Al res­ca­te del Día del Se­ñor

Con el apo­yo del Pa­pa, CAME rea­li­za una cam­pa­ña a fa­vor del cie­rre do­mi­ni­cal de los co­mer­cios en el país.

Clarin - Valores Religiosos - - En Pro De lA Familia Y La Fe -

Lle­ga el do­min­go y lo que es des­can­so pa­ra mu­chos es día de tra­ba­jo pa­ra bue­na par­te de los co­mer­cios. Des­de sus ini­cios, to­das las re­li­gio­nes es­ta­ble­cen un día de­di­ca­do a la ora­ción y a la vi­da fa­mi­liar. La Bi­blia di­ce que tras la crea­ción del Cie­lo, la tie­rra y to­dos los se­res, Dios con­sa­gró el sép­ti­mo día. Así, pa­ra los cris­tia­nos, el do­min­go es día de ado­ra­ción y de des­can­so. El pa­pa Fran­cis­co, des­de su épo­ca de ar­zo­bis­po por­te­ño, de­fien­de es­te des­can­so. Por eso, pri­me­ro en Bue­nos Aires y aho­ra des­de el Vaticano, vie­ne apo­yan­do una cam­pa­ña en su país a fa­vor del cie­rre do­mi­ni­cal.

La cam­pa­ña –que ex­clu­ye los ser­vi­cios esen­cia­les y los res­tau­ran­tes– es lle­va­da ade­lan­te por la Con­fe­de­ra­ción de la Me­dia­na Empresa (CAME), or­ga­ni­za­ción que, más allá de las ra­zo­nes re­li­gio­sas, ape­la a “la hu­ma­ni­za­ción del tra­ba­jo”. Pe­ro tam­bién al prin­ci­pio de “igual­dad de opor­tu­ni­da­des” en­tre los co­mer­cios pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des. Por­que los más mo­des­tos de­ben ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra abrir el do­min­go –por ca­so, no pue­den ro­tar per­so­nal ni di­luir los ma­yo­res cos­tos– y, si se man­tie­nen ce­rra­dos, su re­cau­da­ción del mes ob­via­men­te dis­mi­nu­ye.

La CAME pro­mue­ve es­ta ac­ción jun­to con el Ar­zo­bis­pa­do por­te­ño y el Sin­di­ca­to de Em­plea­dos de Co­mer­cio, de ma­ne­ra que los tra­ba­ja­do­res y los em­pre­sa­rios de py­mes pue­dan de­di­car ese día al reen­cuen­tro con sus fa­mi­lias, pa­ra el diá­lo­go y el des­can­so.

A los po­cos me­ses de la asun­ción de Jorge Ber­go­glio co­mo Pa­pa, la CAME le trans­mi­tió que se­guía ade­lan­te con la cam­pa­ña del cie­rre do­mi­ni­cal. En­ton­ces, Fran­cis­co –a tra­vés de una car­ta de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do del Vaticano– le dio su apo

yo. Y es­te año, en un via­je al sur de Ita­lia, el Pon­tí­fi­ce tra­jo a co­la­ción el te­ma: “El do­min­go li­bre de tra­ba­jo, ex­cep­tuan­do los ser­vi­cios ne­ce­sa­rios, afir­ma que la prio­ri­dad no es lo eco­nó­mi­co sino lo hu­mano”. Y re­don­deó: “Tal vez ha lle­ga­do el mo­men­to de pre­gun­tar­nos si tra­ba­jar los do­min­gos es una ver­da­de­ra libertad”.

El Ca­te­cis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca di­ce que “los cris­tia­nos de­ben san­ti­fi­car tam­bién el do­min­go de­di­can­do a su fa­mi­lia el tiem­po y los cui­da­dos di­fí­ci­les de pres­tar los otros días de la se­ma­na. El do­min­go es un tiem­po de re­fle­xión, de si­len­cio, de cultura y de me­di­ta­ción, que fa­vo­re­cen el cre­ci­mien­to de la vi­da in­te­rior y cris­ti­na”. Y aña­de más ade­lan­te que “a pe­sar de las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas, los po­de­res pú­bli­cos de­ben ase­gu­rar a los ciu­da­da­nos un tiem­po des­ti­na­do al des­can­so y al cul­to di­vino. Los pa­tro­nes tie­nen una obli­ga­ción análo­ga con los em­plea­dos”.

La ley que pro­mue­ve la CAME, que avan­za a fa­vor de los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, fue san­cio­na­da en La Pam­pa y lo­gró acuer­dos en­tre in­ten­den­cias y cá­ma­ras en 16 lo­ca­li­da­des de sie­te pro­vin­cias. En Bue- nos Aires, Azul y Tres Arro­yos; en Cór­do­ba, Arro­yi­to, La­bou­la­ye, Mi­ra­mar y Vi­lla del Ro­sa­rio; en En­tre Ríos, Con­cep­ción del Uru­guay; en San Juan, Cau­ce­te; en San­ta Fe, Ave­lla­ne­da, Ce­res, San Car­los, San Jus­to y Sun­cha­les; y en Sal­ta, San Jo­sé de Me­tán.

Re­cien­te­men­te, la le­gis­la­tu­ra de Catriel apro­bó por una­ni­mi­dad el pro­yec­to, con­vir­tien­do a la ciu­dad rio­ne­gri­na en la pri­me­ra de la Pa­ta­go­nia en es­ta­ble­cer es­ta me­di­da.

La me­sa es­tá ser­vi­da. El do­min­go, un día pa­ra el re­po­so y el diá­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.