Ce­rrar las puer­tas que lle­van al odio

Es de­ber de to­do mu­sul­mán ad­ver­tir a otros so­bre la vio­la­ción de es­te prin­ci­pio fun­da­men­tal del Is­lam, que pro­po­ne mo­de­ra­ción y jus­ti­cia.

Clarin - Valores Religiosos - - News -

El Is­lam es­tá sien­do pues­to a prue­ba an­te una cla­se de per­so­nas que se in­cli­na­ron ha­cia el ex­tre­mis­mo y el fa­na­tis­mo, dis­tor­sio­nan­do la ima­gen de la re­li­gión, ha­cien­do da­ño a su gen­te y per­mi­tien­do el de­rra­ma­mien­to de san­gre en su nom­bre. Es­te ti­po de in­di­vi­duos que­da­ron muy le­jos del prin­ci­pio de mo­de­ra­ción y jus­ti­cia que en­cie­rra el Is­lam. Y más aún cuan­do se los ve va­na­glo­rián­do­se de las ma­tan­zas y aten­ta­dos, del sa­bo­ta­je y la des­truc­ción lle­gan­do, in­clu­so, a ata­car las ca­sas de Allah (mez­qui­tas) y a quie­nes las fre­cuen­tan.

“Por es­ta ra­zón de­cre­ta­mos pa­ra los Hi­jos de Israel que quien ma­ta a una per­so­na sin que és­ta ha­ya co­me­ti­do un cri­men o sem­bra­do la co­rrup­ción en la tie­rra, es como si ma­ta­se a to­da la hu­ma­ni­dad. Y quien sal­va una vida es como si sal­va­se a to­da la hu­ma­ni­dad. Por cier­to que Nues­tros Men­sa­je­ros se pre­sen­ta­ron an­te ellos con las evi­den­cias. Pe­ro mu­chos, a pe­sar de es­to, se ex­ce­die­ron en la tie­rra”. Co­rán 5:32.

Así como el Is­lam pre­ser­vó la vida de los mu­sul­ma­nes, sus bie­nes y ho­nor, lo hi­zo tam­bién con quie­nes no eran mu­sul­ma­nes. Por eso, de­be­mos sa­ber que los ac­tos per­pe­tra­dos por esa gen­te cri­mi­nal tie­nen sus cau­sas que los ex­pli­can. Al­gu­nas de ellas son ig­no­rar el Is­lam, sus pres­crip­cio­nes y le­yes, no re­ci­bir el co­no­ci­mien­to de la mano de los sa­bios del Is­lam, ad­he­rir­se a agru­pa­cio­nes ex­tra­via­das que adoc­tri­nan a los jó­ve­nes so­bre el con­cep­tos de ex­tre­mis­mo, y la sed por el de­rra­ma­mien­to de san­gre.

Tam­bién lo son bur­lar­se de al­gu­nos sa­bios mu­sul­ma­nes, leer li­bros de au­to­res des­via­dos del sen­de­ro rec­to, que avi­van el fue­go en el co­ra­zón del lec­tor y lo ale­jan de la ver­dad y de la mo­de­ra­ción. O des­cui­dar sus res­pon­sa­bi­li­da­des, ta­les como no in­tere­sar­se por los hi­jos o des­co­no­cer a quie­nes les ha­cen com­pa­ñía. Es obli­ga­ción de los pa­dres cui­dar de sus hi­jos y ad­ver­tir­les so­bre las ma­las com­pa­ñías.

Otra cau­sa es sen­tir aver­sión por las au­to­ri­da­des. Así, el jo­ven cre­ce con un odio ha­cia su país, su gen­te y sus go­ber­nan­tes.

Hay mu­chos tex­tos co­rá­ni­cos y de la tra­di­ción pro­fé­ti­ca que in­sis­ten so­bre la obli­ga­to­rie­dad de es­cu­char y obe­de­cer, ad­vir­tien­do al mis­mo tiem­po so­bre el pe­li­gro de la se­gre­ga­ción y la im­por­tan­cia de la unión. Es de­ber de to­do mu­sul- mán es­tar pre­ca­vi­do y ad­ver­tir a otros so­bre la vio­la­ción de es­te prin­ci­pio fun­da­men­tal.

Lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer res­pec­to de es­ta si­tua­ción es com­ba­tir la ig­no­ran­cia que hay res­pec­to de la Sha­ria (Ley is­lá­mi­ca), ocu­par­nos más con el Li­bro de Allah y la tra­di­ción de su Pro­fe­ta Muham­mad a tra­vés de un en­ten­di­mien­to co­rrec­to, por­que en ellos es­tá la sal­va­ción de to­do mal.

Tam­bién de­be­mos in­ci­tar a nues­tros hi­jos a con­cu­rrir a los círcu­los de co­no­ci­mien­to re­li­gio­so y es­co­ger pa­ra ellos sa­bios, en quie­nes te­ne­mos con­fian­za por su abun­dan­te co­no­ci­mien­to co­rrec­to y su afe­rro a la re­li­gión de Allah.

Por su par­te, los edu­ca­do­res en las es­cue­las y mez­qui­tas, los pre­di­ca­do­res, ex­hor­ta­do­res y to­dos aque­llos que tie­nen la po­si­bi­li­dad de ha­cer lle­gar el men­sa­je de­ben ad­ver­tir so­bre es­te ex­tre­mis­mo cri­mi­nal que una vez ins­ta­la­do en un lu­gar se pro­pa­ga como epi­de­mia hun­dien­do a su gen­te en la rui­na y en la in­fa­mia.

En­tre los me­dios que hay que usar pa­ra aca­bar con es­ta pla­ga, ci­ta­mos: 1- Des­en­mas­ca­rar a las ca­be­zas de la co­rrup­ción que se va­len del Is­lam pa­ra con­se­guir sus fi­nes. 2- Ce­rrar las puer­tas que pue­dan con­du­cir al fa­na­tis­mo y al ex­tre­mis­mo en to­dos sus as­pec­tos. Ac­tuar con du­re­za en los asun­tos vin­cu­la­dos a la se­gu­ri­dad y jus­ti­cia y no de­jar­se lle­var por el sen­ti­mien­to de man­se­dum­bre. Tam­bién pro­te­ger a la gen­te te­nien­do pre­sen­te el te­mor a Allah, atraer lo que es de su be­ne­fi­cio y ale­jar lo que pue­da co­rrom­per­le. 3- Re­de­fi­nir el buen uso de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra que sean cons­truc­ti­vos y no des­truc­ti­vos, pro­ce­dien­do a su bue­na es­ti­mu­la­ción trans­mi­tien­do la ver­dad del Is­lam y di­fe­ren­cián­do­lo de lo que pue­da co­rrom­per los co­ra­zo­nes y los cuer­pos. Pues, el fa­na­tis­mo en las pa­sio­nes pro­du­ce fa­na­tis­mo en las ten­den­cias e in­cli­na­cio­nes.

Dis­tor­sión. La ima­gen del is­lam, una re­li­gión de paz, es­tá sien­do afec­ta­da por fa­ná­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.