For­mar cris­tia­nos des­de el ejem­plo

Le­jos de ser re­fle­jo de de­bi­li­dad, esa ac­ti­tud es el ca­mino pa­ra to­mar de­ci­sio­nes sa­lu­da­bles. El ejem­plo de Moi­sés.

Clarin - Valores Religiosos - - FRONT PAGE - Tz­vi bar Itz­jak Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Una di­plo­ma­tu­ra ca­pa­ci­ta pa­ra prio­ri­zar el tes­ti­mo­nio en vez del apren­di­za­je de las nor­mas.

En Bie­lo­rru­sia exis­te una pe­que­ña al­dea lla­ma­da Kar­lin. En esa al­dea, en 1736, na­ció el ra­bino Aha­ron ben Iaa­cov Per­lov, apo­da­do “el gran­de” y co­no­ci­do co­mo el prin­ci­pal pro­mo­tor de una di­nas­tía lla­ma­da “Ja­si­dei (pia­do­sos) Kar­lin”.

Los Ja­si­dei Kar­lin se ca­rac­te­ri­zan por re­zar en voz muy al­ta, y por com­pro­me­ter­se in­ten­sa­men­te con el prin­ci­pio de la hos­pi­ta­li­dad. Hom­bres y mu­je­res en­can­ta­do­ra­men­te li­ga­dos a esa di­nas­tía, re­sul­ta­ron ser gran­des di­fu­so­res del ju­daís­mo. Tan­to es así que po­de­mos en­con­trar se­gui­do­res del ra­bino de Kar­lin has­ta el pre­sen­te en ciu­da­des co­mo Je­ru­sa­lén, Nue­va York y Mé­xi­co.

Se cuen­ta que, an­tes de su muer­te, los dis­cí­pu­los le con­sul­ta­ron l al ra­bí Aha­ron có­mo de­bían ha­cer pa­ra ele­gir a su pró­xi­mo lí­der es­pi­ri­tual, su su­ce­sor y maes­tro. Él les con­tes­tó que le so­li­ci­ten a ca­da can­di­da­to con­se­jo so­bre có­mo li­be­rar­se del en­grei­mien­to y la so­ber­bia. En­ton­ces, si aquel les res­pon­die­ra con al­gu­na re­co­men­da­ción, sa­brían que no era la per­so­na in­di­ca­da. Eso se de­be­ría a que, pa­ra el ra­bí, bus­car­se en la sen­da de la hu­mil­dad no sig­ni­fi­ca en­con­trar­se, pe­ro sí re­sul­ta un in­ten­to de des­cu­brir un po­co más acer­ca de lo que sig­ni­fi­ca la in­te­gri­dad en la vi­da.

La mo­der­ni­dad nos ha de­ja­do una hue­lla de fal­sa om­ni­po­ten­cia, ha­cién­do­nos creer que ser hu­mil­de es si­nó­ni­mo de de­bi­li­dad. Co­mo he­re­de­ros de esa mo­der­ni­dad, edu­ca­mos a emu­lar a los fuer­tes, es­ta­ble­cien­do los pa­rá­me­tros del éxi­to con la me­di­da de la agre­sión pe­tu­lan­te y la fir­me­za des­ma­dra­da.

Va­le la pe­na des­ta­car que esa en­se­ñan­za no con­cuer­da con el mo­de­lo bí­bli­co. En el tex­to sa­gra­do, en­con­tra­mos, por ejem­plo, que Moi­sés re­pre­sen­ta al hom­bre cons­cien­te de su pro­pia fa­li­bi­li­dad, afli­gi­do por las du­das y ab­so­lu­ta­men­te re­fle­xi­vo en los lí­mi­tes de su pro­pia ca­pa­ci­dad.

El he­cho de es­tar cer­ca de Dios le per­mi­te ser ejem­plo de hu­mil­dad, y es es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca la que se con- vier­te en el ras­go más dis­tin­ti­vo de su ca­rác­ter. Así lo se­ña­la el li­bro de Nú­me­ros (12:13): “Moi­sés era el hom­bre más hu­mil­de que ha­bía en la faz de la tie­rra”. Es de­cir que su ex­cep­cio­na­li­dad pro­fé­ti­ca se tra­du­ce en su hu­mil­dad.

Di­cho de otro mo­do y aun­que sue­ne una pa­ra­do­ja “es gran­de por­que es hu­mil­de”, por­que sen­tir­se cer­ca de lo Di­vino eli­mi­na cual­quier ras­tro de arro­gan­cia hu­ma­na. La Bi­blia nos en­se­ña que el an­sia de po­der agran­da el ego, mien­tras que la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa ge­nui­na lo con­trae.

El fi­ló­so­fo Martín Bu­ber so­lía afir­mar que ser tes­ti­go de la Gran­de­za Su­pre­ma bo­rra el “yo” trans­for­mán­do­la en un au­ra de si­len­cio que nos con­du­ce al lu­gar más tras­cen­den­te: nues­tra pro­pia al­ma.

La me­tá­fo­ra di­vi­na nos in­di­ca que ser man­so no es ser dé­bil. Si que­re­mos to­mar de­ci­sio­nes emo­cio­nal­men­te sa­lu­da­bles, ale­ja­das del enojo, del re­sen­ti­mien­to, e ins­pi­ra­das en lo sa­gra­do, apren­da­mos a ser hu­mil­des. La hu­mil­dad es la ba­se del amor. Y el amor es la for­ma en que Dios se tra­du­ce al mun­do.

La for­ma­ción en es­te va­lor de­be ser un ele­men­to fun­da­men­tal de la cultura del en­cuen­tro, don­de na­die ten­ga que ser so­me­ti­do a la hu­mi­lla­ción.

Por el con­tra­rio, la her­man­dad se ba­sa en ese es­pí­ri­tu de sencillez que es aque­llo de lo hu­mano que el co­ra­zón guar­da pa­ra no­so­tros.

“La hu­mil­dad es la ba­se del amor. Y el amor es la for­ma en que Dios se tra­du­ce al mun­do”

Ac­ti­tud. La her­man­dad se ba­sa en un es­pí­ri­tu fra­terno de sencillez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.