Se apro­xi­ma la fies­ta más jo­vial

Se tra­ta de la fes­ti­vi­dad de Pu­rim. Es usual ves­tir­se con dis­fra­ces, más­ca­ras y som­bre­ros

Clarin - Valores Religiosos - - Judios - Da­niel Goldman Ra­bino de la Co­mu­ni­dad Bet El

A pro­pó­si­to de la no­ta de Tz­vi so­bre el te­ma del ca­len­da­rio, me atre­vo a aña­dir un pe­que­ño de­ta­lle, y es que el día 15 del mes de Adar se ce­le­bra la fes­ti­vi­dad de Pu­rim. Es­te año, en el ca­len­da­rio gre­go­riano coin­ci­de su ini­cio con la no­che del 23 de mar­zo.

Es­ta fies­ta re­sul­ta la con­me­mo­ra­ción más di­ver­ti­da del ca­len­da­rio, que re­vi­ve una suer­te de reha­bi­li­ta­ción an­te una ame­na­za de ex­ter­mi­nio con­tra los he­breos en la an­ti­gua Per­sia.

Acor­de al re­gis­tro de do­cu­men­tos an­ti­guos, el rey Ci­ro cons­tru­yó uno de los ma­yo­res im­pe­rios, que abar­ca­ba to­do el oes­te de Asia y Egip­to. La his­to­ria de Pu­rim acon­te­ce du­ran­te el rei­na­do de uno de sus des­cen­dien­tes, Asue­ro, hi­jo del fa­mo­so rey Darío (año 486 a.e.c.).

La ha­za­ña de “Pu­rim” (vo­ca­blo en idio­ma per­sa que sig­ni­fi­ca suer­te o des­tino) es­tá re­gis­tra­do en el Li­bro de Es­ter. El tex­to po­see una pro­sa di­rec­ta, con po­cas me­tá­fo­ras. Los pro­ta­go­nis­tas de es­ta leyenda son Es­ter y su tío Mar­do­queo. La tra­ma plas­ma­da en una ágil es­cri­tu­ra, cuen­ta el ac­cio­nar de una jo­ven ju­día de la an­ti­gua Per­sia, que de­vie­ne en rei­na, po­nien­do su vi­da en pe­li­gro y evi­tan­do fi­nal­men­te una ca­tás­tro­fe.

Si­mi­lar a un th­ri­ller con mu­dan­zas ines­pe­ra­das, y digno de un guión de una pe­lí­cu­la, el au­tor bí- bli­co va desa­rro­llan­do per­ma­nen­te­men­te es­ce­na­rios cam­bian­tes (el pa­la­cio, la ca­lle, la pla­za). Des­de una pers­pec­ti­va li­túr­gi­ca, a di­fe­ren­cia de otras con­me­mo­ra­cio­nes, Pu­rim re­vis­te del sím­bo­lo zig­za­guean­te del des­tino en la his­to­ria y la es­pe­ran­za per­ma­nen­te de po­der su­pe­rar las vi­ci­si­tu­des.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca es que en el li­bro de Es­ter no apa­re­ce el nom­bre de Dios. Por es­te mo­ti­vo los co­men­ta­ris­tas del Me­dioe­vo in­sis­ten en que el des­tino de un pue­blo no pue­de que­dar li­bra­do ex­clu­si­va­men­te a la pro­vi­den­cia di­vi­na, sino que de­vie­ne de una cons­truc­ción co­ti­dia­na a par­tir del cual ca­da na­ción de la tie­rra per­ci­ba el de­ber de ser pro­ta­go­nis­ta de su his­to­ria así como res­pon­sa­ble de su pro­pio rum­bo.

Va­le la pe­na re­pa­sar al­gu­nas de las cos­tum­bres más ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta fies­ta:

1) Du­ran­te el ser­vi­cio re­li­gio­so ves­per­tino y ma­tu­tino se rea­li­za la lec­tu­ra ín­te­gra del li­bro de Es­ter. La mis­ma se rea­li­za en for­ma de canto, con una me­lo­día muy ca­rac­te­rís­ti­ca y sin­gu­lar.

2) Da­do el cli­ma de jú­bi­lo de la ce­le­bra­ción, es cos­tum­bre ves­tir­se con co­lo­ri­dos dis­fra­ces, más­ca­ras y som­bre­ros que lla­men la aten­ción y pro­vo­quen ale­gría.

3) Re­sul­ta obli­ga­ción du­ran­te la jornada otor­gar pre­sen­tes y ali­men­tos a los ne­ce­si­ta­dos, ya que to­da ce­le­bra­ción que no se com­par­te con otros no es real­men­te una “fies­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.