Dos len­guas, una iden­ti­dad

El la­dino y el idish son idio­mas dis­tin­ti­vos de ca­da ju­dío. Am­bos pro­du­je­ron pie­zas ar­tís­ti­cas de ca­rác­ter uni­ver­sal. Y so­bre­vi­vie­ron al Ho­lo­caus­to.

Clarin - Valores Religiosos - - JUDIOS - Tz­vi bar Itz­jak

Exis­ten dos len­gua­jes, en­tre otros, que ate­so­ran per­las de sa­bi­du­ría antigua y mo­der­na, y que se ma­ni­fies­tan de ma­ne­ra uni­ver­sal. Ellos son el “la­dino” y el “idish”. Am­bos idio­mas, en­can­ta­do­res, mo­ti­van a ca­da ju­dío a re­me­mo­rar can­cio­nes, pa­la­bras, di­chos, cuen­tos y poe­mas que for­jan la más tier­na iden­ti­dad. Pro­ve­nien­te de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, el la­dino o ju­deo-es­pa­ñol es una antigua len­gua ro­man­ce que si­gue po­se­yen­do mu­chos ad­he­ren­tes.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res fue un idio­ma que se ex­pan­dió por to­do el Im­pe­rio Oto­mano. Con­tie­ne no so­lo vo­ca­blos en cas­te­llano sino tam­bién en he­breo, ára­be, arameo, por­tu­gués, ca­ta­lán, y dia­lec­tos di­ver­sos. Es uno de los len­gua­jes más ri­cos del lla­ma­do ju­daís­mo se­far­dí; aquel que tu­vo su ori­gen en la zo­na de Es­pa­ña, di­vul­gán­do­se a to­da Europa y paí­ses ára­bes.

Su be­lla y sua­ve pro­nun­cia­ción si­gue sien­do usa­da en poe­mas, ple­ga­rias y ex­pre­sio­nes de pro­fun­da sa­bi­du­ría. Su li­te­ra­tu­ra fue y es es­cri­ta, tan­to con ca­rac­te­res la­ti­nos así co­mo he­breos. La ra­dio ofi­cial de Israel, trans­mi­te pro­gra­mas e in­for­ma­ti­vos en di­cho idio­ma.

El idish es el len­gua­je per­te­ne- cien­te a las co­mu­ni­da­des del cen­tro y es­te eu­ro­peo, lla­ma­das ash­ke­na­zies. Con­tie­ne pa­la­bras del idio­ma ale­mán y el he­breo in­dis­tin­ta­men­te. Su es­cri­tu­ra uti­li­za de ma­ne­ra ex­clu­si­va el al­fa­be­to he­breo.

Así co­mo el la­dino, el idish es un idio­ma cier­ta­men­te antiguo cu­ya li­te­ra­tu­ra si­gue pu­bli­cán­do­se hasta la ac­tua­li­dad.

A pe­sar de que el efecto de­vas­ta­dor de la Shoá (el ho­lo­caus­to) pro­du­jo que la po­bla­ción que la uti­li­za­ba se re­duz­ca no­ta­ble­men­te, exis­te un mo­vi­mien­to cultural que des­pier­ta in­te­rés pa­ra que se si­ga en­se­ñan­do en el pre­sen­te en uni­ver­si­da­des co­mo la de Ox­ford y La Sor­bo­na. Dos pre­mios No­bel de li­te­ra­tu­ra vie­ron en am­bos len­gua- jes sus raí­ces.

Elias Ca­net­ti, na­ci­do en Bul­ga­ria, en­con­tró en la cultura se­fa­ra­dí y en el la­dino gran parte de su ins­pi­ra­ción al es­cri­bir en­tre otras, su novela “Au­to de fe”. Isaac Bas­he­vis Sin­ger, na­ci­do y cria­do en el ba­rrio ju­dío de Var­so­via, plas­mó to­da su obra ex­clu­si­va­men­te en idish.

Es­tos idio­mas, pro­du­je­ron di­ver­sas va­rian­tes ar­tís­ti­cas, y lle­va­ron a que obras de tea­tro y co­me­dias mu­si­ca­les sean sus­ten­to de atrac­ción en gran­des es­ce­na­rios del mun­do. El fa­mo­so “Vio­li­nis­ta en el Te­ja­do” es­tre­na­do en Broad­way en 1964 y tam­bién re­pre­sen­ta­da en Bue­nos Ai­res, es­tá ba­sa­do en el libro “Te­vie el Le­che­ro”, del es­cri­tor idish Sho­lem Alei­jem.

AR­CHI­VO

Idio­mas. Con el la­dino y el idish se es­cri­bie­ron ver­da­de­ras per­las de sa­bi­du­ría antigua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.