El le­ga­do ja­sí­di­co

Los cuen­tos y pa­rá­bo­las de es­ta co­rrien­te ju­día si­guen en­ri­que­cien­do la for­ma­ción he­brea.

Clarin - Valores Religiosos - - Portada - Tz­vi bar Itz­jak Especial pa­ra Cla­rín

El Ja­si­dis­mo es una co­rrien­te ju­día po­pu­lar sur­gi­da en Po­lo­nia, Ucra­nia y Bie­lo­rru­sia en el si­glo XVIII. Fun­da­da por el ra­bino Is­rael ben Elie­zer, más co­no­ci­do co­mo Baal Shem Tov (li­te­ral­men­te: El hom­bre del buen nom­bre), el mo­vi­mien­to cons­ti­tu­yó una res­pues­ta a cier­tas ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas de vi­da que se ha­bían trans­for­ma­do en de­ma­sia­do aca­dé­mi­cas, ale­ján­do­se de la ne­ce­si­dad de la es­pi­ri­tua­li­dad y la alegría.

El Ja­si­dis­mo re­pre­sen­ta una de las es­cue­las más crea­ti­vas en la his­to­ria del pue­blo ju­dío y una par­ti­cu­la­ri­dad de sus maes­tros es que trans­mi­tían sus en­se­ñan­zas a tra­vés de cuen­tos y pa­rá­bo­las que co­mu­ni­ca­ban de ma­ne­ra sim­ple la pro­fun­di­dad de la de­vo­ción y el amor a Dios, y la ma­ne­ra de po­der acer­car­se a Él.

Con be­lle­za, es­tos re­la­tos tras­cen­die­ron in­clu­si­ve a sus pro­pios na­rra­do­res, y son en­se­ña­dos has­ta nues­tro pre­sen­te. Los in­vi­to a que des­cu­bran el en­can­to de al­gu­nos de ellos.

Por ejem­plo, el ra­bí de Sa­da­go­ra en­se­ñó a sus dis­cí­pu­los que se pue­de apren­der de cual­quier co­sa. Y así de­cía: “Ca­da co­sa pue­de en­se­ñar­nos al­go, y no só­lo lo que ha crea­do Dios. Lo que hi­zo el hom­bre tam­bién pue­de en­se­ñar­nos. (...) ¿Qué po­de­mos apren­der de un tren? Que a cau­sa de un se­gun­do po­de­mos per­der­lo to­do. (...) Y del te­lé­gra­fo? Que ca­da pa­la­bra se cuen­ta y se co­bra. (...) ¿Y del te­lé­fono? Que lo que de­ci­mos aquí se oye allá”.

Por otra par­te, el Tal­mud enu­me­ra su pri­mer pá­gi­na con la le­tra “bet”, que re­pre­sen­ta el nú­me­ro dos- y no con la “alef”- que re­pre­sen­ta al nú­me­ro uno. En una cla­se, los es­tu­dian­tes le con­sul­ta­ron al Ra­bi Le­vi Itz­jak por qué no ha­bía pri­me­ra pa­gi­na y es­te res­pon­dió: “por­que por mu­cho que un hom­bre pue­da apren­der y es­tu­diar, siem­pre de­be re­cor­dar que no ha lle­ga­do si­quie­ra al ini­cio”.

El Ra­bi Men­del, por su par­te, pi­dió a sus alum­nos que no usa­ran na­da al­re­de­dor del cue­llo mien­tras ora­ban por­que —de­cía— na­da de­be se­pa­rar al co­ra­zón del ce­re­bro. El pia­do­so ra­bino Ei­sik de Cra­co

via, tu­vo un sue­ño que le or­de­na­ba ir a Pra­ga, don­de ba­jo el gran puen­te que con­du­cía al Cas­ti­llo Real, des­cu­bri­ría un te­so­ro es­con­di­do. El sue­ño se re­pi­tió tres ve­ces, y el ra­bino de­ci­dió par­tir a la ca­pi­tal Che­ca. Al lle­gar, en­con­tró el puen­te, aun­que vi­gi­la­do no­che y día por cen­ti­ne­las. Ei­sik no se atre­vió a ex­ca­var y va­gan­do por los al­re­de­do­res, ter­mi­nó por atraer la aten­ción del ca­pi­tán de los guar­dias, que ama­ble­men­te le pre­gun­tó si ha­bía per­di­do al­gu­na co­sa. Con sen­ci­llez, el ra­bino le con­tó su sue­ño. El ofi­cial es­ta­lló de ri­sa: “¡Po­bre hom­bre!, ¿ver­da­de­ra­men­te has gas­ta­do tus sue­las en re­co­rrer to­do es­te ca­mino por un sue­ño? ¿Qué per­so­na ra­zo­na­ble cree­ría en un sue­ño?”. Tam­bién el ofi­cial ha­bía oí­do una voz en sue­ños: “Me ha­bla­ba so­bre Cra­co­via y me or­de­na­ba ir has­ta allí pa­ra bus­car un gran te­so­ro en la ca­sa de un tal Ei­sik. El te­so­ro de­bía ser des­cu­bier­to en un pol­vo­rien­to rin­cón de su ca­sa. Pe­ro ¿có­mo po­dría creer en un sue­ño?”. El ra­bino le dio las gra­cias y se apre­su­ro a vol­ver a Cra­co­via. Ex­ca­vó en el rin­cón aban­do­na­do de su ca­sa y des­cu­brió el te­so­ro, que no es­ta­ba en otro lu­gar. Es­ta­ba en su pro­pio ho­gar. Por úl­ti­mo, cuen­ta la his­to­ria que

Ra­bi Ba­ruj en­con­tró a su hi­jo llo­ran­do des­con­so­la­da­men­te mien­tras ju­ga­ba a las es­con­di­das y no en­ten­día por qué es­ta­ba tan an­gus­tia­do. Des­pués de un tiem­po des­cu­brió que llo­ra­ba por­que na­die lo bus­ca­ba. En­ton­ces los ojos de Ra­bí Ba­ruj se lle­na­ron de lá­gri­mas y mur­mu­ró: “Po­si­ble­men­te Dios di­ga lo mis­mo: Yo me es­con­do pe­ro na­die quie­re bus­car­me”.

ARCHIVO

En Je­ru­sa­lén. Ju­díos ja­sí­di­cos re­co­gen tri­go pa­ra pre­pa­rar la mat­zá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.