Ca­mi­la, la ni­ña que lle­vó a Bro­che­ro a lo más al­to

En 2013, a los 8 años, la pe­que­ña san­jua­ni­na lle­gó al hos­pi­tal al bor­de de la muer­te tras re­ci­bir una gol­pi­za de su pa­dras­tro y su ma­dre. Va­rios pa­rien­tes lo in­vo­ca­ron y tu­vo una cu­ra­ción mi­la­gro­sa.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Ma­ría Mon­te­ro Es­pe­cial pa­ra Clarín

El 30 de oc­tu­bre de 2013, la pe­que­ña Ca­mi­la Bru­sot­ti, de 8 años, vi­vía su mo­men­to más do­lo­ro­so aun­que, mis­te­rio­sa­men­te, tam­bién se con­ver­ti­ría en el más tras­cen­den­te pa­ra su vi­da y la de mu­chos ar­gen­ti­nos. Su ca­so fue la cau­sa de que en los pró­xi­mos días el Cu­ra Bro­che­ro sea pro­cla­ma­do san­to.

Esa tar­de, la ni­ña lle­gó ca­si muer­ta al hos­pi­tal en bra­zos de su ma­má, quien ase­gu­ra­ba que se ha­bía caí­do de un ca­ba­llo. Te­nía he­ma­to­mas en to­do el cuer­po y le fal­ta­ba el pa­rie­tal de­re­cho. No ha­bla­ba, no se mo­vía, só­lo res­pi­ra­ba. Lue­go se su­po que fue una tre­men­da gol­pi­za del pa­dras­tro y de la ma­dre la que cau­só su es­ta­do crí­ti­co. En San Juan, de don­de es oriun­da Ca­mi­la, co­men­za­ron las ca­de­nas de ora­ción. “No­so­tros no lo co­no­cía­mos, pe­ro Bro­che­ro vino a nues­tro en­cuen­tro en una se­ma­na crí­ti­ca –re­cuer­da Ma­ri­na, su abue­la ma­ter­na–: nos ha­bían da­do muy po­cas es­pe­ran­zas de vi­da pa­ra mi nie­ta, el pro­nós­ti­co era de muer­te o que que­da­ra en un es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo”. Una ami­ga es­cu­chó que lo ha­bían bea­ti­fi­ca­do por un ca­so pa­re­ci­do y les acer­có un li­bro so­bre su vi­da, una ima­gen y una no­ve­na pa­ra re­zar­le. Se em­pe­za­ba a ges­tar lo que la Igle­sia apro­bó co­mo el se­gun­do mi­la­gro de Bro­che­ro.

Los abue­los, la nue­ra y la hi­ja me­nor de Ma­ri­na se afe­rra­ron al cu­ra gau­cho. Lle­va­ban una es­tam­pi­ta cuan­do al tiem­po, y “por ra­zo­nes des­co­no­ci­das” –así anun­cia­ron los mé­di­cos–, la pe­que­ña se sal­vó. Tras dos me­ses de in­ter­na­ción vol­vió a ca­mi­nar, aun­que te­nía pér­di­da de me­mo­ria a lar­go pla­zo y to­da­vía le fal­ta­ba una ci­ru­gía re­pa­ra­do­ra pa­ra que le co­lo­ca­ran una placa reab­sor­bi­ble en la ca­be­za.

Con­tra to­do pro­nós­ti­co, hoy Ca­mi­la tie­ne una vi­da nor­mal, vi­ve con su pa­pá bio­ló­gi­co, va a la es­cue­la y el pró­xi­mo vier­nes via­ja­rá a

Ro­ma pa­ra par­ti­ci­par de la ca­no­ni­za­ción de quien, afir­ma, hi­zo un mi­la­gro por ella.

Ma­ri­na ase­gu­ra que hay mu­chos sig­nos del acom­pa­ña­mien­to de Bro­che­ro en la vi­da de su nie­ta. Por ejem­plo, cuan­do el 16 de mar­zo de­ci­die­ron en­viar un co­rreo con­tan­do el ca­so a la di­rec­ción de mail que fi­gu­ra­ba en la es­tam­pi­ta, pen­san­do que qui­zás al­gu­na vez le res­pon­de­rían, no sa­bían que ese día era el cum­plea­ños del bea­to. Pa­ra su sor­pre­sa, la res­pues­ta lle­gó al día si­guien­te. Otro mo­men­to fue cuan­do la pe­que­ña tu­vo que re­gre­sar a la es­cue­la. “No to­dos es­ta­ban dis­pues­tos a re­ci­bir­la - cuen­ta Ma­ri­na-. No le ha­bían he­cho la ci­ru­gía, ne­ce­si­ta­ba una do­cen­te de apo­yo por su po­ca mo­vi­li­dad y la pér­di­da de me­mo­ria. La úni­ca es­cue­la que la acep­tó fue Trán­si­to de Nues­tra Se­ño­ra y tam­bién vi­mos coin­ci­den­cia por­que a la Vi­lla Cu­ra Bro­che­ro se la co­no­ce co­mo Vi­lla del Trán­si­to y la con­gre­ga­ción se ocu­pa de mi­sio­nar, co­mo él”.

Sus abue­los con­fían en que Ca­mi­la re­vier­ta las po­cas se­cue­las que le que­dan (ren­guea de la pier­na iz­quier­da y tie­ne es­ca­sa mo­vi­li­dad en un bra­zo) y difunden la ima­gen del Cu­ra, ha­cién­do­la pe­re­gri­nar por las ca­sas.

Ayer, Ma­ri­na y su es­po­so Raúl via­ja­ron a Ro­ma, gra­cias a que el obis­pa­do de Cruz del Eje les re­ga­ló los pa­sa­jes pa­ra acom­pa­ñar a Ca­mi­la en la ce­re­mo­nia de ca­no­ni­za­ción. An­tes de par­tir, la abue­la re­ve­ló: “Ya me la­te el co­ra­zón pen­san­do en la emo­ción de ese mo­men­to”.

GENTILEZA DIA­RIO DE CU­YO

Gra­cias a la vi­da. Ca­mi­la su­frió he­ma­to­mas en to­do el cuer­po y le fal­ta­ba el pa­rie­tal de­re­cho cuan­do re­ci­bió asis­ten­cia mé­di­ca. Con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, sa­lió ade­lan­te y hoy lle­va una vi­da nor­mal. Es­te do­min­go es­ta­rá en Ro­ma en la ca­no­ni­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.