De bu­ró­cra­tas a pas­to­res de al­mas

La fil­tra­ción de char­las del Papa e in­for­mes so­bre la ad­mi­nis­tra­ción de las fi­nan­zas del Vaticano me lle­van a plan­tear si la re­for­ma de la cu­ria ro­ma­na aca­so de­be­ría con­tem­plar el re­em­pla­zo de clé­ri­gos por ex­per­tos lai­cos.

Clarin - Valores Religiosos - - ISLAMICOS - Pres­bí­te­ro Guillermo Mar­có Sa­cer­do­te del Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res

Una vez más gol­pea a la Igle­sia el es­cán­da­lo de la trai­ción, la en­tre­ga de se­cre­tos a los que se ac­ce­dió con la con­fian­za del Papa, pa­ra po­der ayu­dar a des­en­tra­ñar la trama de co­rrup­ción en­quis­ta­da des­de ha­ce si­glos en la cu­ria ro­ma­na. Lo tris­te es que quien co­me­te es­ta in­fi­den­cia de (ven­ti­lar o qui­zás ven­der in­for­ma­ción) lo ha­ce por des­pe­cho, por­que es­pe­ra­ba un pues­to de je­rar­quía en el nue­vo or­ga­nis­mo eco­nó­mi­co de la San­ta Se­de.

Con oca­sión del úl­ti­mo sa­lu­do na­vi­de­ño, Fran­cis­co ad­ver­tía que la gran re­for­ma de la cu­ria no pa­sa só­lo por agi­li­zar su fun­cio­na­mien­to, sino por la con­ver­sión de las per­so­nas que allí tra­ba­jan. En nues­tra na­tu­ra­le­za he­ri­da exis­te una ne­ce­si­dad de ser re­co­no­ci­dos, co­mo si a ve­ces la bon­dad de nues­tro ser vi­nie­se de lo que pien­san los otros o del po­der que ad­mi­nis­tra­mos. El Papa - con su ha­bi­tual iro- nía- in­vi­ta­ba a los cu­ria­les a re­co­rrer los ce­men­te­rios pa­ra leer allí los nom­bres de tan­tas per­so­nas que se sen­tían eter­nos, in­mu­nes e in­dis­pen­sa­bles.

Lle­ga­dos aquí, me sur­ge la pre­gun­ta so­bre el de­ber y la iden­ti­dad del sa­cer­do­te lla­ma­do por Dios pa­ra evan­ge­li­zar y es­tar al la­do del que su­fre, pa­ra lle­var la sal­va­ción a tan­ta gen­te que es­pe­ra una pa­la­bra de con­sue­lo, pa­ra ser tes­ti­go del Ab­so­lu­to. De­be ser di­fí­cil re­zar y seguir sin­tién­do­se cu­ra cuan­do lo que nos in­ter­pe­lan son pa­pe­les, nú­me­ros y da­tos de compu­tado­ra. ¿No se­rá tiem­po de que en una ver­da­de­ra re­for­ma de la cu­ria se de­vuel­va al cle­ro la fun­ción que tie­ne y la cu­ria ro­ma­na se lle­ne de lai­cos y lai­cas com­pe­ten­tes y bien re­mu­ne­ra­dos que ha­gan el tra­ba­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra el que un cu­ra no se pre­pa­ró? Las ve­ces que acom­pa­ñé al en­ton­ces car­de­nal Ber­go­glio a Ro­ma te­nía la sen­sa­ción de que ha­bía obis­pos y sa­cer­do­tes que ha­cían un tra­ba­jo ab­ne­ga­do por la Igle­sia, pe­ro al la­do de otros a quie­nes só­lo les in­tere­sa­ban las pro­mo­cio­nes o los pri­vi­le­gios que acom­pa­ña­ban cier­tos car­gos. Co­mo de­cía el Papa en el mis­mo dis­cur­so na­vi­de­ño a la cu­ria: “Hay que cui­dar­se de la en­fer­me­dad de la es­qui­zo­fre­nia exis­ten­cial. Es la de quie­nes vi­ven una do­ble vi­da, fru­to de la hi­po­cre­sía tí­pi­ca del me­dio­cre y del pro­gre­si­vo va­cío es­pi­ri­tual que li­cen­cia­tu­ras o tí­tu­los aca­dé­mi­cos no pue­den lle­nar. Una en­fer­me­dad que ata­ca fre­cuen­te­men­te a los que aban­do­nan el ser­vi­cio pas­to­ral, se li­mi­tan a las co­sas bu­ro­crá­ti­cas y pier­den de es­ta ma­ne­ra el con­tac­to con la reali­dad, con las per­so­nas con­cre­tas”.

Mu­chas ve­ces se fo­men­tó en la men­ta­li­dad ecle­sial de los que per­te­ne­cían a la cu­ria ro­ma­na que lo im­por­tan­te era “hacer ca­rre­ra”. Fran­ci­so tam­bién ad­ver­tía so­bre “la en­fer­me­dad de di­vi­ni­zar a los je­fes: es la en­fer­me­dad de los que cor­te­jan a los su­pe­rio­res, esperando ob­te­ner su be­ne­vo­len­cia. Son víc­ti­mas del ca­rre­ris­mo y del opor­tu­nis­mo; hon­ran a las per­so­nas y no a Dios (cfr Mt 23- 8.12). Son per­so­nas que vi­ven el ser­vi­cio pen­san­do úni­ca­men­te en lo que pue­den ob­te­ner y no en lo que de­ben dar. Lo peor es que a la ma­yo­ría del cle­ro a quie­nes es­to no nos in­tere­sa, ter­mi­ná­ba­mos su­frien­do las de­ci­sio­nes de quie­nes es­ta­ban sen­ta­dos en un des­pa­cho en Ro­ma sin mu­cho con­tac­to con la reali­dad.

Acom­pa­ñe­mos al Papa en su de­seo de re­for­ma. Tam­bién en nues­tra dió­ce­sis, en nues­tras pa­rro­quias y mo­vi­mien­tos po­de­mos pa­de­cer es­tas mi­se­rias -Je­sús tu­vo su Ju­das-, pe­ro tam­bién po­de­mos lle­var el de­seo de Fran­cis­co de vi­vir una sa­na co­mu­nión ecle­sial, una Igle­sia que se de­san­gre por Cris­to y no por pe­que­ñe­ces hu­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.