Una viu­da que abra­zó la vo­ca­ción re­li­gio­sa se­rá bea­ta

Se tra­ta de Catalina de Ma­ría Ro­drí­guez, una cor­do­be­sa que co­la­bo­ró con el Cu­ra Bro­che­ro y fun­dó un con­gre­ga­ción.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Jor­ge Roui­llón Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

El sá­ba­do 25 de no­viem­bre se­rá bea­ti­fi­ca­da en Cór­do­ba Catalina de Ma­ría Ro­drí­guez, que en 1865 fun­dó la con­gre­ga­ción de las Her­ma­nas Es­cla­vas del Co­ra­zón de Je­sús. Se­rá la pri­me­ra bea­ti­fi­ca­ción de la his­to­ria en la ca­pi­tal cor­do­be­sa. Un he­cho his­tó­ri­co que pre­si­di­rá el pre­fec­to pa­ra la Cau­sa de los San­tos, car­de­nal Angelo Ama­to, en­via­do des­de el Va­ti­cano por el pa­pa Fran­cis­co.

La ma­dre Catalina tu­vo una gran amis­tad con San José Ga­briel Bro­che­ro, el cu­ra gau­cho que Fran­cis­co de­cla­ró san­to en Ro­ma en 2016.

Bro­che­ro era pá­rro­co en Vi­lla del Trán­si­to, en el va­lle de Tras­la­sie­rra, y le pi­dió que le en­via­ra her­ma­nas de su con­gre­ga­ción pa­ra aten­der un co­le­gio de ni­ñas y ayu­dar en la ca­sa de ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les. En 1880, Catalina se des­pren­dió ge­ne­ro­sa­men­te de 16 de las 30 her­ma­nas que la se­guían. Esas re­li­gio­sas jó­ve­nes e inex­per­tas cru­za­ron las Sie­rras Gran­des de Cór- do­ba an­dan­do a ca­ba­llo va­rios días.

Am­bos –el cu­ra y la re­li­gio­sa- ama­ban los ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les de San Ignacio, el fun­da­dor de los jesuitas. Com­par­tían una pro­fun­da de­vo­ción por la pre­sen­cia real de Cris­to en la eu­ca­ris­tía y una vi­va preo­cu­pa­ción por ayu­dar a los ne­ce­si­ta­dos ma­te­rial y es­pi­ri­tual­men­te.

¿Quién era esa mu­jer que se lan­zó a fun­dar en el país una con­gre­ga­ción fe­me­ni­na de vi­da apos­tó­li­ca ac­ti­va? Has­ta en­ton­ces, el des­tino más co­mún de sus con­gé­ne­res era la vi­da do­més­ti­ca y, pa­ra al­gu­nas que sen­tían la vo­ca­ción re­li­gio­sa, el con­ven­to de clau­su­ra. Y ella, con­fe­só, “yo no te­nía es­pí­ri­tu pa­ra esos con­ven­tos”.

Catalina na­ció en Cór­do­ba en 1823 en una fa­mi­lia aco­mo­da­da don­de la po­lí­ti­ca y la vi­da pú­bli­ca no es­ta­ban au­sen­tes. Un pri­mo her­mano su­yo, San­tia­go Der­qui, al­can­za­ría la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Cuan­do te­nía 17 años, hi­zo ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les con los jesuitas y en­tre­vió la vo­ca­ción de con­sa­grar su vi­da a Dios. Do­ce años des­pués se ca­só con un co­ro­nel viudo que te­nía dos hi­jos a los que crió con afec­to. Tar­dó ocho años en que­dar em­ba­ra­za­da y tu­vo una hi­ja que mu­rió al na­cer.

A los 42 años que­dó viu­da y re­na­ció su pri­me­ra vo­ca­ción. Sie­te años des­pués fun­dó su con­gre­ga­ción.

No le fal­ta­ron prue­bas, do­lo­res y an­gus­tias, pe­ro con­du­jo ese gru­po na- cien­te con mano fir­me y con­fian­za en la mi­se­ri­cor­dia de Dios. La con­gre­ga­ción bus­ca pro­pa­gar el cul­to al Co­ra­zón de Je­sús y res­tau­rar la ima­gen de Cris­to me­dian­te la evan­ge­li­za­ción y la pro­mo­ción hu­ma­na.

Tras bu­cear en 1673 cartas y en la au­to­bio­gra­fía de su fun­da­do­ra, la her­ma­na Silvia So­ma­ré acaba de pu­bli­car el li­bro “La his­to­ria de una bue­na mu­jer” (Edi­to­rial Cla­re­tia­na).

“Es­ta mu­jer hi­zo un po­co de to­do – di­ce-. Fue una lai­ca com­pro­me­ti­da, una bue­na es­po­sa y ma­dre de fa­mi­lia, una re­li­gio­sa fiel. En su­ma, una pe­re­gri­na en bus­ca de la vo­lun­tad y la glo­ria de Dios. Fue trans­gre­so­ra por­que in­vi­tó a cam­biar cos­tum­bres, pa­ra­dig­mas, nor­mas. ¿Su mo­ti­va­ción? Se­guir lo que su co­ra­zón le pe­día, de­jar­se in­ter­pe­lar y con­mo­ver por lo más he­ri­do de la so­cie­dad, cum­plir sus sue­ños y ser fiel a su fe”.

Catalina fa­lle­ció el 5 de abril de 1896. El 4 de ma­yo úl­ti­mo, el pa­pa Fran­cis­co apro­bó el mi­la­gro re­que­ri­do pa­ra su bea­ti­fi­ca­ción.

Hoy las her­ma­nas es­tán en diez pro­vin­cias ar­gen­ti­nas, en Chi­le, Es­pa­ña y Be­nín (Áfri­ca). Atien­den co­le­gios, ca­sas de re­ti­ros es­pi­ri­tua­les y ho­ga­res pa­ra me­no­res en ries­go. Y Cór­do­ba se pre­pa­ra pa­ra hon­rar a es­ta hi­ja di­lec­ta, cu­ya vi­da per­ma­ne­ció anó­ni­ma pa­ra mu­chos y aho­ra em­pie­za a des­cu­brir­se.

Ma­dre Catalina. Se des­ta­có por su te­na­ci­dad y com­pro­mi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.