El amor del cura Bro­che­ro si­gue ins­pi­ran­do obras

Tras leer la vi­da del fu­tu­ro san­to, el pá­rro­co de la iglesia Vir­gen de Lu­ján, en Par­que Pa­tri­cios, de­ci­dió le­van­tar un jar­dín pa­ra chi­cos de las vi­llas y con­ven­ti­llos de la zo­na con eje en la con­ten­ción.

Clarin - Valores Religiosos - - Compromiso Social - Ma­ría Mon­te­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

E n me­dio de ca­lles en­ve­je­ci­das y em­pe­dra­dos ro­tos por los ca­mio­nes que tran­si­tan una zo­na en la que con­flu­yen los barrios por­te­ños de Ba­rra­cas, Par­que Pa­tri­cios y Pom­pe­ya, dos ca­sas an­ti­guas, pe­ga­di­tas a la pa­rro­quia Vir­gen de Lu­ján, uni­das en­tre sí, res­tau­ra­das y her­mo­sa­men­te pin­ta­das, dan lu­gar al Jar­dín de In­fan­tes Cura Bro­che­ro.

Las si­llas se dis­po­nen pro­li­ja­men­te al­re­de­dor de sus me­si­tas pe­ti­sas. Los jue­gos, el pa­tio, to­do es co­lo­ri­do y sen­ci­llo. En ca­da es­pa­cio se res­pi­ra el amor con el que se re­ci­be a los 120 chi­cos que hoy cu­bren to­das las va­can­tes de las sa­li­tas de 1 a 5 años, pro­ve­nien­tes de la Vi­lla 21 y 24, de los barrios Za­ba­le­ta, MTL y Fe­rro­via­rio, con­ven­ti­llos y fá­bri­cas aban­do­na­das.

La pre­sen­cia de es­cue­las de la Iglesia ca­tó­li­ca se ha­ce ca­da vez más evi­den­te en vi­llas y zo­nas vul­ne­ra­bles de Bue­nos Ai­res. La inau­gu­ra­ción del Ni­vel Ini­cial Cura Bro­che­ro es una mues­tra de lo que su­ce­de ca­da año en barrios asis­ti­dos por los “cu­ras vi­lle­ros”. Es­ta vez fue­ron dos sa­las pa­ra 4 y 5 años, que dan con­ti­nui­dad a las de 1,2 y 3, que fun­cio­na­ban en una de las ca­sas. Y que dan tran­qui­li­dad a los pa­dres que tra­ba­jan. De he­cho, hay una lar­ga lis­ta de es­pe­ra.

La ini­cia­ti­va co­men­zó con un re­ti­ro es­pi­ri­tual, en 2013, cuan­do el pa­dre Juan Isas­men­di, en­car­ga­do de la pa­rro­quia, le­yen­do un li­bro que re­co­rre la vi­da del san­to cura Bro­che­ro, (pron­to se co­no­ce­rá la fe­cha de su ca­no­ni­za­ción), sin­tió que se le “fi­ja­ba en el co­ra­zón ha­cer un Jar­dín pa­ra los chi­cos”, como él mis­mo des­cri­be. Juan, que vi­ve en la vi­lla 21, cuen­ta: “Mu­chos pa­dres ve­nían a ver­me pa­ra con­se­guir un lu­gar­ci­to y de­jar a sus hi­jos mien­tras ellos tra­ba­ja­ban”. Y allí mis­mo le pi­dió al san­to que lo guia­ra. “Dios acom­pa­ña­ba de tal for­ma, que pa­re­cía una de­ci­sión to­ma­da por El de an­te­mano”, cuen­ta. La es­cue­la es gra­tui­ta, de ges­tión so­cial. Ade­más de la Iglesia, re­ci­be ayu­da del go­bierno por­te­ño y de las fun­da­cio­nes Roem­mers y Es­sen.

Los chi­cos pro­ce­den de fa­mi­lias de ori­gen pe­ruano, bo­li­viano, pa­ra­gua­yo, bra­si­le­ño y de ar­gen­ti­nos del nor­te y no­res­te. Sus pa­dres son obre­ros, he­rre­ros, car­pin­te­ros, y las ma­dres tra­ba­jan en ta­lle­res, fá­bri­cas o ca­sas de fa­mi­lia. Juan ase­gu­ra que la gen­te hu­mil­de va­lo­ra la edu­ca­ción mu­cho más de lo que se cree y se ayu­dan en­tre ellos pa­ra no per­der las va­can­tes de sus hi­jos.

Es­to lo con­fir­ma el pa­dre Lo­ren­zo “To­to” de Ve­dia, pá­rro­co de Nues­tra Se­ño­ra de Caacupé y ad­mi­nis­tra­dor pa­rro­quial de Vir­gen de Lu­ján. “No se pue­de ser in­di­vi­dua­lis­ta en la vi­lla, todos son muy so­li­da­rios por­que es­tán in­ter­co­nec­ta­dos”, ase­gu­ra. Y des­cri­be: “Así como en­tre ve­ci­nos pue­den te­ner un problema con la luz o el agua que com­par­ten, tam­bién pue­den que­dar­se to­da la no­che cui­dán­do­se si se ne­ce­si­tan”. Es por eso que le da mu­cha im­por­tan­cia a que las es­cue­las naz­can de la reali­dad de la vi­lla, con gen­te que ten­ga con­cien­cia de lo que pa­sa allí.

Con ese cri­te­rio, el pa­dre Juan con­vo­có a Je­si­ca Sam­per­ti­ni como di­rec­to­ra, una jo­ven do­cen­te que en su ado­les­cen­cia ha­bía tra­ba­ja­do en la 21, con el pa­dre Pe­pe di Pao­la, dan­do ca­te­que­sis y apo­yo es­co­lar, y ha­bía coor­di­na­do un gru­po de chi­cas, en la de Ba­jo Flo­res.

Sam­per­ti­mi re­ve­la que siem­pre es­tu­vo in­cli­na­da a la ac­ción so­cial des­de la fe y es­ta ini­cia­ti­va se une a su vo­ca­ción do­cen­te. “El pro­yec­to me enamo­ró en el ac­to por­que me per­mi­te des­ple­gar la pa­sión por acom­pa­ñar a las fa­mi­lias des­de lo pe­da­gó­gi­co y des­de una reali­dad más ín­te­gra”. El sen­ti­do pas­to­ral de es­te idea­rio edu­ca­ti­vo es­tá ba­sa­do en la ex­pe­rien­cia de la ter­nu­ra de Dios, “por­que El fue así con no­so­tros”, di­ce el pa­dre Juan.

Y se­ña­la: “En es­te año ju­bi­lar de­di­ca­do a la mi­se­ri­cor­dia que­re­mos, a tra­vés de la es­pi­ri­tua­li­dad sen­ci­lla y po­pu­lar de Bro­che­ro, ex­pre­sar esa ter­nu­ra en el tra­to co­ti­diano con las fa­mi­lias y en un ca­mino que abra­za exis­ten­cial­men­te a ca­da chi­co”.

Va­lo­ra­ción. Es muy al­ta la con­si­de­ra­ción de los más hu­mil­des por la edu­ca­ción de sus hi­jos. El Jar­dín Cura Bro­che­ro ago­tó su cu­po.

GEN­TI­LE­ZA VI­CA­RIA DE EDUCACION

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.