Ha­cia una Igle­sia de bra­zos más abier­tos

Lue­go de tres se­ma­nas de in­ten­sas de­li­be­ra­cio­nes, no exen­tas de al­gu­nas as­pe­re­zas, los pa­dres si­no­da­les acor­da­ron pro­pues­tas más in­clu­si­vas an­te las nue­vas reali­da­des familiares. En cuan­to a los di­vor­cia­dos en nue­va unión, se su­gi­rió es­tu­diar ca­so por cas

Clarin - Valores Religiosos - - EL SINODO DE LA FAMILIA - Sergio Ru­bin

E n su con­di­ción de pre­si­den­te de la co­mi­sión de Pas­to­ral fa­mi­liar del Epis­co­pa­do, mon­se­ñor Pe­dro La­xa­gue, fue uno de los tres obis­pos ar­gen­ti­nos que par­ti­ci­pó del re­cien­te sí­no­do so­bre la fa­mi­lia. En diálogo con VR, com­par­tió su ex­pe­rien­cia y tra­zó un ba­lan­ce.

-¿Có­mo vi­vió el sí­no­do?

-Lle­gué a Ro­ma con la cer­te­za de que es­te Sí­no­do se­ría úni­co pa­ra mí, no só­lo por­que es el pri­me­ro en el que par­ti­ci­po, sino por el te­ma que tra­ta­ría. En efecto, mi vi­da pas­to­ral co­mo sa­cer­do­te y aho­ra co­mo obis­po a lo lar­go de 24 años se cen­tró prin­ci­pal­men­te en acom­pa­ñar ma­tri­mo­nios y fa­mi­lias en to­das sus si­tua­cio­nes. Ade­más, veía la gran re­per­cu­sión que tu­vo a ni­vel mun­dial en to­da la gen­te el he­cho de que el Papa con­vo­ca­ra a obis­pos de to­do el mun­do a un sí­no­do pa­ra con­sul­tar so­bre una te­má­ti­ca tan cer­ca­na a la vi­da de to­dos. Sí­no­do sig­ni­fi­ca “ca­mi­nar jun­tos”, y de he­cho así su­ce­dió. Al co­mien­zo, la pri­me­ra im­pre­sión fue que se­ría di­fí­cil pa­ra más de 300 per­so­nas en­ten­der­nos de­bi­do a la mul­ti­pli­ci­dad de len­guas, cul­tu­ras, mi­ra­das de la reali­dad y vi­sio­nes pas­to­ra­les muy di­ver­sas en­tre sí. Prin­ci­pal­men­te par­ti­ci­pa­mos del sí­no­do obis­pos ca­tó­li­cos de to­do el mun­do. Pe­ro, ade­más, es­ta­ban pre­sen­tes sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos, ma­tri­mo­nios e in­vi­ta­dos de otras con­fe­sio­nes no ca­tó­li­cas. En la pri­me­ra se­ma­na se no­tó que te­nía­mos que apren­der a hacer jun­tos ese ca­mino, más allá de que ca­da uno traía su cultura, su men­ta­li­dad, sus ideas y ar­gu­men­ta­cio­nes. Fue pro­gra­mar có­mo or­ga­ni­zar­nos pa­ra em­pren­der jun­tos la mar­cha. El sí­no­do te­nía dos mo­men­tos: las asam­bleas ge­ne­ra­les y las reunio­nes de los círcu­los me­no­res, reuni­dos por gru­pos lin­güís­ti­cos: ita­liano, in­glés, francés, es­pa­ñol, por­tu­gués y ale­mán. Es­tos gru­pos fue­ron for­ma­dos bus­can­do la ma­yor va­rie­dad po­si­ble de pro­ce­den­cia de sus in­te­gran­tes. Tu­vi­mos que apren­der a co­no­cer­nos y a com­pren­der­nos, ca­da uno con su len­gua par­ti­cu­lar y eso que pa­re­ce me­nor, lle­va su tiem­po. “¿Qué que­rés de­cir cuan­do de­cís tal pa­la­bra?” Aun­que se ha­ble una mis­ma len­gua, un tér­mino tie­ne ma­ti­ces y con­no­ta­cio­nes di­fe­ren­tes en ca­da país. El es­pa­ñol de Ar­gen­ti­na no es el mis­mo es­pa­ñol de Es­pa­ña, ni aún el es­pa­ñol de Mé­xi­co, así que hu­bo que acor­dar cons­tan­te­men­te qué se que­ría de­cir con tal o cual ex­pre­sión. En el Con­ci­lio Vaticano II, es­ta eta­pa de or­ga­ni­za­ción les lle­vó ca­si 2 años an­tes de po­der acor­dar los tér­mi­nos de los do­cu­men­tos. Des­pués sa­lie­ron to­dos jun­tos. Aquí pa­só al­go si­mi­lar. Se tra­ba­ja­ba mi­tad del tiem­po en los círcu­los me­no­res y mi­tad del tiem­po en asam­blea ge­ne­ral, a un rit­mo muy in­ten­so.

-¿Hu­bo dis­cu­sio­nes fuer­tes?

-Es cier­to que hu­bo con­fron­ta­cio­nes apa­sio­na­das, pe­ro no hu­bo pe­leas. Se­ría im­po­si­ble pe­dir que per­so­nas pro­ve­nien­tes no só­lo de con­ti­nen­tes, sino de paí­ses dis­tin­tos tu­vié­ra­mos ho­mo­ge­nei­dad de pen­sa­mien­to. Pe­ro sí te­nía­mos fuer­te co­mu­nión en el Evan­ge­lio. La Pa­la­bra de Dios que nos ilu­mi­nó los 20 días fue la que nos per­mi­tió el diálogo res­pe­tuo­so y fra­ter­nal, aún en la dis­cre­pan­cia. Eso fue lo apa­sio­nan­te del sí­no­do: la va­rie­dad y la di­ver­si­dad de mi­ra­das y ex­pe­rien­cias de reali­da­des tam­bién di­ver­sas. El tex­to fi­nal apun­ta, co­mo nos ha­bía pe­di­do el Papa, a una eva­lua­ción ex­haus­ti­va y pro­fun­da de las si­tua­cio­nes abrien­do puer­tas de po­si­bles ca­mi­nos de acom­pa­ña­mien­to pas­to­ral. És­ta era la fi­na­li­dad del do­cu­men­to, ya que el sí­no­do es un ins­tru­men­to de con­sul­ta del San­to Pa­dre.

-¿Qué pa­só con la cues­tión de los di­vor­cia­dos en nue­va unión?

-Uno de los te­mas que creó ex­pec­ta­ti­vas y que es­tu­vo muy pre­sen­te en los me­dios fue el de la co­mu­nión a los di­vor­cia­dos en nue­va unión. El sí­no­do re­mar­có que el jui­cio so­bre una si­tua­ción ob­je­ti­va no de­be lle­var a un jui­cio so­bre la cul­pa­bi­li­dad sub­je­ti­va, es­to es, con­si­de­rar ca­da ca­so en par­ti­cu­lar. Por lo tan­to, aun sos­te­nien­do una nor­ma ge­ne­ral, que es el Ma­gis­te­rio de la Igle­sia, se sub­ra­ya que de­be te­ner­se en cuen­ta que la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal res­pec­to a de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes no es la mis­ma en to­dos los ca­sos y las consecuencias de lo acon­te­ci­do no son las mis­mas en to­dos los ca­sos. En al­gu­nas si­tua­cio­nes de se­pa­ra­dos en nue­va unión no siem­pre hay ma­la vo­lun­tad, sino que no les que­da otra sa­li­da. El sí­no­do re­to­ma en­ton­ces con fuer­za la cues­tión de la con­cien­cia per­so­nal que es “el nú-

cleo más se­cre­to y sa­gra­do del hom­bre, en el que és­te se sien­te a so­las con Dios, cu­ya voz re­sue­na en el re­cin­to más ín­ti­mo de aqué­lla” co­mo lo di­jo el Con­ci­lio Vaticano II en Gau­dium et Spes nº 16. Es­tas si­tua­cio­nes re­quie­ren una a una del dis­cer­ni­mien­to pas­to­ral, es de­cir, de la eva­lua­ción de la si­tua­ción de ca­da pa­re­ja con el pas­tor. La sin­ce­ra ref le­xión de ca­da ca­so par­ti­cu­lar pue­de re­for­zar la con­fian­za en la mi­se­ri­cor­dia de Dios que no se le nie­ga a na­die.

-Aho­ra de­be­rá de­ci­dir el Papa ...

-Efec­ti­va­men­te, es­tas son las lí­neas que el sí­no­do pro­pu­so an­te la con­sul­ta del Papa. La apli­ca­ción de to­do es­to se ex­pli­ci­ta­rá en el do­cu­men­to que se es­pe­ra del Papa. Tra­di­cio­nal­men­te, des­pués de ca­da sí­no­do el San­to Pa­dre es­cri­be una ex­hor­ta­ción que re­co­ge las pro­po­si­cio­nes si­no­da­les. El Papa Fran­cis­co es­tu­vo pre­sen­te to­do el tiem­po en las asam­bleas ge­ne­ra­les, con una ac­ti­tud serena, de es­cu­cha y com­pla­ci­da por­que veía que se cum­plía aquel pe­di­do de que to­dos ha­bla­ran lo más abier­ta­men­te po­si­ble, que ca­da uno di­je­ra lo que sen­tía. De ahí que las ex­po­si­cio­nes fue­ron muy vi­vas, a ve­ces apa­sio­na­das, y con la im­pron­ta de la preo­cu­pa­ción que to­dos traía­mos so­bre la reali­dad de la fa­mi­lia hoy. El Papa to­dos los días es­ta­ba allí des­de an­tes de la hora ini­cial y a me­di­da que lle­gá­ba­mos nos re­ci­bía sa­lu­dan­do per­so­nal­men­te a to­dos dan­do oca­sión siem­pre a un co­men­ta­rio o una char­la. Fran­cis­co siem­pre an­da­ba co­mo uno más, en­tre no­so­tros, con su fi­gu­ra blan­ca y su car­pe­ta azul. En la pau­sa del ca­fé era muy fre­cuen­te dar­se vuel­ta y ver que el Papa es­ta­ba char­lan­do con al­guno. Era uno más en­tre no­so­tros, so­la­men­te dis- tin­gui­ble por ves­tir de blan­co en me­dio de tan­tos de ne­gro. Es­ta cer­ca­nía y la in­du­da­ble pre­sen­cia del Es­pí­ri­tu San­to ayu­da­ron a crear un cli­ma de gran co­mu­nión y fra­ter­ni­dad, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des de la te­má­ti­ca y de las di­ver­sas opi­nio­nes ex­pues­tas abier­ta­men­te.

-Aun­que pa­re­ció que no fue fácil lle­gar a acuer­dos ...

-Lle­ga­mos a pun­tos de en­ten­di­mien­to, en parte por el tra­ba­jo in­ten­so, que se hi­zo con­jun­ta­men­te en­tre to­dos y por otro la­do gra­cias a las mu­chí­si­mas ora­cio­nes de to­da la Igle­sia. Creo que la gen­te re­zó más de lo que los pas­to­res fui­mos ca­pa­ces de pe­dir­le, in­clu­so me cons­ta que hu­bo gen­te no muy prac­ti­can­te que, a su ma­ne­ra, re­za­ba por el sí­no­do. Hu­bo gran ex­pec­ta­ti­va a ni­vel mun­dial so­bre el he­cho de que hu­bie­se una reunión tan lar­ga so­bre la fa­mi­lia, un te­ma tan cer­cano y cen­tral pa­ra la vi­da hu­ma­na; y esa ex­pec­ta­ti­va, en mu­chos ca­sos se trans­for­mó en un re­zo. Lo­gra­mos en­tre­gar al Papa un do­cu­men­to con va­rias su­ge­ren­cias abier­tas a que pue­da dar pau­tas pa­ra una pas­to­ral fa­mi­liar re­no­va­da y efi­caz pa­ra el mun­do de hoy, bus­can­do el bien de las fa­mi­lias y la for­mu­la­ción de pro­pues­tas pas­to­ra­les que ma­ni­fes­ta­ran la mi­se­ri­cor­dia de Dios. En nin­gún mo­men­to hu­bo in­ten­tos de de­jar de la­do la doc­tri­na tra­di­cio­nal so­bre el ma­tri­mo­nio, co­mo al­gu­nos pas­to­res te­mían y ex­pre­sa­ban abier­ta­men­te en sus plan­teos. El mis­mo Papa vie­ne reite­ran­do en mu­chas oca­sio­nes des­de el sí­no­do del año pa­sa­do que el Ma­gis­te­rio no se to- ca. Otra co­sa que me lla­mó mu­cho la aten­ción fue la só­li­da ma­du­rez y la co­mu­nión que de­ja­ba trans­pa­ren­tar el gru­po de los obis­pos de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Creo que la va­lo­ra­ción que se tie­ne en to­da la Igle­sia so­bre Apa­re­ci­da, el do­cu­men­to de los obis­pos de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, de 2007, y la elec­ción del Papa ar­gen­tino son ex­pre­sión de es­te cre­ci­mien­to de nues­tra Igle­sia La­ti­noa­me­ri­ca­na.

Ple­na­rio. El Sí­no­do de la Fa­mi­lia, en el Vaticano, pre­si­di­do por el papa Fran­cis­co y del cuál par­ti­ci­pa­ron cer­ca de 300 obis­pos de los cin­co con­ti­nen­tes, lai­cos y lai­cas ex­per­tos en cues­tio­nes familiares y ma­tri­mo­nios que die­ron su tes­ti­mo­nio.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.