La fór­mu­la del pa­dre Ope­ka

El sa­cer­do­te ar­gen­tino fun­dó cin­co pue­blos con vi­vien­das dig­nas pa­ra más de 20 mil per­so­nas, lo­gró que mi­les de chi­cos va­yan a la es­cue­la y que los ma­yo­res ten­gan un tra­ba­jo.

Clarin - Valores Religiosos - - Portada - Je­sús Ma­ría Sil­vey­ra Es­cri­tor * in­fo@va­lo­res­re­li­gio­sos.com.ar

Pa­ra sa­lir de la po­bre­za. El sa­cer­do­te ar­gen­tino lo­gró en Ma­da­gas­car que mi­les de per­so­nas ten­gan una vi­vien­da dig­na, que los chi­cos va­yan a la es­cue­la y que los adul­tos ac­ce­dan a un tra­ba­jo. Có­mo lo con­si­guió.

Ma­da­gas­car es una isla (la cuar­ta en ta­ma­ño del mun­do), que se en­cuen­tra en el Océano Ín­di­co, a unos cua­tro­cien­tos ki­ló­me­tros fren­te a Mo­zam­bi­que. Es­ta ex co­lo­nia fran­ce­sa, que al­can­zó su in­de­pen­den­cia en 1960, tie­ne una po­bla­ción de vein­ti­cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Ubi­ca­do en­tre los diez paí­ses más po­bres del mun­do, con el 71% de la po­bla­ción de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za y tres cuar­tas par­tes que vi­ve con me­nos de 500 dó­la­res al año, tie­ne el cin­cuen­ta por cien­to de los ni­ños mal nu­tri­dos y el cin­cuen­ta y uno por cien­to tie­ne pro­ble­mas de ac­ce­so al agua po­ta­ble. Ci­fras del Ban­co Mun­dial que ha­blan por sí so­las del ni­vel de mar­gi­na­li­dad y po­bre­za.

El mi­sio­ne­ro de la Con­gre­ga­ción de San Vi­cen­te de Paul, Pe­dro Pa­blo Ope­ka, en 1970, con tan só­lo vein­ti­dós años de edad, lle­gó por pri­me­ra vez a la isla. Es­te sa­cer­do­te ar­gen­tino, hi­jo de es­lo­ve­nos (que emi­gra­ron a nues­tro país lue­go de la se­gun­da gue­rra mun­dial), co­men­zó así una his­to­ria de vi­da con­sa­gra­da a los po­bres que se ex­ten­de­ría por más de cua­ren­ta años de es­tan­cia en Ma­da­gas­car. Lue­go de dos años de mi­sión en el sur de la isla, via­jó a Eu­ro­pa pa­ra com­ple­tar sus es­tu­dios teo­ló­gi­cos y en 1975 fue or­de­na­do sa­cer­do­te en la ba­sí­li­ca de Lu­ján, pa­ra re­tor­nar de­fi­ni­ti­va­men­te y ha­cer­se car­go de una pa­rro­quia en el sur de la isla.

Des­de muy chi­co apren­dió el ofi­cio de al­ba­ñil de su pa­dre y du­ran­te los quin­ce años que pa­só en aquél per­di­do lu­gar no só­lo se ocu­pó de la for­ma­ción de cien­tos de gru­pos de jó­ve­nes (tan­to en la es­pi­ri­tua­li­dad co­mo en el de­por­te, ya que Pe­dro era un exi­mio ju­ga­dor de fút­bol), sino que cons­tru­yó es­cue­las, dis­pen­sa­rios e igle­sias. En 1989, con su sa­lud que­bran­ta­da por el pa­lu­dis­mo (ma­la­ria), fue ele­gi­do pa­ra ha­cer­se car­go del se- mi­na­rio en An­ta­na­na­ri­vo, la ca­pi­tal del país. El pri­mer im­pac­to que le pro­du­jo la ciu­dad fue la mi­se­ria cir­cun­dan­te: gen­te vi­vien­do en las ca­lles y en los ba­su­ra­les de los su­bur­bios en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas, don­de los ni­ños pe­lea­ban con los cer­dos por un tro­zo de co­mi­da. Fue en ese mo­men­to que Pe­dro se di­jo: “ten­go que ha­cer al­go, es­ta gen­te no pue­de vi­vir así, Dios no lo quie­re, son los hom­bres los que lo per­mi­ten”.

Así, se­gún me di­ría: “cuan­do más dé­bil me sen­tía, ac­tuó más fuer­te la Pro­vi­den­cia”. Una ma­ña­na, a me­dia­dos de 1989, Pe­dro fue a las co­li­nas de Am­bohi­mahitsy, don­de la gen­te vi­vía en ca­sas de car­tón pró­xi­mos al ba­su­re­ro mu­ni­ci­pal, en un es­ta­do que des­cri­bi­ría co­mo de un ver­da­de­ro “in­fierno”. La violencia, pros­ti­tu­ción, el con­su­mo de dro­gas y el al­coho­lis­mo, eran mo­ne­da co­rrien­te pa­ra aque­lla gen­te que re­par­tía su vi­da en­tre los vi­cios, la men­di­ci­dad y el ci­ru­jeo en los ba­su­ra­les. “Un hom­bre me hi­zo pa­sar a su ca­su­cha de car­tón de un me­tro vein­te de al­tu­ra”. Allí den­tro, fren­te a un pe­que­ño gru­po, Pe­dro les di­jo: “Si es­tán dis­pues­tos a tra­ba­jar, yo los voy a ayu­dar”. Y la gen­te acep­tó la pro­pues­ta, dan­do co­mien­zo “una his­to­ria de amor o aven­tu­ra di­vi­na pa­ra sa­lir de la po­bre­za”, co­mo la de­fi­ni­ría el pa­dre Ope­ka.

Con la co­la­bo­ra­ción de un gru­po de jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios, na­ció la Aso­cia­ción Hu­ma­ni­ta­ria Aka­ma­soa (que en len­gua mal­ga­che sig­ni­fi­ca: “Los bue­nos ami­gos”). Pe­dro con­si­guió tie­rras fis­ca­les y ayu­da eco­nó­mi­ca pa­ra com­prar ma­te­ria­les, ali­men­tos, he­rra­mien­tas y se­mi­llas. Un gru­po de las fa­mi­lias fue tras­la­da­do al cam­po pa­ra ini­ciar una nue­va vi­da, na­cien­do así el pri­mer pue­blo de la Aso­cia­ción, al que lla­ma­ron: “Don del crea­dor”. Con las res­tan­tes fa­mi­lias que per­ma­ne­cían en los su­bur­bios de la ca­pi­tal, ini­cia­ron la cons­truc­ción del se­gun­do pue­blo, lla­ma­do Ma­nan­te­na­soa (“Lu­gar de Es­pe­ran­za”), co­men­zan­do a ex­plo­tar una can­te­ra y a le­van­tar vi­vien­das dig­nas pa­ra la gen­te.

Hoy, lue­go de vein­ti­sie­te años de in­ten­so es­fuer­zo, los nú­me­ros re­fle­jan los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos. Más de vein­te mil per­so­nas vi­ven en los cin­co pue­blos de la Aso­cia­ción. Mi­les de chi­cos asis­ten a las es­cue­las y otros mi­les de per­so­nas tra­ba­jan en las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des de Aka­ma­soa que van des­de la ex­plo­ta­ción de can­te­ras, fa­bri­ca­ción de mue­bles y ar­te­sa­nías, has­ta la pres­ta­ción de los ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios: edu­ca­ción, sa­lud, y man­te­ni­mien­to. Ca­da pue­blo cuen­ta con su dis­pen­sa­rio y tie­nen un hos­pi­tal. Asi­mis­mo, des­de su fun­da­ción más de qui­nien­tas mil per­so­nas han pa­sa­do por su Cen­tro de Aco­gi­da, don­de re­ci­ben ayu­da tem­po­ral y son en­ca­mi­na­dos a reorien­tar sus vi­das.

A me­dia­dos de 2004, via­jé al lu­gar pa­ra es­cri­bir un li­bro so­bre la vi­da del pa­dre Ope­ka. Su per­so­na­li­dad me im­pac­tó des­de el pri­mer mo­men­to, lo mis­mo que le ha ocu­rri­do a quie­nes lo han pro­pues­to va­rias ve­ces pa­ra el “Pre­mio No­bel de la Paz”. Pe­dro es un lí­der na­to que com­bi­na va­len­tía con dul­zu­ra, por­que co­mo di­ce él “am­bas van de la mano”. A su con­di­ción de sa­cer­do­te mi­sio­ne­ro, agre­ga las de de­por­tis­ta, cons­truc­tor y fi­ló­so­fo de la pro­mo­ción so­cial. “El asis­ten­cia­lis­mo, cuan­do se vuel­ve per­ma­nen­te (ex­cep­to en los ca­sos de an­cia­ni­dad, ni­ñez o in­ca­pa­ci­dad) ter­mi­na con­vir­tien­do en de­pen­dien­te al su­je­to de la asis­ten­cia y Dios vino al mun­do pa­ra ha­cer­nos li­bres, no es­cla­vos”. Se­gún Pe­dro, no exis­te una re­ce­ta úni­ca pa­ra sa­lir de la po­bre­za. “Se sa­le con el co­ra­zón y la vo­lun­tad, con el tra­ba­jo du­ro y el es­fuer­zo”.

Pa­ra él, la úni­ca for­ma de que los po­bres y ex­clui­dos re­cu­pe­ren su dig- ni­dad es “a tra­vés del tra­ba­jo y la edu­ca­ción”. De allí que en Aka­ma­soa to­do es­té cen­tra­do en ello. El gran secreto de es­ta obra hu­ma­ni­ta­ria, ha si­do saber ca­na­li­zar los re­cur­sos re­ci­bi­dos en obras con­cre­tas y per­du­ra­bles en el tiem­po, ge­ne­ran­do, a la vez, fuen­tes de em­pleo pa­ra los ha­bi­tan­tes de los pue­blos, pe­ro sin ce­rrar la co­mu­ni­dad. De allí que mu­chos de los miem­bros de Aka­ma­soa tra­ba­jen fue­ra de la Aso­cia­ción y que mi­les de ni­ños y en­fer­mos ve­ni­dos de afue­ra sean aten­di­dos y edu­ca­dos por ellos.

“Lo que ocu­rre en mu­chos paí­ses en vías de desa­rro­llo es que los re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra la ac­ción so­cial

El asis­ten­cia­lis­mo, cuan­do se vuel­ve per­ma­nen­te, crea de­pen­den­cia, pe­ro Dios no quie­re es­cla­vos.

Pa­dre Ope­ka

El tra­ba­jo y la edu­ca­ción son el ca­mino; las ca­sas las ha­ce la gen­te y así el pro­yec­to es au­to­sus­ten­ta­ble.

Pa­dre Ope­ka

son mal uti­li­za­dos por el Es­ta­do”, afir­ma Pe­dro. En cam­bio, en Aka­ma­soa, ca­da do­na­ción que in­gre­sa tie­ne un des­tino pre­fi­ja­do y con­tro­la­ble por par­te de sus be­ne­fac­to­res. El ob­je­ti­vo es ser au­to­sus­ten­ta­bles y es lo que im­pul­sa a to­da la co­mu­ni­dad a vi­vir en la es­pe­ran­za ba­sa­da en los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos, don­de ca­da pie­dra, puer­ta, ha­bi­ta­ción, sa­la o te­cho, ha si­do ci­men­ta­da por el pro­pio es­fuer­zo de los ha­bi­tan­tes del pro­yec­to. “Hay que com­ba­tir el asis­ten­cia­lis­mo has­ta en la pro­pia fa­mi­lia. Por­que si no, no de­ja­mos cre­cer a los hi­jos y los acos­tum­bra­mos a re­ci­bir to­do de los pa­dres. Asis­tir a al­guien sin nin­gu­na exi­gen­cia es ma­tar­le su es­pí­ri­tu de ini­cia­ti­va”. Pe­dro apues­ta fun­da­men­tal­men­te a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes na­ci­das y edu­ca­das en Aka­ma­soa. Ellos son la me­jor prue­ba de que sa­lir de la po­bre­za es po­si­ble si al ser hu­mano se le dan opor­tu­ni­da­des y he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar­lo. “Pre­fie­ro que un día me echen de aquí por ha­ber­los he­cho tra­ba­jar, a que me le­van­ten un mo­nu­men­to di­cien­do que el pa­dre era muy bueno y nos da­ba to­do sin exi­gir­nos na­da a cam­bio”.

(*) El au­tor es es­cri­tor del li­bro “Un via­je a la Es­pe­ran­za”, so­bre la obra de Pe­dro Ope­ka (edi­ta­do por Lu­men).

Rea­li­za­ción. El pa­dre Ope­ka jun­to a la gen­te en uno de los barrios que cons­tru­yó con los be­ne­fi­cia­rios. Pa­ra el sa­cer­do­te, en mu­chos paí­ses en desa­rro­llo el Es­ta­do gas­ta mal los fon­dos pa­ra lo so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.