De de­por­te de éli­te a mo­tor de in­te­gra­ción

Des­de ha­ce años jó­ve­nes de la Vi­lla 21-24, de Ba­rra­cas, prac­ti­can el cric­ket. Mu­chos se ca­pa­ci­ta­ron en es­cue­las pri­va­das y fue­ron se­lec­cio­na­dos pa­ra re­pre­sen­tar al país en tor­neos in­ter­na­cio­na­les.

Clarin - Valores Religiosos - - News -

C ual­quier des­pre­ve­ni­do que los vie­ra en ac­ción, pe­gán­do­le con fu­ria a la pe­que­ña pe­lo­ta con sus ba­tes de ma­de­ra, po­dría pen­sar que fue te­le­trans­por­ta­do a un su­bur­bio de la In­dia, don­de el cric­ket es pa­sión de mul­ti­tu­des. O que apa­re­ció va­ya a sa­ber có­mo en el cam­po de de­por­tes de una ba­rria­da de In­gla­te­rra, el país que in­ven­tó es­te de­por­te, se­gún pa­re­ce en un tiem­po im­pre­ci­so de la Edad Me­dia. Pe­ro no. Tan in­creí­ble como real, el es­ce­na­rio es un rec­tán­gu­lo de tie­rra en la Vi­lla 21-24 de Ba­rra­cas. Allí en una de las zo­nas más cas­ti­ga­das de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, en­tre­nan y co­rren de­trás de sus ilu­sio­nes unos trein­ta ado­les­cen­tes, de en­tre 8 y 15 años, que de es­te mo­do le sa­can el cuer­po a la po­si­bi­li­dad de una exis­ten­cia ma­lo­gra­da por el di­ne­ro mal ha­bi­do o por el uso in­dis­cri­mi­na­do de dro­gas le­ta­les.

Los chi­cos in­te­gran la plan­ti­lla del equi­po Caacupé Cric­ket. Son to­dos na­ti­vos de la vi­lla con ma­yor ex­ten­sión y de más po­bla­ción de la Ca­pi­tal Fe­de­ral. Los em­pi­na­dos ín­di­ces de dro­ga­dic­ción y de de­lin­cuen­cia con­vir­tie­ron a la zo­na en un lu­gar de ex­tre­ma pe­li­gro­si­dad. Es­ta ini­cia­ti­va del crí­quet pa­ra ale­jar a los pi­bes de aque­llos ries­gos la­ten­tes que con­ta­mi­nan las ca­lles, co­rres­pon­de al fa­mo­so sa­cer­do­te Jo­sé Ma­ría Di Pao­la, más co­no­ci­do como el pa­dre Pe­pe, de los tiem­pos en que es­ta­ba des­ti­na­do en ese asen­ta­mien­to por­te­ño.

“El de­por­te es una es­cue­la de la vida, un ca­nal de los va­lo­res”, sa­be re­pe­tir Di Pao­la -lu­cha­dor in­can­sa­ble con­tra las dro­gas, so­bre to­do el paco que tan­to pro­li­fe­ró en las villas- cuan­do ex­po­ne las con­vic­cio­nes que lo lle­va­ron a po­ner en mar-

cha es­te ti­po de pro­yec­tos con la ben­di­ción del en­ton­ces ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, car­de­nal Jor­ge Ber­go­glio.

Francisco es el pri­me­ro en des­cri­bir al de­por­te como un an­tí­do­to pa­ra es­ca­par­le a una vida de frus­tra­cio­nes: “Ofre­ce tan­tos va­lo­res a los chi­cos, a los jó­ve­nes, va­lo­res so­cia­les, va­lo­res de equi­po, va­lo­res de res­pe­to, va­lo­res de sa­lud ... el de­por­te es uno de los ar­tí­fi­ces de la sa­lud so­cial. Es im­por­tan­te que (los chi­cos) ten­gan ám­bi­tos en don­de su sa­lud psí­qui­ca y su sa­lud so­cial pue­dan ex­pre­sar­se”, di­jo el mes pa­sa­do el Papa con oca­sión de la fir­ma de un acuer­do de co­la­bo­ra­ción en­tre la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de Fút­bol (CON­ME­BOL) y Scho­las Oc­cu­rren­tes, la red de es­cue­las por la ca­li­dad y la in­te­gra­ción que pro­pi­cia.

El mo­tor que man­tie­ne en fun- cio­na­mien­to es­ta ex­pe­rien­cia de in­te­gra­ción so­cial es Daniel Juá­rez, un ex ju­ga­dor con vo­ca­ción do­cen­te que ha lo­gra­do que el Con­se­jo In­ter­na­cio­nal de Cric­ket re­co­no­cie­ra en su mo­men­to al equi­po de Caacupé como un “ejem­plo mun­dial” pa­ra la ex­pan­sión de ese de­por­te po­co y na­da desa­rro­lla­do en la Ar­gen­ti­na.

Uno los he­chos por de­más sig­ni­fi­ca­ti­vo en es­ta his­to­ria fue cuan­do, por ini­cia­ti­va del pa­dre Pe­pe, los chi­cos de Caacupé asis­tie­ron a cla­ses de for­ma­ción de cric­ket en es­cue­las pri­va­das de las más ex­clu­si­vas de la Ciu­dad. Ese ti­po de vi­ven­cias re­per­cu­tió fa­vo­ra­ble­men­te en la ca­pa­ci­ta­ción de los jó­ve­nes pro­ce­den­tes de la vi­lla. Y no só­lo a ni­vel de for­ma­ción so­cial -lo más im­por­tan­te- sino tam­bién en lo de­por­ti­vo, ya que unos cuan­tos de es­tos chi­cos fue­ron se­lec­cio­na­dos Otra pa­sión. Los jó­ve­nes de las villas tie­nen en el cric­ket una for­ma de di­ver­sión, pe­ro a la vez de in­te­gra­ción en el mar­co de los va­lo­res que im­pli­ca la rec­ta prác­ti­ca de to­do de­por­te. pa­ra ju­gar en los equi­pos na­cio­na­les, de la di­vi­sión de jó­ve­nes ar­gen­ti­nos, en tor­neos in­ter­na­cio­na­les. Se rom­pió así el mi­to aquel de que el cric­ket era un jue­go pa­tri­mo­nio de sec­to­res de la éli­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.