La im­por­tan­cia de la bue­na repu­tación

El pres­ti­gio evi­den­cia el buen obrar y fa­ci­li­ta el en­cuen­tro y la es­cu­cha. El ejem­plo del Pro­fe­ta Muham­mad.

Clarin - Valores Religiosos - - Musulmanes - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (CIRA)

El pres­ti­gio y la bue­na repu­tación son ca­rac­te­rís­ti­cas im­por­tan­tes que los cre­yen­tes mu­sul­ma­nes de­ben cuidar en tan­to for­man par­te de su buen ha­ber y su buen obrar. Allah nos re­cuer­da en su li­bro, el Co­rán, la sú­pli­ca del Pro­fe­ta Abraham, en la que di­jo: “...y otór­ga­me un buen re­cuer­do pa­ra la pos­te­ri­dad” (26:84). Dios nos di­ce en el li­bro sa­gra­do: “Y se les pre­gun­ta­rá a aque­llos que fue­ron pia­do­sos: ¿Qué ha des­cen­di­do vues­tro Se­ñor? Di­rán: el bien. Pa­ra quie­nes ha­yan obra­do de la me­jor ma­ne­ra en es­ta vi­da se les da­rá al­go be­llo, y en la mo­ra­da del más allá ten­drán al­go me­jor, ¡y qué ex­ce­len­te es la mo­ra­da de los pia­do­sos!” (Co­rán 16:30).

Los Men­sa­je­ros de Dios pro­cu­ra­ban te­ner un buen re­cuer­do en­tre la gen­te pa­ra que fue­ra de ayu­da en su tra­ba­jo de pré­di­ca. Sin du­da que su mo­ral y su con­duc­ta fue la me­jor de to­das y Dios les con­ce­dió ta­les an­he­los, co­mo ve­mos en la sú­pli­ca res­pon­di­da de nues­tro Pro­fe­ta Abraham, cu­yo re­cuer­do ha si­do el me­jor por mu- chos si­glos y ante mi­llo­nes de hom­bres que ce­le­bran su mis­ma fe.

Dios To­do­po­de­ro­so nos men­cio­na es­tas gra­cias pa­ra con sus men­sa­je­ros co­mo par­te de la mi­se­ri­cor­dia que tu­vo con ellos. Di­ce el Al­tí­si­mo: “Y les agra­cia­mos con nues­tra Mi­se­ri­cor­dia y fue­ron re­cor­da­dos siem­pre de la me­jor ma­ne­ra, por len­guas ve­ra­ces” (19:50).

Nues­tro que­ri­do Pro­fe­ta Muham­mad , go­za­ba de ex­ce­len­te repu­tación fren­te a su tri­bu y de­más ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de Me­ca. To­dos sa­bían de su so­bre­nom­bre “el con­fia­ble, el ve­rás” en ára­be lla­ma­do “Al Amín”. Fue por mu­chos años así e hi­zo que la gen­te lo qui­sie­ra y es­ti­ma­ra, aun sin ha­ber tra­ta­do con él de cer­ca. Le con­fia­ban sus per­te­nen­cias y de­ja­ban con él los ob­je­tos de va­lor. Ante cual­quier li­ti­gio iban a bus­car­lo y pe­dir su jui­cio o con­se­jo. Lue­go de que re­ci­bie­se la Re­ve­la­ción, qui­sie­ron per­ju­di­car­lo en su repu­tación, sin em­bar­go Allah ele­vó su re­cuer­do y has­ta el día de hoy es uno de los hom­bres más elo­gia­dos de la his­to­ria. Di­ce Allah en su li­bro: “y he­mos ele­va­do tu men­ción” (Co­rán 94:4).

En la hu­ma­ni­dad, la fa­ma, el pres­ti­gio y la no­to­rie­dad van por de­lan­te del hom­bre en su ca­mino abrién­do­lo o ce­rrán­do­lo. Es­te buen re­nom­bre le dig­ni­fi­ca, tran­qui­li­za los co­ra­zo­nes y le per­mi­te que se en­cuen­tre con ros­tros ama­bles, o por el con­tra­rio les in­quie­ta, les mal pre­dis­po­ne y ahu­yen­ta.

Por eso cuan­do al­guien go­za de bue­na repu­tación se le fa­ci­li­tan sus en­cuen­tros, su pa­la­bra se es­cu­cha y su nom­bre se re­cuer­da. La gen­te pre­fe­ri­rá tra­tar con él que con otras per­so­nas. Le apo­ya­rán ante la fal­sa ad­ver­si­dad, en los mo­men­tos de cri­sis y du­das co­mo lo hi­cie­ron con el Pro­fe­ta Jo­sé (Yu­suf en el Co­rán) cuan­do fue acu­sa­do por la es­po­sa del mi­nis­tro: “...Di­je­ron: ¡Por Allah, no co­no­ce- mos na­da ma­lo de él!” (Co­rán 12:51).

Cuan­do el Mensajero de Allah les di­jo que po­dían emi­grar a las tie­rras de Etio­pía, en don­de un rey jus­to lla­ma­do El Ne­gus go­ber­na­ba y cu­ya fa­ma era que no per­ju­di­ca­ba a na­die en na­da.

¿Có­mo po­de­mos cons­truir nues­tra bue­na repu­tación? Di­ce Dios en su li­bro: “Cier­ta­men­te a aque­llos que creen y obran co­rrec­ta­men­te, el Com­pa­si­vo les da­rá ca­ri­ño” (Co­rán 19:96). Es de­cir, des­cen­de­rá en torno a ellos sen­ti­mien­tos de amor y afec­to.

Con cer­te­za el obrar co­rrec­ta­men­te, con sin­ce­ri­dad y cons­tan­cia, ha­ce a la per­so­na me­re­ce­do­ra del ca­ri­ño de la gen­te. Los bue­nos mo­da­les del cre­yen­te ha­cen que se lo es­ti­me y tra­te de la me­jor ma­ne­ra. Eso for­ma par­te de la bue­na repu­tación que se cons­tru­ye en torno a la per­so­na. Lo mis­mo ocu­rre con las bue­nas pa­la­bras, las bue­nas ac- cio­nes, el me­jor, afa­ble y más ele­gan­te pro­ce­der co­mo ha si­do el ejem­plo de nues­tro Pro­fe­ta Muham­mad quien ha si­do otor­ga­do el más be­llo ca­rác­ter y los me­jo­res mo­da­les.

La per­so­na de­be es­for­zar­se por al­can­zar una bue­na hon­ra y repu­tación en su en­torno. De­be tam­bién cuidar de aque­lla al­can­za­da y la de sus her­ma­nos y her­ma­nas en la fe. De­be evi­tar caer en la me­dio­cri­dad. El Pro­fe­ta Muham­mad di­jo: “...y quien evi­te lo am­bi­guo y las sos­pe­chas, ha­brá pro­te­gi­do su fe y su ho­nor”.

El ni­ño es por­ta­dor de la repu­tación de su fa­mi­lia, el in­di­vi­duo de su co­mu­ni­dad y la co­mu­ni­dad de su país. No­so­tros de­be­mos re­cor­dar que un mal com­por­ta­mien­to no nos per­ju­di­ca so­lo a no­so­tros mis­mos, sino a la so­cie­dad a la cual per­te­ne­ce­mos.

La bue­na repu­tación trae gran­des be­ne­fi­cios a to­dos nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas. Es­to y el elo­gio de la gen­te son con­si­de­ra­dos co­mo el pre­lu­dio de una bue­na nue­va de Dios pa­ra el ser hu­mano. El Pro­fe­ta di­jo en re­la­ción al elo­gio de la gen­te ha­cia un cre­yen­te: “Eso es una pri­me­ra bue­na nue­va pa­ra el cre­yen­te”.

“De quien tie­ne pres­ti­gio su pa­la­bra se es­cu­cha y su nom­bre se re­cuer­da”

Más allá de la ima­gen. El mu­sul­mán de­be es­for­zar­se por al­can­zar la hon­ra en su en­torno y cui­dar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.