Una ca­pa­ci­ta­ción que ayu­da a for­mar cris­tia­nos des­de el ejem­plo

Es una di­plo­ma­tu­ra que ins­tru­ye a do­cen­tes y agen­tes pas­to­ra­les pa­ra prio­ri­zar el tes­ti­mo­nio por so­bre la doc­tri­na.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Ma­ría Mon­te­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

El ma­yor desafío que tie­ne la edu­ca­ción en es­tos tiem­pos, se­gún los do­cen­tes, no pa­sa só­lo por cap­tar la aten­ción de los jó­ve­nes y bus­car for­mas crea­ti­vas pa­ra trans­mi­tir­les co­no­ci­mien­tos, sino lle­gar a ellos con un men­sa­je de es­pe­ran­za y vi­da.

Fren­te a es­ta reali­dad, la mi­sión de las es­cue­las ca­tó­li­cas y de to­da la pas­to­ral edu­ca­ti­va es­tá en aban­do­nar las es­truc­tu­ras ca­du­cas que ya no fa­vo­rez­can la trans­mi­sión de la fe. Por lo tan­to, ca­be pre­gun­tar­se cuál es su pa­pel en la pro­pues­ta edu­ca­ti­va que ofre­ce a los jó­ve­nes, que mu­chas ve­ces se guía más por la ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do que pa­ra el desa­rro­llo de la vi­da.

“Hoy la edu­ca­ción se di­ri­ge a una ge­ne­ra­ción que cam­bia, y por tan­to, los edu­ca­do­res y la igle­sia es­tán lla­ma­dos a cam­biar, en el sen­ti­do de sa­ber co­mu­ni­car­se con los jó­ve­nes que tie­nen de­lan­te”, de­cía el Pa­pa en la Ple­na­ria de Edu­ca­ción Ca­tó­li­ca de 2014. Es­to se tra­du­ce en que na­die da lo que no tie­ne den­tro de sí mis­mo, y de ahí la im­por­tan­cia de re­no­var la la­bor de sus do­cen­tes y agen­tes con un fuer­te im­pul­so mi­sio­ne­ro.

Es­te es el ob­je­ti­vo que plan­tea­ron los obis­pos en el do­cu­men­to de Apa­re­ci­da en Bra­sil, y que lle­vó a crear la Di­plo­ma­tu­ra de Pas­to­ral Edu­ca­ti­va que se rea­li­za des­de Cos­ta Ri­ca pa­ra la re­gión de Amé­ri­ca Cen­tral, Mé­xi­co y Ca­ri­be; y más re­cien­te­men­te des­de Ar­gen­ti­na, pa­ra to­do el Cono Sur.

Des­ti­na­da a di­rec­ti­vos, edu­ca­do­res, sa­cer­do­tes, re­li­gio­sas, pro­fe­so­res de re­li­gión y ca­te­quis­tas, la pro­pues­ta for­ma­ti­va es se­mi pre­sen­cial con cla­ses de abril a agos­to y una se­ma­na de asis­ten­cia obli­ga­to­ria. Es­tá coor­di­na­da por el Ce­bi­te­pAL (Cen­tro bí­bli­co teo­ló­gi­co pas­to­ral pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be), la Ju­rec (Jun­ta re­gio­nal de edu­ca­ción ca­tó­li­ca), la Vi­ca­ría de Edu­ca­ción del ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res y la Uni­ver­si­dad de San Isi­dro.

El pro­gra­ma de es­tu­dios pre­vé cua­tro mó­du­los: Pers­pec­ti­vas pas­to­ra­les (pla­nes, pro­gra­mas y pro­yec­tos); si­tua­ción de la edu­ca­ción y la pas­to­ral edu­ca­ti­va en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be; fun­da­men­tos teo­ló­gi­cos y ma­gis­te­ria­les; iden­ti­dad y mís­ti­ca de la pas­to­ral edu­ca­ti­va y de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas ca­tó­li­cas.

“El ob­je­ti­vo es im­preg­nar con la fuer­za del Evan­ge­lio to­do he­cho edu­ca­ti­vo pa­ra lo­grar una trans­for­ma­ción per­so­nal y so­cial”, se­ña­la Ro­dri­go Mar­tí­nez, pre­si­den­te de la Ju­rec San Isi­dro y coor­di­na­dor del cur­so.

Pa­ra Laly Ruiz To­rres, una de las asis­ten­tes, coor­di­na­do­ra de pas­to­ral, psi­co­pe­da­go­ga y docente en el Ins­ti­tu­to pa­rro­quial del Ni­ño Je­sús de Vi­lla Lu­gano, la di­plo­ma­tu­ra apun­ta a los va­lo­res evan­gé­li­cos en los pro­yec­tos edu­ca­ti­vos “en­ten­di­dos co­mo la po­si­bi­li­dad de que el cu­rrí­cu­lum es­co­lar es­té atra­ve­sa­do por la pro­pues­ta de Je­sús, en to­do lo que ocu­rre en la es­cue­la: nues­tros idea­rios, las pla­ni­fi­ca­cio­nes, los acuer­dos de con­vi­ven­cia, los cri­te­rios de ad­mi­sión y de per­ma­nen­cia en los co­le­gios”.

Quie­nes par­ti­ci­pan ase­gu­ran que no se tra­ta de ba­jar una doc­tri­na o mo­ral a los co­le­gios, sino de bus­car “ali­men­tar­se” ellos mis­mos del Evan­ge­lio pa­ra tes­ti­mo­niar la vi­da de Je­sús y con­ta­giar así a los jó­ve­nes.

“El ca­mino es com­par­tir a tra­vés de las pa­la­bras, ac­cio­nes y gestos lo que nos mos­tró Je­sús”, afir­ma el pa­dre Juan Del­ga­do Arreo­la, coor­di­na­dor de Pas­to­ral Edu­ca­ti­va en la dió­ce­sis de Sal­ti­llo, Mé­xi­co, y “pro­cu­rar re­pro­du­cir y vi­vir lo esen­cial de su Evan­ge­lio, res­pe­tan­do ce­lo­sa­men­te tan­to el con­te­ni­do de su men­sa­je co­mo su es­ti­lo de co­mu­ni­car­lo”.

Mar­tí­nez opi­na que el Di­plo­ma­do es una for­ma de re­no­va­ción mi­sio­ne­ra pues­to que “en la for­ma­ción de los edu­ca­do­res ca­tó­li­cos no exis­ten ac­tual­men­te es­pa­cios pa­ra un es­tu­dio or­gá­ni­co y sis­te­má­ti­co de una di­men­sión tan im­por­tan­te co­mo es­ta”.

Además, ba­sán­do­se en ex­pe­rien­cias de años an­te­rio­res, ase­gu­ra que la mo­da­li­dad a dis­tan­cia fa­vo­re­ce la par­ti­ci­pa­ción des­de dis­tin­tos lu­ga­res del país y la re­gión. “Es­to lo con­fir­ma la asis­ten­cia a la se­ma­na in­ten­si­va pre­sen­cial de per­so­nas de va­rios pun­tos de nues­tro país, de Mé­xi­co, Uru­guay, Chi­le, Cos­ta Ri­ca, Co­lom­bia, Bo­li­via, Pa­ra­guay, Pe­rú y Bra­sil, con­vir­tién­do­lo en un es­pa­cio fun­da­men­tal pa­ra el in­ter­cam­bio y el en­cuen­tro”.

Res­pues­ta. La par­te pre­sen­cial de la ca­pa­ci­ta­ción con­fir­ma el in­te­rés por la par­ti­ci­pa­ción y el en­tu­sias­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.