El apor­te del Is­lam

La pro­fun­di­dad de la hue­lla mu­sul­ma­na en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca.

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na

Re­cien­tes des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos de tum­bas mu­sul­ma­nas del si­glo VII, en Es­pa­ña, prue­ban la lle­ga­da pa­cí­fi­ca de los mu­sul­ma­nes a ese te­rri­to­rio an­tes de la lla­ma­da por Eu­ro­pa “in­va­sión del 711” que lle­vó una ci­vi­li­za­ción de ocho si­glos de pre­sen­cia cul­tu­ral en­ri­que­ce­do­ra en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, como nun­ca an­tes en la his­to­ria.

Es­te pe­río­do en el que se co­no­ció en Eu­ro­pa una ri­que­za cul­tu­ral inigua­la­ble pa­ra su épo­ca, un desa­rro­llo in­dus­trial muy sig­ni­fi­ca­ti­vo y un avan­ce tec­no­ló­gi­co va­lio­so pa­ra el pro­gre­so de la hu­ma­ni­dad, tam­bién fue un mo­de­lo de res­pe­to, con­vi­ven­cia y li­ber­tad re­li­gio­sa, que bri­lló a tra­vés de to­do “Al Án­da­lus” [Es­pa­ña y Por­tu­gal] has­ta 1492, año en el que cae Gra­na­da y con ello fi­na­li­za una de las eta­pas más im­por­tan­tes y pro­di­gio­sas de la his­to­ria de ese con­ti­nen­te. No siem­pre bien re­co­no­ci­da y es­ca­sa­men­te di­fun­di­da en los ac­tua­les programas de edu­ca­ción y ma­nua­les de his­to­ria. Sí en cam­bio la his­to­ria feu­dal de un vie­jo con­ti­nen­te y sus prin­ci­pa­les fa­mi­lias por su im­por­tan­cia e in­fluen­cia.

Re­cor­de­mos que los mu­sul­ma­nes se ex­pan­den des­de la pe­nín­su­la ará­bi­ga, des­pués del na­ci­mien­to del úl­ti­mo Pro­fe­ta en­via­do por Dios a la hu­ma­ni­dad, Muhammad (El Men­sa­je­ro de Dios) [570 e.c.] cuan­do a par­tir del año 633 sus se­gui­do­res los Ja­li­fas “Ar-ras­hi­dun” [“bien guia­dos”, en ára­be] di­fun­die­ron el Is­lam a re­gio­nes has­ta el mo­men­to po­cas ve­ces vi­si­ta­das por los exploradores y des­cu­bri­do­res de la épo­ca, for­jan­do an­te los vie­jos im­pe­rios Ro­mano y Per­sa una nue­va epo­pe­ya, lle­van­do pa­cí­fi­ca­men­te el mo­do de vi­da del Is­lam, las en­se­ñan­zas del Co­rán, li­bro sa­gra­do de los mu­sul­ma­nes,

El apor­te se tra­du­jo ade­más en un desa­rro­llo in­dus­trial y tec­no­ló­gi­co pa­ra el bien de to­da la hu­ma­ni­dad

a ca­da rin­cón don­de hu­bie­ra po­si­bi­li­dad de pro­pa­lar­lo. Trans­mi­tien­do a tra­vés del co­no­ci­mien­to la sa­bi­du­ría del mo­no­teís­mo de Abraham.

Esa mis­ma mo­ti­va­ción que lle­vó a be­dui­nos pastores -has­ta ese en- ton­ces- com­pa­ñe­ros del Pro­fe­ta Muhammad, lle­gar has­ta Chi­na pa­ra lle­var las en­se­ñan­zas del Is­lam, lu­gar en el que ac­tual­men­te exis­ten mez­qui­tas en pie de más mil años de an­ti­güe­dad, y a quie­nes el em­pe­ra­dor chino les per­mi- tió pre­di­car li­bre­men­te el Is­lam, fue tam­bién la que mo­ti­vó a que otros mu­sul­ma­nes, tiem­po des­pués, lle­ga­ran a los con­fi­nes del le­jano orien­te, en re­gio­nes como Ma­la­sia e In­do­ne­sia, dan­do a co­no­cer el mo­no­teís­mo is­lá­mi­co a tra­vés del co­mer­cio, al mis­mo tiem­po que su po­bla­ción au­men­ta­ba y desa­rro­lla­ba una cul­tu­ra e in­ter­ac­ción co­mer­cial con un oc­ci­den­te cre­cien­te.

Las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes de mu­sul­ma­nes se­gui­do­res del Pro­fe­ta Muhammad que lle­ga­ron a Chi­na, In­dia, y to­do el sud­es­te asiá­ti­co, son las mis­mas que con vi­ta­li­dad lle­va­ron a otros mu­sul­ma­nes a tra­vés del oes­te de la ciu­dad sa­gra­da de La Me­ca a ex­plo­rar el Nor­te de Áfri­ca, to­do el Mar Me­di­te­rrá­neo has­ta su lle­ga­da a la pe­nín­su­la ibé­ri­ca.

Sin nin­gu­na coac­ción a los adep­tos de las de­más re­li­gio­nes y sin nin­gún in­ten­to de di­fun­dir la ara­bi­za­ción, la gen­te abra­zó el Is­lam y pro­cu­ró apren­der la len­gua ára­be por pro­pia ini­cia­ti­va; no so­la­men­te por ser el idio­ma ofi­cial del go­bierno, sino por ser el idio­ma de la ci­vi­li­za­ción de aquel en­ton­ces. El apor­te que co­no­ció oc­ci­den­te no fue so­lo a tra­vés de la ma­ra­vi­llo­sa con­tri­bu­ción a la len­gua y li­te­ra­tu­ra sino tam­bién a las ma­te­má­ti­cas, la as­tro­no­mía, la me­di­ci­na, la óp­ti­ca, la náu­ti­ca y la in­ge­nie­ría, en­tre mu­chas otras ma­te­rias.

Se­gún el psi­có­lo­go so­cial y es­cri­tor fran­cés Gus­tav Le Bon: “la to­le­ran­cia de Muhammad ha­cia cris­tia­nos y ju­díos fue tan gran­de, que no hay igual por par­te de los fun­da­do­res de otras re­li­gio­nes que apa­re­cie­ron con an­te­rio­ri­dad y en es­pe­cial el cris­tia­nis­mo y el ju­daís­mo, y sus se­gui­do­res si­guie­ron la mis­ma tra­di­ción; al­gu­nos sa­bios europeos, es­tu­dio­sos o in­ves­ti­ga­do­res, que es­tu­dia­ron con pro­fun­di­dad la his­to­ria ára­be lo ates­ti­gua­ron” [Ci­vi­li­za­ción de los Ára­bes].

AR­CHI­VO

Epo­pe­ya. Fue la de aque­llos mu­sul­ma­nes que lle­va­ron por dis­tin­tas par­tes del mundo el mo­do de vi­da del Is­lam y las en­se­ñan­zas del Co­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.