Fir­me can­di­da­to al Pre­mio No­bel de la Paz

Clarin - Valores Religiosos - - La Formula Del Padre Opeka En Madagascar -

Mu­chos ar­gen­ti­nos co­no­cie­ron al pa­dre Pe­dro Ope­ka gra­cias a un es­tu­pen­do pro­gra­ma especial ti­tu­la­do “El san­to ar­gen­tino de Ma­da­gas­car” que, con pro­duc­ción de ARTEAR y la con­duc­ción de Ed­die Fit­te, pu­so en el ai­re la se­ñal de no­ti­cias TN en 2016 y que vol­vió a ser ex­hi­bi­do en abril de es­te año, lue­go de que ga­na­ra una me­da­lla en la ca­te­go­ría Me­jor Do­cu­men­tal en el re­co­no­ci­do New York Fes­ti­val.

Pe­ro la fa­ma del pa­dre Ope­ka ha­ce tiem­po que tras­cen­dió Ma­da­gas­car –el es­ce­na­rio de su for­mi­da­ble obra des­de ha­ce va­rias dé­ca­das- al pun­to de que re­ci­bió nu­me­ro­sos re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les y se con­vir­tió en un se­rio can­di­da­to al Pre­mio No­bel de la Paz, por lo que po­dría se­guir los pa­sos de la Ma­dre Te­re­sa –de­cla­ra­da san­ta-, que re­ci­bió ese ga­lar­dón ha­ce 38 años.

Ope­ka es­tu­vo dos ve­ces con el Pa­pa Francisco en el Va­ti­cano. La pri­me­ra vez, tras días des­pués de su elec­ción co­mo pon­tí­fi­ce, ca­si por ca­sua­li­dad. “Fue en San­ta Marta, gra­cias a un ami­go, y cuan­do apa­re­ció le pe­dí de ro­di­llas la ben­di­ción pa­ra los po­bres de Aka­ma­soa. Me la dio de in­me­dia­to y lue­go le di un abra­zo al es­ti­lo ar­gen­tino. Fue al­go muy fra­ter­nal”, con­tó al dia­rio La Na­ción.

Pa­ra Ope­ka, Francisco “es un pro­fe­ta pa­ra nues­tro tiem­po. Quie­re vol­ver al es­pí­ri­tu ori­gi­nal del Evan­ge­lio y vi­vir de Cris­to y por Cris­to. Ser ser­vi­do­res y no se­ño­res. For­mar par­te del Pue­blo de Dios y no ser éli­te se­pa­ra­da de sus ove­jas. Desea que va­ya­mos a las pe­ri­fe­rias, allí don­de la gen­te su­fre y so­bre­vi­ve en la an­gus­tia y don­de se vi­ve con do­lor y has­ta se pier­de el sen­ti­do de la vi­da”.

Fas­ci­na­do con su obra, el es­cri­tor ar­gen­tino Je­sús Ma­ría Sil­vey­ra via­jó en 2004 a Ma­da­gas­car pa­ra vol­car­la en un li­bro que ti­tu­ló: Un via­je a la es­pe­ran­za. “La vi­da es una lu­cha con­ti­nua y la gra­cia y el amor de Dios nos acom­pa­ña­rán siem­pre pa­ra dar­nos fuer­za, vi­ta­li­dad y per­se­ve­ran­cia en el ar­duo ca­mino ha­cia el Reino de Los Cie­los, que ya co­mien­za aquí en es­ta tie­rra”, le di­jo Ope­ka.

Tes­ti­mo­nio. Sil­vey­ra con Ope­ka, quién le con­tó su ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.