La ac­tua­li­dad del tes­ti­mo­nio de Bro­che­ro

El cu­ra cor­do­bés bus­có de­no­da­da­men­te unir los ex­tre­mos so­cia­les de su tiem­po, acer­can­do a sus ami­gos li­be­ra­les con el pue­blo y ten­dien­do un puen­te en­tre dos mo­de­los de país. Su cla­ve: la pro­mo­ción éti­ca y re­li­gio­sa.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Ma­rio Os­car Lla­nos * Sa­cer­do­te sa­le­siano

El Cu­ra Bro­che­ro es­tá des­per­tan­do gran in­te­rés a ni­vel mun­dial. Fran­cis­co se apres­ta es­te do­min­go a pro

cla­mar­lo san­to y su fa­ma, co­mo es ló­gi­co, se ex­tien­de sin ce­sar.

Na­ció en Ca­rre­ta Que­ma­da, San­ta Rosa de Río Pri­me­ro (Cór­do­ba), el 16 de mar­zo de 1840. Rién­do­se de sí mis­mo, cuen­ta que ese día era lin­do y de buen pa­re­cer, pe­ro al día si­guien­te, mien­tras lo lle­va­ban a bau­ti­zar, la ye­gua en que iban res­ba­ló y, ca­yen­do al ba­rro, que­dó mo­ro­cho y me­nos agra­cia­do.

A los 16 años sin­tió el de­seo de ha­cer­se cu­ra y en­tró al se­mi­na­rio. Mu­cha­cho de cam­po, hu­mil­de y

ge­ne­ro­so, se con­vir­tió en un mo­de­lo en la uni­ver­si­dad je­sui­ta, fo­co de cul­tu­ra y evan­ge­li­za­ción en la Doc­ta. Con­quis­tó a los de­más es­tu­dian­tes por sim­pa­tía y ser­vi­cio. Ha­bla­ba po­co y asi­mi­la­ba to­do. Fue com­pa­ñe­ro de per­so­na­jes que ten­drían ro­les de­ci­si­vos: Tris­tán Achá­val Ro­drí­guez (dos ve­ces pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la Na­ción); Mi­guel An­gel Juá­rez Cel­man (dipu­tado pro­vin­cial, gobernador de Cór­do­ba y pre­si­den­te de la Na­ción); Mi­guel M. de Je­sús Nou­gués ( gobernador de Tu­cu- mán, se­na­dor na­cio­nal y pre­si­den­te in­te­ri­no de la Na­ción). Ellos lo que­rían y ayu­da­ban, pe­ro tal vez por el chis­te de la ye­gua, lo lla­ma­ban, afec­tuo­sa­men­te, El Ne­gro.

Je­sui­tas y do­mí­ni­cos in­flu­yen en su for­ma­ción. Los pri­me­ros, que vuel­ven por se­gun­da vez a Cór­do­ba ( 1859) des­pués de su ex­pul­sión (1767), con su pre­di­ca­ción y com­pro­mi­so, le ase­gu­ra­ron un desa­rro­llo ja­más ima­gi­na­do. El jo­ven se­mi­na­ris­ta Bro­che­ro en­cuen­tra con ellos la cla­ve de su trans­for­ma­ción: los ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les de San Ignacio. Allí le en­se­ña­ron a ser “doc­tri­ne­ro”, hoy “ca­te­quis­ta”. De los do­mí­ni­cos apren­dió pre­di­ca­ción y tes­ti­mo­nio, y se hi­zo miembro de la Ter­ce­ra Or­den Do­mi­ni­ca­na. Des­pués se­gui­ría la es­te­la opues­ta a una Igle­sia so­me­ti­da al pa­tro­na­to del go­bierno, a fa­vor de una Igle­sia li­bre y evan­gé­li­ca.

En 1866 fue or­de­na­do sa­cer­do­te. Tra­ba­jó co­mo te­nien­te- cu­ra en la ca­te­dral. En 1867, ya pre­fec­to de los es­tu­dios del se­mi­na­rio, cui­dó con es­me­ro a los afec­ta­dos por una epi­de­mia de có­le­ra, y se re­ci­bió de maes­tro de Fi­lo­so­fía en no­viem­bre de 1869. Seis días des­pués, el obis­po Ramírez de Are­llano lo nom­bra pá­rro­co de San Al­ber­to, con se­de en San Pe­dro (Cór­do­ba.).

Era un te­rri­to­rio ex­ten­so, ac­ci­den­ta­do e in­co­mu­ni­ca­do. En esas so­le­da­des apren­dían a con­vi­vir

crio­llos y mes­ti­zos que, en pug­na por los lí­mi­tes pro­vin­cia­les co­mo ejér­ci­tos de los cau­di­llos, de­ve­nían en tro­pas de gau­chos erran­tes con di­fi­cul­ta­des ju­di­cia­les y eco­nó­mi­cas. Más de 200 km2, tie­rra di­fí­cil, la zo­na te­nía in­fi­ni­tas ne­ce­si­da­des es­truc­tu­ra­les, cul­tu­ra­les y es­pi­ri

tua­les. En el de­par­ta­men­to de San Al­ber­to, co­ra­zón se­rrano cor­do­bés, en 32 años de ac­ción, Bro­che­ro se con­ver­ti­rá en uno de los más im­por­tan­tes ci­vi­li­za­do­res y evan­ge­li­za­do­res de Amé­ri­ca.

Co­no­ci­do co­mo el “Cu­ra Gau­cho”, su iden­ti­dad sa­cer­do­tal se une a lo más po­si­ti­vo del gau­cho: bon­dad, ref le­xión y aguan­te, ser­vi­cio y res­pues­tas con­cre­tas, re­la­ción cer­ca­na y dis­po­ni­bi­li­dad, sinónimos de la me­jor cul­tu­ra se­rra­na. Bro­che­ro de­cía que “po­día atra­ve­sar su te­rri­to­rio con los ojos ven­da­dos”. Na­die co­no­cía esos sen­de­ros de sol y piedra co­mo él, por­que desea­ba fun­dir pas­to­ral y bien

co­mún. Por ello es un ícono, que re­fie­re el em­pe­ño ti­tá­ni­co por el me­jo­ra­mien­to so­cial. Son in­nu­me­ra­bles sus obras pú­bli­cas con y pa­ra la gen­te, co­la­bo­ran­do y sus­ti­tu­yen­do al go­bierno, en­tre ellas:

– Ca­mi­nos mu­la­res y ca­rre­te­ros: más de 200 km cons­trui­dos y re­pa­ra­dos con su gen­te.

–El fe­rro­ca­rril, ley 4267 (1903), lí­nea Vi­lla Do­lo­res-So­to; no se con­cre­tó por ma­nio­bras po­lí­ti­cas.

–La de­li­mi­ta­ción de las tie­rras, dan­do sen­ti­do de per­te­nen­cia y uni­dad.

–Los pri­me­ros ca­na­les y acue­duc­tos pa­ra dis­tri­buir el agua.

–La Ca­sa de Ejer­ci­cios, cla­ve pa­ra la trans­for­ma­ción so­cial.

–La Es­cue­la de Ni­ñas, rea­li­za­da con su gen­te y di­ri­gi­da ge­ne­ro­sa­men­te por las Her­ma­nas Es­cla­vas del Co­ra­zón de Je­sús.

–El co­rreo a ca­ba­llo, el te­lé­gra­fo, el ban­co, el cria­de­ro de pe­ces, la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos.

–El ser­vi­cio pe­rio­dís­ti­co pa­ra la in­for­ma­ción y la pro­mo­ción.

–La de­fen­sa de la dig­ni­dad hu­ma­na (pre­sos y mar­gi­na­dos).

¿Có­mo pu­do ha­cer Bro­che­ro es­tas obras? El ex­pli­có así su se­cre­to en un con­gre­so ca­te­quís­ti­co:

“Sen­ci­lla­men­te: en­se­ñan­do y dan­do ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les, lo uno a los ni­ños y lo otro a los pa- dres de los ni­ños. Pue­den ha­cer la prue­ba. [ ...] Yo creo, sal­vo la opi­nión de us­te­des –aun­que la ex­pe­rien­cia me acon­se­ja dar más fe a la mía– que eso es lo que con­vie­ne ha­cer en to­das par­tes ... ‘ubi­que te­rra­rum: en­se­ñar la doc­tri­na y dar ejer­ci­cios a to­do el mun­do’”.

Ca­te­que­sis y ejer­ci­cios tie­nen pa­ra él una enor­me tras­cen­den­cia pe­da­gó­gi­ca y so­cial. La edu­ca­ción de la fe, con un len­gua­je gau­cho y po­pu­lar, se in­ser­ta y es ca­paz de “crear” cul­tu­ra y re­ge­ne­rar el or­den so­cial. A ese se­cre­to hay que su­mar su cons­tan­te ac­ti­tud de ab­ne­ga­ción que lo lle­vó a con­ta­giar­se de le­pra de un en­fer­mo que no qui­so de­jar de vi­si­tar y aten­der. Y que mu­rió en El Trán­si­to (Cu­ra Bro­che­ro) el 26 de enero de 1914.

Mu­chos mi­la­gros so­cia­les en vi­da y per­so­na­les des­pués de muer­to hi­zo Bro­che­ro, pe­ro, en­tre to­dos

A lo­mo de mu­la. Así re­co­rría las sie­rras cor­do­be­sas el Cu­ra Bro­che­ro pa­ra lle­var su men­sa­je re­li­gio­so, as sis­tir a los lu­ga­re­ños y pro­mo­ver el desa­rro­llo de una zo­na por en­ton­ces pos­ter­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.