Una jus­ta reivin­di­ca­ción

Des­pués de la tor­men­ta. Al inau­gu­rar la se­de de Scho­las en Ro­ma, el Pa­pa des­ta­có la obra de esa fun­da­ción pon­ti­fi­cia tras las crí­ti­cas a sus di­rec­ti­vos en la Ar­gen­ti­na.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Pbro. Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te - Ar­qui­dió­ce­sis de Bs. As.

A las puer­tas del ve­rano en el he­mis­fe­rio nor­te, en la tar­de del vier­nes pa­sa­do ha­cía mu­cho ca­lor en Ro­ma. Mi­nu­tos an­tes de las 5 de la tar­de el Pa­pa Fran­cis­co de­jó la re­si­den­cia San­ta Mar­ta y se di­ri­gió al ba­rrio del Tras­te­ve­re, más pre­ci­sa­men­te al Pa­la­cio de San Ca­lix­to, pa­ra inau­gu­rar la se­de de Scho­las Oc­cu­rren­tes. Aca­so en el via­je pen­só en las com­ple­ji­da­des que tie­ne el es­tar al fren­te de la Igle­sia, en quié­nes con­fiar en­tre las per­so­nas cer­ca­nas y de có­mo pre- ser­var­se de tan­tos opor­tu­nis­tas que lle­van y traen ver­da­des y men­ti­ras. Y, en fin, en las ca­lum­nias de pe­rio­dis­tas, que pue­den lle­var a un error de jui­cio acer­ca de per­so­nas que siem­pre fue­ron de con­fian­za. Y de las cuá­les no es­tu­vie­ron exen­tos las ca­be­zas de Scho­las.

A los di­rec­to­res de Scho­las, Jo­sé del Co­rral y En­ri­que “Qui­que” Pal­mey­ro, los co­no­ci en Bue­nos Ai­res: am­bos fue­ron se­mi­na­ris­tas y se de­di­can a la edu­ca­ción. Qui­que fue di­rec­tor de En­se­ñan­za Pri­va­da en la Ciu­dad. Jo­sé se desem­pe­ña­ba en la Vi­ca­ría de Edu­ca­ción del ar­zo­bis­pa­do por­te­ño. Jun­to al Ins­ti­tu­to del Dialogo In­ter­re­li­gio­so (IDI) que co- pre­si­do, lle­va­ron ade­lan­te un exi­to­so pro­gra­ma lla­ma­do “Es­cue­la de Ve­ci­nos”, me­dian­te el que alum­nos de co­le­gios, ca­tó­li­cos, evan­gé­li­cos, ju­díos, mu­sul­ma­nes y pú­bli­cos es­tu­dia­ban al­gu­na pro­ble­má­ti­ca so­cial que ellos mis­mos ele­gían y lue­go re­dac­ta­ban con ex­per­tos un pro­yec­to de ley pa­ra en­fren­tar­la que era pre­sen­ta­do an­te el mi­nis­tro de Edu­ca­ción y a le­gis­la­do­res de la Ciu­dad con el an­he­lo de ser con­ver­ti­do en ley.

Cuan­do Fran­cis­co asu­mió el pon­ti­fi­ca­do los con­vo­có al Va­ti­cano y creó Scho­las Oc­cu­rren­tes con el fin de pro­mo­ver la i nclu­sión so­cial y el ac­ce­so a una edu­ca­ción con va­lo­res. Y, en ge­ne­ral, de pro­pi­ciar la cultura del en­cuen- tro, ca­mino ha­cia la paz. Ello a tra­vés de ini­cia­ti­vas que ape­lan a las nue­vas te­co­no­lo­gías, el ar­te y el de­por­te. .Scho­las Oc­cu­rren­tes es hoy una fun­da­ción pon­ti­fi­cia que es­tá pre­sen­te en 190 paí­ses y cuen­ta con una red edu­ca­ti­va que com­pren­de a más de 446.000 es­cue­las de to­das las prin­ci­pa­les re­li­gio­nes y no con­fe­sio­na­les, tan­to pri­va­das co­mo públicas.

En la inau­gu­ra­ción par­ti­ci­pa­ron dig­na­ta­rios re­li­gio­sos, re­pre­sen­tan­tes de aso­cia­cio­nes edu­ca­ti­vas y la mi­nis­tra de Edu­ca­ción de Ita­lia, Va­le­ria Fe­de­li, en­tre otras au­to­ri­da­des. Pa­ra la oca­sión no po­dían fal­tar los jó­ve­nes, los des­ti­na­ta­rios de las obras de la fun­da­ción pon­ti­fi­cia. Los ita­lia- nos que es­ta se­ma­na co­men­za­ron el pro­gra­ma Scho­las Ciu­da­da­nía, ten­dien­te a crear con­cien­cia cí­vi­ca. Pe­ro tam­bién de Co­lom­bia, Hai­ti, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Mé­xi­co, Es­pa­ña y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, en­tre­la­za­dos a tra­vés de in­ter­net.

Fue lin­da la reivin­di­ca­ción pú­bli­ca del tra­ba­jo de Scho­las que hi­zo Fran­cis­coa en la oca­sión cuan­do ex­cla­mó: “¡Gra­cias por el tra­ba­jo que ha­cen! ¡Gra­cias a to­dos los que tra­ba­jan por Scho­las! To­do tie­ne un sen­ti­do, don­de ca­da uno tie­ne su pro­pia pe­cu­lia­ri­dad, su pro­pia ri­que­za y ése es el desafío de Scho­las. Bus­car cuál es la pe­cu­lia­ri­dad de ca­da uno, cuál es su ri­que­za pa­ra que la com­par­ta con los de­más.”

Y di­ri­gién­do­se a Del Co­rral y Pal­mey­ro com­ple­tó: “Tam­bién quie­ro agra­de­cer­les a es­tos dos lo­cos que em­pe­za­ron con un oli­vo allá le­jos en Bue­nos Ai­res pa­ra en­se­ñar­nos que to­dos te­ne­mos un sen­ti­do en la vi­da, al­go que dar, y to­dos te­ne­mos que abrir­nos pa­ra re­ci­bir del otro y así nos va­mos glo­ba­li­zan­do hu­ma­na­men­te, no ani­mal­men­te. Gra­cias un abra­zo gran­de. Que Dios los ben­di­ga y re­cen por mí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.