La fe por en­ci­ma de los par­ti­dis­mos

Más allá de la grie­ta. Lue­go de que al­gu­nos sa­cer­do­tes se ex­tra­li­mi­ta­ran y pi­die­ran no vo­tar a un par­ti­do, la pe­re­gri­na­ción a Lu­ján mos­tró a un pue­blo he­te­ro­gé­neo po­lí­ti­ca­men­te, pe­ro uni­do por sus creen­cias.

Clarin - Valores Religiosos - - Entre El Cielo y La Tierra - Pbro. Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te de la ar­qui­dió­ce­sis de Bs. As.

Ha­ce al­gu­nos días un gru­po de sa­cer­do­tes se­ña­la­ba que un ca­tó­li­co no pue­de vo­tar al go­bierno de Ma­cri. La ma­yo­ría de ellos es fa­vo­ra­ble al vo­to a Cris­ti­na. Mon­se­ñor Aguer, un pre­la­do de lar­ga tra­yec­to­ria y que ac­tual­men­te es ar­zo­bis­po de La Pla­ta, de­fen­dió a un can­di­da­to en de­tri­men­to de su com­pe­ti­dor. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal no emi­tió nin­gún co­mu­ni­ca­do y la gen­te es­tá en­tre con­fun­di­da y mo­les­ta. Sin em­bar­go, la Igle­sia sos­tie­ne en to­da su doc­tri­na que los ca­tó­li­cos tie­nen li­ber­tad pa­ra vo­tar a quien quie­ran. Por lo tan­to, pro­mo- ver o con­de­nar una for­ma de vo­tar con­vier­te a quie­nes se pro­nun­cian así en in­tér­pre­tes de la reali­dad de una ma­ne­ra uni­la­te­ral. Y, co­mo le gus­ta de­cir al Pa­pa Francisco, la reali­dad se pa­re­ce más a un po­lie­dro don­de las di­fe­ren­tes par­tes for­man el to­do. Ade­más, la gen­te es adul­ta y li­bre, no ne­ce­si­ta de sa­cer­do­te ilu­mi­na­dos pa­ra dis­cer­nir su vo­to. Sin ol­vi­dar que los sa­cer­do­tes lo so­mos de to­dos los bau­ti­za­dos, no de al­gu­nos.

Ha­ce po­co más de una se­ma­na se reali­zó una nue­va edi­ción de la pe­re­gri­na­ción ju­ve­nil a Lu­jan. Es­te fe­nó­meno no de­ja de sor­pren­der­me año a año. ¿Vis­te una gran mo­vi­da pu­bli­ci­ta­ria? ¿Es­ta­ban to­dos los me­dios cu­brién­do­la? No, na­da de eso. El pro­nós­ti­co anun­cia­ba llu­via a par­tir de las 3 de la ma­dru­ga­da, la ho­ra que la ma­yo­ría de la gen­te -muy can­sa­daem­pie­za a lle­gar a Lu­ján. Y, co­mo es­ta­ba anun­cia­do, ca­yó una llu­via tre­men­da. El que di­ga que es un paseo de­por­ti­vo lo ani­mo a pro­bar. Al lle­gar due­le has­ta la res­pi­ra­ción.

¿Qué me sor­pren­dió es­te año? En pri­mer lu­gar el po­der de con­vo­ca­to­ria de la Vir­gen de Lu­jan. ¡Có­mo la quie­re la gen­te! Uno pue­de pa­rar­se en la ru­ta y ver pa­sar ese con­jun­to va­rio­pin­to de hi­jos su­yos que se can­sa, pe­ro can­ta, com­par­te y ofre­ce, siem­pre ale­gre. In­gre­sé a la ba­sí­li­ca con al­gu­nos de los chi­cos del mi­cro de apo­yo de mi pa­rro­quia a las 2 de la ma­dru­ga­da. En la puer­ta les de­cía que cuan­do pue­dan via­jar van a ver mu­chos tem­plos co­mo Lu­jan, pe­ro en una Eu­ro­pa des­creí­da la ma­yo­ría de la gen­te va a ad­mi­rar su be­lle­za, sus te­so­ros ar­tís­ti­cos. Po­cos, a re­zar. En cam­bio, in­gre­sar a la ba­sí­li­ca de Lu­ján a esa ho­ra fue ex­pe­ri­men­tar un tem­plo vi­vo, con gen­te apre­tu­ja­da que -con las úl­ti­mas ener­gías- pro­cu­ra­ba lle­gar has­ta la ima­gen de la Vir­gen, al­gu­nos de ro­di­llas. Bas­ta­ba mi­rar cual­quier ros­tro pa­ra in­tuir mil pa­la­bras: agra­de­ci­mien­tos y pe­ti­cio­nes. Los ros­tros se ilu­mi­na­ban vien­do esa ima­gen pe­que­ña, ca­si per­di­da en la in­men­si­dad del es­pa­cio del tem­plo. Sur­gen las lá­gri­mas, las fo­tos que te per­mi­ten co­mu­ni­car a tus se­res que­ri­dos que lle­gas­te.

Qué lás­ti­ma que los me­dios se lo pier­dan. Fue un cor­te de ru­ta mo­nu­men­tal y so­bre esa ru­ta cor­ta­da no ha­bía unos de un la­do y otros del otro. Tam­po­co, to­nos ame­na­zan­tes, sino abra­zos fra­ter­na­les. Mez­cla­dos iban ca­mi­nan­do los ar­gen­ti­nos, de Ri­ver y Bo­ca, ma­cris­tas y cris­ti­nis­tas y los que vo­ta­rán a otros. Po­bres y ri­cos. Allí no hu­bía grie­ta ni des­ma­nes a nues­tro pa­so. Cor­ta­mos una ru­ta na­cio­nal 48 ho­ras y no fui­mos no­ti­cia. Con­vi­vi­mos en paz ha­cien­do un sa­cri­fi­cio pa­ra lle­gar. Qué bue­na me­tá­fo­ra de la Ar­gen­ti­na que que­re­mos; só­lo Dios es ca­paz de es­te mi­la­gro y, co­mo di­ce Je­sús en el Evan­ge­lio de San Lu­cas 10,21: “Te ala­bo Pa­dre por­que ocul­tas­te es­tas co­sas a los sa­bios e in­te­li­gen­tes y se las re­ve­las­te a los hu­mil­des”. Hay otra ar­gen­ti­na más allá de la grie­ta que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no re­fle­jan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.