Med­ju­gor­je: ¿si o no?

Tras cua­tro años de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el ma­yor fe­nó­meno ma­riano de las úl­ti­mas dé­ca­das, una co­mi­sión va­ti­ca­na en­vió su in­for­me a la con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, que de­be ana­li­zar­lo y ele­var sus con­clu­sio­nes al Pa­pa pa­ra que de­ci­da si la Igl

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - In­for­me Ser­gio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

Tras la fi­na­li­za­ción de los es­tu­dios so­bre las su­pues­tas apa­ri­cio­nes y men­sa­jes de la Vir­gen Ma­ría a seis jó­ve­nes del pue­blo de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na, la con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe del Vaticano de­be ele­var sus con­clu­sio­nes al Pa­pa pa­ra que fi­je la po­si­ción ofi­cial. Qué pue­de pa­sar.

Des­de que, se­gún la creen­cia po­pu­lar, el 24 de ju­nio de 1981 la Vir­gen se les apa­re­ció por pri­me­ra vez a seis ado­les­cen­tes en Med­ju­gor­je -ini­cian­do una sa­ga de apa­ri­cio­nes y men­sa­jes que lle­gan has­ta la ac­tua­li­dad-, el pue­blo ca­tó­li­co de Bos­nia- Her­ze­go­vi­na, en la Eu­ro­pa Me­ri­dio­nal, se con­vir­tió en es­ce­na­rio del fe­nó­meno ma­riano mun­dial más vi­go­ro­so de las úl­ti­mas dé­ca­das. No só­lo por­que ya acu­die­ron allí más de trein­ta mi­llo­nes de per­so­nas de los cin­co con­ti­nen­tes, sino -y so­bre to­do- por­que se pro­du­cen fer­vo­ro­sas con­ver­sio­nes. Pe­ro tam­bién el ca­so de Med­ju­gor­je sus­ci­ta una con­tro­ver­sia en la Igle­sia en­tre quie­nes de­fien­den con fuer­za su ve­ra­ci­dad y quie­nes, cuan­to me­nos, la po­nen en du­da.

Pa­ra zan­jar la po­lé­mi­ca y fi­jar una po­si­ción ofi­cial, el en­ton­ces Pa­pa Be­ne­dic­to XVI dis­pu­so en 2010 la crea­ción de una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra, en­ca­be­za­da por el car­de­nal ita­liano Ca­mi­lo Rui­ni, que en 2014 fi­na­li­zó su tra­ba­jo y pro­du­jo un in­for­me se­cre­to. El dos­sier de­be ser con­si­de­ra­do por el pleno de la con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe que, a su vez, tie­ne que ele­var sus con­clu­sio­nes al Pa­pa pa­ra que es­te, fi­nal­men­te, dic­ta­mi­ne. Pe­ro has­ta aho­ra no hay fe­cha pa­ra que los miem­bros del or­ga­nis­mo vaticano ana­li­cen la investigación y, me­nos, pa­ra el pro­nun­cia­mien­to pa­pal, lo cual acre­cien­ta la ex­pec­ta­ti­va -y mul­ti­pli­ca las es­pe­cu­la­cio­nes- acer­ca del cri­te­rio que adop­ta­rá el pon­tí­fi­ce.

La his­to­ria co­men­zó el 24 de ju­nio de 1981, cuan­do seis ado­les­cen­tes –Ivan­ka y Vic­ka e Iván Ivan­ko­vic, Mir­ja­na e Iván Dra­gi­ce­vic y Mil­ka Pa­vlo­vic- vie­ron en una co­li­na a una mu­jer muy be­lla, con un pe­que­ño ni­ño en bra­zos, que les pi­dió que se acer­ca­ran. Si bien se asus­ta­ron y no lo hi­cie­ron, pen­sa­ron que era la Vir­gen. Al día si­guien­te re­gre­sa­ron al lu­gar con la es­pe­ran­za de vol­ver a ver­la. A po­co de lle­gar, hu­bo un des­te­llo de luz y apa­re­ció de nue­vo la Vir­gen, es­ta vez sin el ni­ño. Ella vol­vió a pe­dir­les que se acer­ca­ran y en es­ta oca- sión sí lo hi­cie­ron, de la mano. De­lan­te, ca­ye­ron de ro­di­llas y em­pe­za­ron a re­zar el Pa­dre­nues­tro, el Ave­ma­ría y el Glo­ria. La Vir­gen tam­bién, ex­cep­to el Ave­ma­ría.

Des­pués de re­zar, la Vir­gen em­pe­zó a ha­blar con los chi­cos. Ivan­ka le pre­gun­tó por su ma­dre que ha­bía muer­to me­ses atrás. Mir­ja­na le pi­dió que les die­ra un signo pa­ra mos­trar­le a la gen­te que no es­ta­ban fa­bu­lan­do. Fi­nal­men­te, Ma­ría les di­jo: “¡Dios es­té con vo­so­tros, án­ge­les míos”. Ellos al­can­za­ron a pre­gun­tar­le si la ve­rían al día si­guien­te y ella asin­tió con la ca­be­za. Ese se­gun­do día no es­ta­ban Iván Ivan­ko­vic y Mil­ka Pa­vlo­vic, quie­nes no vol­ve­rían a ver a la Vir­gen, aun­que re­gre­sa­rían al lu­gar con la es­pe­ran­za de ver­la. Pe­ro en su lu­gar es­ta­ban Ma­ri­ja Pa­vlo­vic y Ja­kov Co­lo. Des­de en­ton­ces, se­gún ellos ase­gu­ran, Ma­ría se les apa­re­ce re­gu­lar­men­te a es­tos seis chi­cos.

El quin­to día el pá­rro­co del lu­gar, fray Jo­zo Zav­ko, in­te­rro­gó a los ado­les­cen­tes so­bre lo que ha­bían vis­to y oí­do. Lue­go, unas quin­ce mil per­so­nas se agru­pa­ron en la co­li­na. A la ho­ra de siem­pre, la Vir­gen se les apa­re­ció a los chi­cos y Mil­ka le pre­gun­tó qué que­ría de ellos y de los sa­cer­do­tes: “que us­te­des re­cen y crean fir­me­men­te y que ellos ten­gan una fe só­li­da y ayu­den a otros a creer con fuer­za”, le di­jo. Más tar­de vol­vió a pre­sen­tár­se­les y le pre­gun­ta­ron por qué no se apa­re­cía en la pa­rro­quia pa­ra que to­dos pu­die­ran ver­la y ella con­tes­tó: “Bie­na­ven­tu­ra­dos aque­llos que sin ha­ber vis­to han creí­do”. Al día si­guien­te, los chi­cos se so­me­tie­ron a un exa­men psí­qui­co que de­ter­mi­nó que no es­ta­ban lo­cos.

Ese día -29 de ju­nio-, en el que la mul­ti­tud fue ma­yor, ocu­rrie­ron más co­sas sor­pren­den­tes. Co­mo el ca­so de una mé­di­ca ag­nós­ti­ca que desea­ba to­car a la Vir­gen y los chi­cos guia­ron su mano has­ta el hom­bro de Ma­ría, lo que le pro­du­jo un es­tre­me­ci­mien­to: “Aquí al­go ra­ro es­tá pa­san­do”, con­clu­yó. Ade­más, un ni­ño, Da­niel Set­ka, fue mi­la­gro­sa­men­te cu­ra­do. El 30 de ju­nio dos jó­ve­nes in­vi­ta­ron a los chi­cos a dar un pa­seo en au­to pa­ra lle­var­los le­jos del lu­gar de las apa­ri­cio­nes y re­te­ner­los a la ho­ra en que se pro­du­cía. Pe­ro lle­ga­do el mo­men­to los jó­ve­nes sin­tie­ron un lla­ma­do, sa­lie­ron del co­che, se pu­sie­ron a re­zar y se les apa­re­ció Ma­ría.

Des­pués de es­to, la po­li­cía co­men­zó a po­ner tra­bas a los chi­cos y a los pe­re­gri­nos pa­ra su­bir a la co­li­na has­ta prohi­bir­lo. Pe­ro las apa­ri­cio­nes si­guie­ron. Y se ex­ten­die­ron, una vez, al pá­rro­co, que se con­vir­tió en de­fen­sor de los ado­les­cen­tes. Y ha­bi­li­tó una ca­pi­lla la­te­ral de la igle­sia pa­ra que vie­ran a la Vir­gen. Tiem­po des­pués, el obis­po les prohi­bió ese ám­bi­to. Si­guie­ron en la ca­sa pa­rro­quial. Has­ta hoy hu­bo só­lo cin­co días en que nin­guno de los seis vio a Ma­ría, que les pro­me­tió co­mu­ni­car­les diez se­cre­tos. Con el pa­so del tiem­po, tres de ellos los re­ci­bie­ron y co­men­za­ron a ver­la una vez al año, y los otros tres, só­lo nue­ve y si­guie­ron vién­do­la dia­ria­men­te. Los se­cre­tos, se afir­ma, se­rán re­ve­la­dos por un fran­cis­cano, Pe­tar Lju­bi­cic.

To­do ello fue ex­haus­ti­va­men­te in­ves­ti­ga­do por la co­mi­sión, que en­tre­vis­tó a los seis vi­den­tes y a otros tes­ti­gos, reali­zó un aná­li­sis teo­ló­gi­co de los su­pues­tos men­sa­jes y es­tu­dió los lla­ma­dos “fru­tos de Med­ju­gor­je”, o sea, los pre­sun­tos mi­la­gros y las nu­me­ro­sas con­ver­sio­nes. Al con­cluir el tra­ba­jo, el ar­zo­bis­po de Sa­ra­je­vo, Vin­ko Pul­jic, an­ti­ci­pó que “se­rá muy di­fí­cil de­cla­rar la so­bre­na­tu­ra­li­dad o la no so­bre­na­tu­ra­li­dad de las apa­ri­cio­nes por­que es­tas, se­gún los vi­den­tes, se si­guen dan­do. Por eso, la con­clu­sión iría por el la­do de que hay que se­guir in­ves­ti­gan­do, o bien de­cla­rar a Med­ju­gor­je co­mo san-

tua­rio ma­riano, pu­dién­do­se ha­cer­se pe­re­gri­na­cio­nes ofi­cia­les” y no co­mo has­ta aho­ra, pri­va­das.

A me­dia­dos del año pa­sa­do, un va­ti­ca­nis­ta, Gian­lu­ca Ba­ri­le, es­cri­bió en su blog que la con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la de la Fe se pro­nun­cia­rá con­tra la so­bre­na­tu­ra­li­dad y en fa­vor de la prohi­bi­ción de que los fie­les par­ti­ci­pen del “éx­ta­sis” de los vi­den­tes, ni re­co­no­cer- los a es­tos co­mo ta­les. Ade­más, con­tra la di­fu­sión de los men­sa­jes y la de­cla­ra­ción de san­tua­rio de la pa­rro­quia. Sin em­bar­go, el pres­ti­gio­so va­ti­ca­nis­ta An­drea Tor­nie­lli es­cri­bió en el si­tio Va­ti­can In­si­der que, se­gún sus fuen­tes, “las con­clu­sio­nes de la co­mi­sión no son tan ne­ga­ti­vas: da­rían va­lor a las pri­me­ras apa­ri­cio­nes (las que se ve­ri­fi­ca­ron en­tre ju­nio y ju­lio de 1981), se­pa­rán­do­las de las apa­ri­cio­nes pos­te­rio­res, con las que se ha­brían ve­ri­fi­ca­do cier­tos abu­sos, pe­ro re­co­no­ce­rían los fru­tos es­pi­ri­tua­les y sub­ra­ya­rían la ne­ce­si­dad de un me­jor cui­da­do pas­to­ral y es­pi­ri­tual pa­ra los vi­den­tes y pe­re­gri­nos; ade­más, su­ge­ri­rían la trans­for­ma­ción de Med­ju­gor­je en un san­tua­rio en sí mis­mo o su in­clu­sión en una nue­va dió­ce­sis”.

Al igual que Pul­jic, Tor­nie­lli cree “po­si­ble que, de­bi­do a que las apa­ri­cio­nes aún se es­ta­rían ve­ri­fi­can­do, se se­pa­ra­ría el jui­cio so­bre la so­bre­na­tu­ra­li­dad de un fe­nó­meno que no con­clu­yó del jui­cio so­bre los fru­tos es­pi­ri­tua­les que se pue­den apre­ciar en­tre los pe­re­gri­nos”. Y que son tan abun­dan­tes.

Sea co­mo fue­re, la úl­ti­ma pa­la­bra la tie­ne Fran­cis­co.

Cen­tro de pe­re­gri­na­ción. Un gru­po de en­tre los mi­llo­ne

En la ci­ma. Los fie­les se con­gre­gan en lo más al­to de la co­li­na don­de se pro­du­je­ron las pri­me­ras apa­ri­cio­nes de la Vir­gen, en 1981.

AR­CHI­VO

es de ca­tó­li­cos de to­do el mun­do que se con­gre­gan en la co­li­na del pue­blo de Med­ju­gor­je pa­ra re­zar­le a la Vir­gen. De­trás, la pa­rro­quia que pue­de ser de­cla­ra­da san­tua­rio por el Pa­pa tras los es­tu­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.