Un con­cier­to por la paz en el mun­do

En el Tea­tro Co­lón, a sa­la lle­na, se pre­sen­tó la Or­ques­ta Ju­ve­nil Ára­be Ju­día y se evo­có el abra­zo del Pa­pa Fran­cis­co con un ra­bino y un mu­sul­mán jun­to al Mu­ro de los La­men­tos.

Clarin - Valores Religiosos - - FRONT PAGE -

En el Tea­tro Co­lón. Con­vo­ca­do por la Fun­da­ción Ban­co Ciu­dad y Va­lo­res Re­li­gio­sos, se pre­sen­tó la Or­ques­ta Ju­ve­nil Ára­be Ju­día y se evo­có el abra­zo de Fran­cis­co con un ju­dío y un mu­sul­mán jun­to al Mu­ro de los La­men­tos.

En mo­men­tos en que va­rios paí­ses es­tán sa­cu­di­dos por la vio­len­cia pro­duc­to de cruen­tos aten­ta­dos pro­ta­go­ni­za­dos por fa­ná­ti­cos que per­vier­ten lo re­li­gio­so y a la vez afron­tan desafíos a la in­te­gra­ción con la lle­ga­da de olea­das de re­fu­gia­dos por los con­flic­tos en Me­dio Orien­te y Áfri­ca, el Tea­tro Co­lón de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res fue el ma­jes­tuo­so es­ce­na­rio de un nue­vo y emo­ti­vo hi­to in­ter­re­li­gio­so e in­ter­cul­tu­ral de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res que con­fir­mó una vez más que la Ar­gen­ti­na es, en es­te as­pec­to, un ejem­plo pa­ra el mun­do. Con­vo­ca­do por la Fun­da­ción Ban

co Ciu­dad y Va­lo­res Re­li­gio­sos, ba­jo el le­ma Abra­ce­mos un Mun­do Me­jor y pre­sen­cia­do por 1.500 per­so­nas que col­ma­ron la sa­la, se reali­zó un sin­gu­lar con­cier­to que qui­so tes­ti­mo­niar que la con­vi­ven­cia en la di­ver­si­dad es po­si­ble y que la va­rie­dad de cre­dos y cul­tu­ras, le­jos de ser un obs­tácu­lo, en­ri­que­ce a las so­cie­da­des. Y re­afir­mar el com­pro­mi­so, des­de ca­da iden­ti­dad re­li­gio­sa, en la cons­truc­ción de una hu­ma­ni­dad me­jor, tan ne­ce­sa­rio en es­tos mo­men­tos. La ve­la­da se ini­ció con la Or­ques

ta Ju­ve­nil Ára­be Ju­día -ve­ni­da es­pe­cial­men­te de Is­rael-, in­te­gra­da por ju­díos, mu­sul­ma­nes, cris­tia­nos y dru­sos de en­tre 16 y 28 años. Fun­da­da en 2002 por Ju­ven­tu­des Mu­si­ca­les de Is­rael y con el aus­pi­cio de la Uni­ver­si­dad de Hai­fa, ca­da pre­sen­ta­ción quie­re ser un pun­to de en­cuen­tro. Ba­jo la di­rec­ción del maes­tro Tais­ser Elías, in­ter­pre­tan re­co­no­ci­das obras no só­lo de re­co­no­ci­dos au­to­res de Me­dio Orien­te, sino tra­di­cio­na­les del re­per­to­rio in­ter­na­cio­nal, eje­cu­ta­das con ins­tru­men­tos au­tóc­to­nos co­mo el ney, el oud y el qa­num y otros co­mo el vio­lín en su ver­sión tan­to oc­ci­den­tal co­mo orien­tal.

A su tér­mino, se evo­có el his­tó­ri­co abra­zo del Pa­pa Fran­cis­co con el ra­bino Abraham Skor­ka y el di­ri­gen­te mu­sul­mán Omar Ab­boud fren­te al Mu­ro de los La­men­tos, ocu­rri­do ha­ce tres años, en el mar­co de la vi­si­ta del pon­tí­fi­ce a Tie­rra San­ta. Pre­sen­ta­dos por el edi­tor pe­rio­dís­ti­co de Va­lo­res Re­li­gio­sos, Ser­gio Ru­bín, los pro­pios Skor­ka y Ab­boud -ami­gos por­te­ños del pon­tí­fi­ce de los tiem­pos en que era ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res- lo re­cor­da­ron des­de el es­ce­na­rio.

El ra­bino di­jo que “el ges­to se re­cor­dó un sal­mo del rey Da­vid que le di­ce a Dios: ‘Con to­dos mis hue­sos he de ala­bar­te’ . En el abra­zo que nos di­mos en­ten­dí qué sig­ni­fi­ca ala­bar con el cuer­po, con los hue­sos. Ha­ber­nos abra­za­do fren­te al Mu­ro, que res­guar­da­ba al pue­blo de Is­rael y que es­con­de tan­tas his­to­rias sa­gra­das (Moi­sés, Je­sús, Maho­ma) -com­ple­tó-, sir­vió pa­ra de­cir: Que se ter­mi­nen los mi­les de años de des­en­cuen­tro en­tre cris­tia­nos, mu­sul­ma­nes y ju­díos. Que tra­ba­je­mos por al­can­zar la paz, la for­ma más ge­nui­na de amar a Dios”. Y que es­pe­ra que el ges­to que­de co­mo “un cla­mor por un mun­do me­jor”.

Por su par­te, Ab­boud re­cor­dó que Je­ru­sa­lén sig­ni­fi­ca “ciu­dad de paz” y que el mu­ro, el se­pul­cro y la mez­qui­ta que es­tán en ella tie­nen su va­lor sa­gra­do se­gún la creen­cia de ca­da uno. Pe­ro se­ña­ló que el desafío, más allá de los si­tios sa­gra­dos, “es ver al otro co­mo un ver­da­re­ro her­mano”. En ese sen­ti­do, afir­mó que en aquel abra­zo fue pro­ta­go­nis­ta, pe­ro que tam­bién con ese ges­to tes­ti­mo­nió una ac­ti­tud “que los ar­gen­ti­nos apren­di­mos ha­ce mu­cho: el en­cuen­tro en­tre las di­ver­sas re­li­gio­nes”. Al tiem­po que au­gu­ró que “ese abra­zo se mul­ti­pli­que y que, así co­mo en el Mes de Ra­ma­dán con­me­mo­ra­mos que se abren las puer­tas del Cie­lo, se abran pa­ra to­dos las puer­tas del co­ra­zón y po­da­mos cons­truir un mun­do bien di­fe­ren­te”.

Fi­nal­men­te, el pa­dre Gui­ller­mo Mar­có –ase­sor ge­ne­ral de Va­lo­res Re­li­gio­sos y co-pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Diá­lo­go (IDI) jun­to a Ab­boud y el ra­bino Da­niel Gold­man, tam­bién pre­sen­te- re­cor­dó que en Bue­nos Ai­res “se ges­tó el com­pro­mi­so por la cultura del en­cuen­tro que pro­mue­ve Fran­cis­co. Aun­que –ad­mi­tió- ni so­ñá­ba­mos que iba a te­ner es­ta pro­yec­ción mun­dial”. Y pi­dió a los pre­sen­tes que “se com­pro­me­tan con el men­sa­je del abra­zo res­pe­tan­do al que pien­sa dis­tin­to pa­ra que lo de hoy no sea so­lo un es­pec­tácu­lo”.

La evo­ca­ción se ce­rró con un abra­zo de los tres, ce­le­bra­do con un es­truen­do­so aplau­so del pú­bli­co. En­tre ellos, el Nun­cio Apos­tó­li­co, mon­se­ñor Emil Ts­che­rrig; los mi­nis­tros de Edu­ca­ción, Es­te­ban Bull­rich, y de Me­dio Am­bien­te, Ser­gio Berg­man; el se­cre­ta­rio de Cul­to, San­tia­go De Es­tra­da, y el sub­se­cre­ta­rio, Al­fre­do Abria­ni; el se­cre­ta­rio de Ges­tión Edu­ca­ti­va, Max Gul­ma­ne­lli; el mi­nis­tro de Cultura de la Ciu­dad, An­gel Mah­ler, y el di­rec­tor ge­ne­ral de Cul­tos por­te­ño, Fe­de­ri­co Pu­glie­se.

Tam­bién se con­ta­ban el pre­si­den­te de la Ac­ción Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na, Ra­fael Cor­so; el en­car­ga­do de las Re­la­cio­nes In­te­rre­li­gio­sas de la DAIA, Al­ber­to Zi­mer­man, el se­cre­ta­rio de Cultura del Cen­tro Is­lá­mi­co, Ri­car­do Elía; Mar­ta de Hot­ton, en re­pre­sen­ta­ción de la Alian­za Cris­tia­na de Igle­sias Evan­gé­li­cas; Juan Na­va­rro Flo­ria, del Con­se­jo Ar­gen­tino pa­ra la Li­ber­tad Re­li­gio­sa (CALIR), San­tia­go Fra­ga, di­rec­tor de la Vi­ca­ria de la Edu­ca­ción del ar­zo­bis­pa­do por­te­ño y miem­bros de la Fun­da­ción Al­ba.

Au­to­ri­da­des y re­fe­ren­tes de los prin­ci­pa­les cul­tos die­ron el pre­sen­te.

Además es­ta­ban el pre­si­den­te de AN­DAR, Luis Ce­jas; el ti­tu­lar de la Fe­de­ra­ción de Co­mer­cio de la Ciu­dad, Os­val­do Cor­ni­de; la di­rec­to­ra del Par­que Tie­rra San­ta, Betty Fe­rro; el ge­ren­te de RR.II del Ban­co Hi­po­te­ca­rio, Ja­vier Va­ra­ni; el pre­si­den­te del Club Gen­te de Pren­sa, Jor­ge Roui­llón; el se­cre­ta­rio de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo, Jo­sé Ig­na­cio Ló­pez, y el pre­si­den­te y el te­so­re­ro de la Aso­cia­ción Ci­vil Tra­ba­jar pa­ra la Ca­ri­dad –pro­mo­to­ra de Va­lo­res Re­li­gio­sos-, Luis Cre­go y Ser­gio Díaz.

La se­gun­da par­te co­men­zó con la ac­tua­ción del jo­ven can­tan­te no vi­den­te Nahuel Pen­ni­si, pre­mio Gar­del 2016 al Me­jor Ál­bum Nue­vo Ar­tís­ta, acom­pa­ña­do por un des­ta­ca­do sex­te­to, que con­mo­vió al pú­bli­co con sus no­ta­bles in­ter­pre­ta­cio­nes de clá­si­cos del can­cio­ne­ro na­cio­nal.

Por úl­ti­mo, Pen­ni­si, los mú­si­cos, el Co­ro del Ban­co Ciu­dad y los co­ros ju­ve­ni­les del mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la Ciu­dad, ba­jo la di­rec­ción ge­ne­ral del maes­tro Her­nán Sán­chez Ar­tea­ga, in­ter­pre­ta­ron par­tes de la Mi­sa Crio­lla. Con 150 mú­si­cos y can­tan­tes en es­ce­na, la in­ter­pre­ta­ción de la obra cum­bre de Ariel Ra­mí­rez fue un gran bro­che de oro.

En un men­sa­je leí­do pa­ra la oca­sión, el pre­si­den­te del Ban­co Ciu­dad, Ja­vier Or­tiz Ba­ta­lla, con­si­de­ra al es­pec­tácu­lo “un even­to cul­tu­ral y re­li- gio­so úni­co” que ex­pre­sa la “fir­me con­vic­ción de que la di­ver­si­dad for­ta­le­ce las re­la­cio­nes hu­ma­nas, tal co­moen­car­na­ron los so­cios fun­da­do­res de la fun­da­ción del ban­co, de la mano de don Jo­sé Her­nán­dez”.

Y en otro men­sa­je, el ti­tu­lar de la Fun­da­ción Ban­co Ciu­dad, Ma­rio Morando, sub­ra­ya que el es­pec­tácu­lo “qui­so ge­ne­rar un es­pa­cio de con­fra­ter­ni­dad en­tre las re­li­gio­nes y cul­tu­ras. Y pro­mo­ver que to­das las per­so­nas de bue­na vo­lun­tad, sin re­nun­ciar a sus iden­ti­da­des, se to­men de la mano y ca­mi­nen jun­tas”.

Esa fue, pre­ci­sa­men­te, la pro­pues­ta de Abra­ce­mos un Mun­do Me­jor. Y el desafío.

Ar­mo­nio­sa con­vi­ven­cia. La Or­ques­ta Ju­ve­nil Ára­be Ju­día de­mos­tró có­mo la mú­si­ca pue­de acer­car a pue­blos his­tó­ri­ca­men­te enfrentados y que se pue­de con­vi­vir pe­se a las di­fe­ren­cias.

Emo­ti­vo. La evo­ca­ción del abra­zo con el Pa­pa sus­ci­tó un es­truen­do­so aplau­so. Bro­che de Oro. La Mi­sa Crio­lla por Nahuel Pen­ni­si y 150 can­tan­tes y mú­si­cos.

Jun­tos. La Or­ques­ta Ju­ve­nil Ára­be Ju­día y el Co­ro del Ban­co Ciu­dad se unie­ron pa­ra in­ter­pre­tar al­gu­nos clá­si­cos del can­cio­ne­ro folklórico na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.