Ana Frank en Bue­nos Ai­res

Una obra de tea­tro y un mu­seo. Re­crean las vi­ven­cias y emo­cio­nes del dia­rio per­so­nal más fa­mo­so del mun­do.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Da­niel Gold­man Ra­bino de la Co­mu­ni­dad Bet El

Dos ba­rrios de nues­tra ciu­dad, ve­ci­nos uno del otro, se ven her­ma­na­dos por una so­la his­to­ria. La de una ni­ña, que se re­gis­tró en un dia­rio: el de Ana Frank. A un ba­rrio hoy lo atra­vie­sa una obra de tea­tro, y al otro un mu­seo.

Pon­gá­mo­nos en con­tex­to: Ana Frank fue una jo­ven ju­día que, du­ran­te el ho­lo­caus­to per­pe­tra­do en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, de­bió es­con­der­se con su fa­mi­lia y otras cua­tro per­so­nas pa­ra in­ten­tar sal­var­se de la per­se­cu­ción na­zi. Se ocul­ta­ron, du­ran­te más de dos años, en la par­te de atrás de una pro­pie­dad en la ciu­dad de Ams­ter­dam, Ho­lan­da. Allí, Ana es­cri­bió dia­ri­men­te sus sue­ños y vi­ven­cias en un cua­derno. Fi­nal­men­te fue­ron des­cu­bier­tos y de­por­ta­dos a cam­pos de con­cen­tra­ción. So­lo Ot­to Frank, el pa­dre de Ana, so­bre­vi­vió al es­pan­to de la gue­rra, y pu­bli­có el dia­rio de su hi­ja. Es­te tes­ti­mo­nio re­co­rrió el mun­do, pe­ro to­da­vía no pu­do pe­ne­trar hon­da­men­te la con­cien­cia de una hu­ma­ni­dad que si­gue co­me­tien­do ma­tan­zas y ho­rro­res.

En el co­ra­zón de Vi­lla Ur­qui­za, en la Ave­ni­da Triun­vi­ra­to 4444, el Cen­tro Cul­tu­ral 25 de Ma­yo pu­so en es­ce­na El Dia­rio de Ana Frank. Ba­jo la di­rec­ción de He­le­na Tri­tek, la ac­triz An­ge­la To­rres, jun­to a un elen­co ex­cep­cio­nal, re­pre­sen­ta de ma­ne­ra con­mo­ve­do­ra y sen­si­ble a esa tier­na ado­les­cen­te que abrió su mun­do a una se­rie de ho­jas que trans­for­ma en su gran ami­ga. Es en ese uni­ver­so ate­so­ra­do de le- tras, que ella con­fie­sa sus uto­pías y an­he­los de ser una ver­sá­til pe­rio­dis­ta y una afa­ma­da es­cri­to­ra.

Te­ne­mos la obli­ga­ción mo­ral de ver la obra, del mis­mo mo­do en que es un de­ber éti­co vi­si­tar el Cen­tro Ana Frank, ubi­ca­do en Su­pe­rí 2647, Cogh­lan. Es­ta pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción vin­cu­la­da a la Ca­sa de Ana Frank de Ams­ter­dam desa­rro­lla una ta­rea edu­ca­ti­va y de di­fu­sión que mo­ti­va a ca­da vi­si­tan­te a re­fle­xio­nar so­bre los pe­li­gros del an­ti­se­mi­tis­mo, la is­la­mo­fo­bia, y to­da dis­cri­mi­na­ción, así co­mo la im­por­tan­cia de la li­ber­tad, la igual­dad de de­re­chos y la de­mo­cra­cia. El pre­dio tam­bién al­ber­ga un mu­seo que re­pli­ca, en­tre otras co­sas, la ha­bi­ta­ción en la que se re­fu­gia­ba la fa­mi­lia Frank. Al in­gre­sar se ad­vier­te la fra­gi­li­dad de la con­di­ción hu­ma­na.

Fi­nal­men­te, nos asis­te un tra­ba­jo es­pi­ri­tual de leer el li­bro, es­cri­to con el idio­ma de la dul­zu­ra y la me­mo­ria. La pri­mer ver­sión en nues­tra tie­rras se la de­be­mos al pe­rio­dis­ta Sú­lim Gra­novsky, quien con su es­po­sa Eva cum­plie­ron el com­pro­mi­so de con­cluir la co­rrec­ción de la primera edi­ción ar­gen­ti­na del Dia­rio de Ana Frank, a prin­ci­pio de los años 50. Así di­ce Ana en el li­bro, de ma­ne­ra tan cla­ra: «Es­cri­bir un dia­rio es una ex­pe­rien­cia muy ex­tra­ña pa­ra al­guien co­mo yo. No só­lo por­que nun­ca he es­cri­to na­da an­tes, sino tam­bién por­que me pa­re­ce que más ade­lan­te ni yo ni na­die es­ta­rá in­tere­sa­do en las re­fle­xio­nes de una ni­ña de tre­ce años de edad». - Sé que soy una mu­jer, una mu­jer con fuer­za in­te­rior y un mon­tón de co­ra­je». - «No se nos per­mi­te te­ner nues­tra pro­pia opi­nión. La gen­te quie­re que man­ten­ga­mos la bo­ca ce­rra­da, pe­ro eso no te im­pi­de te­ner tu pro­pia opi­nión. To­do el mun­do de­be po­der de­cir lo que pien­sa».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.