Re­des­cu­brir los mo­dos de en­se­ñar y apren­der

Es una de las con­clu­sio­nes del úl­ti­mo en­cuen­tro que or­ga­ni­za ca­da año la Vi­ca­ría de Edu­ca­ción del ar­zo­bis­pa­do por­te­ño, al que asis­tie­ron unos 2.000 di­rec­ti­vos y do­cen­tes de más de 100 es­cue­las.

Clarin - Valores Religiosos - - FORMACION - Ma­ría Mon­te­ro

No ca­be du­da que los alum­nos de es­tos tiem­pos son más com­ple­jos. Na­ci­dos y cria­dos en la era tec­no­ló­gi­ca, don­de la in­me­dia­tez y el per­ma­nen­te cam­bio son mo­ne­da co­rrien­te, pue­de es­pe­rar­se que la aten­ción e in­clu­so los va­lo­res dis­ten mu­cho de lo que vi­vie­ron sus pa­dres o abue­los. Es tam­bién in­ne­ga­ble que el mo­de­lo fa­mi­liar su­fre una cri­sis. La frag­men­ta­ción de la fa­mi­lia y, en mu­chos ca­sos, la po­bre­za y la vio­len­cia de­jan a los jó­ve­nes en un es­ta­do de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad que pue­de lle­var­los a la de­ser­ción es­co­lar.

El im­pac­to en la es­cue­la se­cun­da­ria es evi­den­te: ca­si la mi­tad no la ter­mi­na, al me­nos en tiem­po y for­ma, más allá de la de­te­rio­ra­da ca­li­dad de la en­se­ñan­za. Pe­ro en es­te con­tex­to tam­po­co la es­cue­la lo­gra adap­tar­se a los tiem­pos que co­rren. “La cri­sis edu­ca­ti­va es la in­ca­pa­ci­dad pa­ra en­ca­rar los pro­ble­mas reales, de los chi­cos, fa­mi­lias y do­cen­tes reales”, co­men­ta­ba el li­cen­cia­do Ri­car­do Mos­ca­to, ex­per­tos en ges­tión edu­ca­ti­va, en el úl­ti­mo Fo­ro que, co­mo to­dos los años, rea­li­za la Vi­ca­ría de Edu­ca­ción del ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res. Y que el mes pa­sa­do con­vo­có a 2.000 di­rec­ti­vos y do­cen­tes de más de 100 es­cue­las ca­tó­li­cas.

Los desafíos a los que se en­fren­ta la edu­ca­ción ca­tó­li­ca de hoy no son di­fe­ren­tes a los que se en­fren­ta la sociedad en ge­ne­ral. Y tie­ne que ver con crear ma­yor diálogo, la op­ti­mi­za­ción de los re­cur­sos y un cli­ma de re­co­no­ci­mien­to mu­tuo ba­sa­do en las re­la­cio­nes en­tre las per­so­nas y en las fa­mi­lias. Pe­ro ade­más, con una es­pi­ri­tua­li­dad que ten­ga co­mo cen­tro a Dios y co­mo pro­pó­si­to, el co­no­ci­mien­to, los va­lo­res y la fe.

“Es­tos cam­bios pro­fun­dos nos in­vi­tan a re­des­cu­brir con crea­ti­vi­dad y es­pe­ran­za los mo­dos de en­se­ñar y apren­der”, afir­ma San­tia­go Fra­ga, se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la Vi­ca­ría. En ese sen­ti­do, se­ña­la que “los do­cen­tes dan tes­ti­mo­nio de una es­pe­ran­za in­tac­ta en la edu­ca­ción, a pe­sar de to­das las di­fi­cul­ta­des”. Por ca­so, un es­tu­dio re­cien­te re­ve­la que el 90% de los pro­fe­so­res vol­ve­rían a ele­gir es­ta pro­fe­sión.

Hoy, igual que dé­ca­das atrás, con­si­de­ran que la úni­ca for­ma de con­se­guir re­sul­ta­dos es a tra­vés de los víncu­los. Las asig­na­tu­ras lle­gan a gus­tar por la re­la­ción que ten­ga el alumno con el pro­fe­sor y la cohe­ren­cia que ven en el do­cen­te, jun­to con la crea­ti­vi­dad y el amor que pon­ga al dic­tar­la. El en­ton­ces car­de­nal Ber­go­glio de­cía que “edu­car no es una pro­fe­sión, sino una ac­ti­tud, un mo­do de ser”. Y agre­ga­ba que “sin cohe­ren­cia no es po­si­ble edu­car”.

“Crear una edu­ca­ción me­jor no es un ac­to de azar ni de des­tino, sino un ac­to de es­pe­ran­za, pe­ro es­ta es­pe­ran­za no es un sim­ple sen­ti­mien­to, sino una for­ma de vi­vir”, afir­ma Mos­ca­to. “Es de­cir, en pa­la­bras de Mar­tín Descalzo, la obs­ti­na­ción de quie­nes se atre­ven a pen­sar que el mun­do se­rá me­jor ma­ña­na, lo que mue­ve ese ge­ne­ro­so co­ra­je de quie­nes se de­ci­den a po­ner la mano en el ara­do sa­bien­do que los fru­tos los co­se­cha­ran otros, el fru­to de una in­men­sa fe en Dios y en la bon­dad del hom­bre”.

Por eso, fren­te a los diag­nós­ti­cos dra­má­ti­cos, Mos­ca­to pro­po­ne a los do­cen­tes ca­tó­li­cos “for­ta­le­cer una cultura edu­ca­ti­va de la po­si­bi­li­dad an­te el “no se pue­de”, una cultura del apren­di­za­je de ca­li­dad an­te la que­ja, del es­fuer­zo an­te la va­gan­cia co­mo­do­na y con­su­mis­ta, y del res­pe­to y del buen tra­to an­te los ma­los mo­dos y el des­bor­de”.

Con la pre­sen­cia de im­por­tan­tes ora­do­res, el XIII Fo­ro de Edu­ca­ción abor­dó en­tre otros te­mas: “el desafío de in­cluir en nues­tras au­las”, “¿có­mo tra­ba­jar con gru­pos en conf lic­to?”, “re­ten­ción y lo­gro en las es­cue­las se­cun­da­rias”, “las prác­ti­cas de la en­se­ñan­za en la era de la in­ven­ción”, y “De la neu­ro­psi­co­lo­gía de las emo­cio­nes, a las emo­cio­nes en el au­la”.

GEN­TI­LE­ZA VICARIA EDUCACION

Es­pe­ran­za. Ese la pre­mi­sa que ins­pi­ró a los or­ga­ni­za­do­res del re­cien­te fo­ro de la edu­ca­ción y que se bus­có in­fun­dir a sus par­ti­ci­pan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.