Los ar­gen­ti­nos y Fran­cis­co

La his­to­ria del víncu­lo de sus com­pa­trio­tas con el pon­tí­fi­ce es cam­bian­te: des­de el enor­me fer­vor ini­cial a las nu­me­ro­sas crí­ti­cas por el mo­do de vin­cu­lar­se con su país. En el fon­do, nos cues­ta ver­lo en su di­men­sión mun­dial.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Pres­bí­te­ro Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te del Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res

L a ma­yo­ría de los jó­ve­nes que par­ti­ci­pan de la Pas­to­ral Uni­ver­si­ta­ria son del in­te­rior del país. Ve­nir a es­tu­diar a Bue­nos Ai­res es una eta­pa

de sus vidas. Al prin­ci­pio ex­tra­ñan a sus fa­mi­lias, a los ami­gos que de­ja­ron y las cos­tum­bres tran­qui­las de su pue­blo. Bue­nos Ai­res les re­sul­ta hos­til, gran­de y anónima. Des­pués de un tiem­po se adap­tan, le to­man el gus­to a vi­vir so­los, a co­mer lo que quie­ren y cuan­do quie­ren, a no te­ner quien los per­si­ga pa­ra que la­ven los pla­tos y or­de­nen la ro­pa ... Con­si­guen nue­vos ami­gos, su ho­ri­zon­te se am­plía con el es­tu­dio y otras ma­ne­ras de vi­vir, y des­cu­bren que el mun­do del pue­blo era un tan­to li­mi­ta­do.

Cuan­do vuel­ven a ca­sa em­pie­zan a per­ci­bir una cier­ta in­co­mo­di­dad: dis­cu­ten por­que aho­ra pien­san di­fe­ren­te, no quie­ren sen­tir­se los “ne­nes de ma­má” y, al fi­nal, mu­chos no ven la ho­ra de vol­ver. Los que se que­da­ron en el pue­blo los si­guen mi­ran­do co­mo lo que fue­ron: hi­jos de fa­mi­lias del pue­blo y ve­ci­nos. Pe­ro lo cier­to es que la reali­dad los hi­zo cam­biar.

Si bien to­das las com­pa­ra­cio­nes tie­nen sus li­mi­ta­cio­nes el cua­dro pre­ce­den­te me pa­re­ce com­pa­ra­ble a la si­tua­ción de Jor­ge Ber­go­glio, hoy Pa­pa Fran­cis­co, y el pue­blo ar­gen­tino. A los 77 años es­te ar­gen­tino y por­te­ño se sen­tía muy de acá. Va­rias ve­ces en sus años co­mo obis­po me con­tó que tu­vo dis­tin­tos ofre­ci­mien­tos pa­ra ocu­par pues­tos im­por­tan­tes en la San­ta Se­de e in­va­ria­ble­men­te me de­cía: “Si me ten­go que ir allá me mue­ro”.

Co­mo Dios tie­ne sus ca­mi­nos, lo hi­zo que­dar de pre­po en el úl­ti­mo via­je. To­dos llo­ra­mos ese día. “El Pa­pa es uno de acá ...” “Yo lo co­no­cí ...” “Yo lo vi….” “Me lo cru­ce en el sub­te …” To­do el mun­do de­sem­pol­vó fo­tos y re­cuer­dos con aquel Jor­ge a quien po­ca gen­te bus- caba en la Ca­te­dral. Des­pués em­pe­za­ron las “pe­re­gri­na­cio­nes” a Ro­ma. Los que lo de­tes­ta­ban aho­ra lo ama­ban con fer­vor. To­dos en­lo­que­cie­ron con lla­ma­dos y mails pi­dien­do es­tar cer­ca de él en Ro­ma pa­ra te­ner una fo­to. Aho­ra son mu­chos los que no lo quie­ren na­da y ha­blan pes­tes de su per­so­na.

Cla­ro que tres años de pa­pa­do lo cam­bia­ron. Ya no lla­ma por te­lé­fono a la se­ño­ra que le es­cri­bió una car­ta; lle­ga­ron tan­tas que se dio cuen­ta de que era im­po­si­ble res­pon­der per­so­nal­men­te. Tam­bién su­pri­mió el lugar en la pla­za de San Pe­dro don­de sa­lu­da­ba a los ar­gen­ti­nos, que ter­mi­nó sien­do un si­tio don­de nues­tros com­pa­trio­tas se aplas­ta­ban co­mo a la sa­li­da de la can­cha pa­ra te­ner la fo­to con él. Se tor­nó in­ma­ne­ja­ble. Me cons­ta que quie­re ve­nir a la

Ar­gen­ti­na. En sep­tiem­bre es­tu­ve ha­blán­do­lo con él en Ro­ma. No en­cuen­tra lugar en su agen­da pa­ra

ve­nir el año pró­xi­mo ni le pa­re­ce ade­cua­do ha­cer­lo por­que es un año elec­to­ral. No quie­re que se lo cul­pe de par­cia­li­dad o ser usa­do por los po­lí­ti­cos de un la­do o del otro. Ade­más, a fi­nes de 2017, tam­bién ha­brá un pro­ce­so elec­to­ral en Chi­le, país que in­clui­rá su gi­ra.

Ca­da año ten­go la oca­sión de una lar­ga char­la con Fran­cis­co. Apro­ve­cho pa­ra es­cu­char­lo y veo cuán

to cre­ció co­mo hom­bre de Dios. Y co­mo es­ta­dis­ta com­pro­me­ti­do con la cau­sa de la paz en el mun­do. Cu­rio­sa­men­te, me ha­bla po­co de la Ar­gen­ti­na. Cuan­do ven­ga se­re­mos ca­pa­ces de per­ci­bir el cam­bio. El aho­ra es pa­ra el mun­do en­te­ro. Pe­ro sus com­pa­trio­tas no lo ve­mos así: lo til­da­mos de pe­ro­nis­ta, es­ta­mos pen­dien­tes de sus fo­tos con ar­gen­ti­nos, etc., etc., etc. En fin, no lo ve­mos en su real

di­men­sión. Se­gui­mos mi­ran­do con el pris­ma mio­pe y pe­que­ño de los que se que­da­ron en el pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.