Un jue­go de eli­te que les cam­bió la vi­da

La prác­ti­ca del cric­ket en­tre jó­ve­nes de una vi­lla por­te­ña y otra del gran Bue­nos Ai­res con­tri­bu­yó a su for­ma­ción e in­te­gra­ción so­cial, que se co­ro­nó con su re­cien­te vi­si­ta al Pa­pa y con un par­ti­do con el equi­po del Va­ti­cano.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Ma­ría Mon­te­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Re­cién lle­ga­dos de Ro­ma, don­de vi­si­ta­ron al Pa­pa Fran­cis­co, los in­te­gran­tes del equi­po Caa­cu­pé Cric­ket y Cric­ket San Juan Bos­co to­da­vía no pue­den creer lo que vi­vie­ron. Es que pa­ra es­te gru­po de chi­cos oriun­dos de la Vi­llas 21-24 de Ba­rra­cas, en la Ca­pi­tal Fe­de­ral, y La Cár­co­va, en el par­ti­do bo­nae­ren­se de José León Suá­rez, no só­lo fue la pri­me­ra vez que via­ja­ban en avión y co­no­cían otro país, sino el re­en­cuen­tro con quien fue­ra aquel sa­cer­do­te y ami­go que, cuan­do era ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, re­co­rría su ba­rrio: Jor­ge Ber­go­glio.

Los equi­pos, que via­ja­ron por in­vi­ta­ción del Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra la Cultura del Va­ti­cano, for­man par­te del pro­gra­ma in­ter­na­cio­nal de in­clu­sión “Cric­ket Sin Fron­te­ras” y fue­ron el pri­mer con­jun­to ame­ri­cano en par­ti­ci­par del tor­neo ofi­cial de la San­ta Se­de, en el que se mi­die­ron con el St Pe­ter’s Cric­ket Club -el equi­po del Pa­pa- y otros plan­te­les in­te­gra­dos por jó­ve­nes de la In­dia, país don­de la po­pu­la­ri­dad de es­te de­por­te se em­pa­ren­ta con la de nues­tro fút­bol.

La gi­ra de­por­ti­va, cul­tu­ral y re­li­gio­sa pu­do ha­cer­se reali­dad gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de la Fun­da­ción Ban­co Na­ción, la Se­cre­ta­ría de Cul­to de la Na­ción y Em­pren­de­do­res21.com, ade­más de las do­na­cio­nes de otras en­ti­da­des y par­ti­cu­la­res. Y fue, sin du­da, otro apor­te a la di­fu­sión en el te­rreno so­cial de la cultura del en­cuen­tro -en la que tan­to in­sis­te Fran­cis­co-, que per­mi­ta sal­tar las ba­rre­ras de la dis­cri­mi­na­ción, es­pe­cial­men­te en­tre los jó­ve­nes de las pe­ri­fe­rias.

Y si al­guien vie­ne sien­do una voz ca­li­fi­ca­da de ese men­sa­je es el sa­cer­do­te vi­lle­ro José Ma­ría “Pe­pe” Di Pao­la, quien des­de sus tiem­pos en la pa­rro­quia Vir­gen de Caa­cu­pé, de Ba­rra­cas, has­ta hoy, en la de San Juan Bos­co, de José León Suá­rez, lu­cha por ale­jar a los pi­bes de las ca­lles, la dro­ga y la vio­len­cia que se ins­ta­ló en las vi­llas por­te­ñas y bo­nae­ren­ses.

De él fue la ini­cia­ti­va, en 2009, jun­to al ecó­no­mo de su pa­rro­quia y ex ju­ga­dor de cric­ket Da­niel Juá­rez, de co­men­zar es­te de­por­te po­co con­ven­cio­nal, vin­cu­la­do a una pe­que­ña eli­te de co­le­gios pri­va­dos y, por en­de, más que pe­cu­liar pa­ra ba­rrios cas­ti­ga­dos por la po­bre­za y la mar­gi­na­li­dad. Qui­zá por­que el cric­ket es una dis­ci­pli­na de com­pa­ñe­ris­mo y apo­yo mu­tuo. Así, al me­nos, la de­fi­nen los en­tre­na­do­res y los chi­cos que la prac­ti­can.

Se­gún el pro­fe­sor Hernán Fen­nel, coor­di­na­dor de los coach, la ex­pe­rien­cia en Ro­ma fue muy en­ri­que­ce­do­ra, “so­bre to­do ver a los chi­cos dis­fru­tar de esa ma­ne­ra des­pués de ha­ber pa­sa­do to­do el pro­ce­so de ha­cer el pa­sa­por­te, via­jar en avión, cru­zar el océano, lle­gar a un país con otro es­ti­lo de vi­da y te­ner otras co­mo­di­da­des que acá no tie­nen”. Pe­ro con­si­de­ra que el mo­men­to más emo­ti­vo fue cuan­do se en­con­tra­ron con el Pa­pa: “Creo que re­cién ahí les ca­yó la fi­cha y mu­chos co­men­za­ron a la­gri­mear”.

“Nos dio mu­cha ale­gría es­tar con él –cuen­ta Damián, uno de los ju­ga­do­res-, por­que era co­mo cuan­do ve­nía al ba­rrio, co­mo un ami­go que no ves des­pués de tan­to tiem­po, y to­dos que­ría­mos abra­zar­lo”.

Mu­chos de los chi­cos ha­bían te­ni­do un tra­to muy cer­cano con él. Al­gu­nos ha­bían re­ci­bi­do el sa­cra­men­to de la Con­fir­ma­ción de ma­nos del pa­dre Jor­ge -co­mo lo lla­man aún hoy- y par­ti­ci­pa­do de mi­sas y en­cuen­tros en los años en que Ber­go­glio so­lía vi­si­tar las vi­llas de la ca­pi­tal.

Fran­co, el go­lea­dor del equi­po, que ob­tu­vo ade­más un pre­mio en Ro­ma co­mo el me­jor ju­ga­dor de cric­ket, cuen­ta que tam­bién Fran­cis­co se ale- gró mucho de ver­los. “Me en­can­tó por­que cuan­do nos dio la bien­ve­ni­da nos pre­sen­tó con or­gu­llo co­mo el ´fa­mo­so’ equi­po de cric­ket”.

Du­ran­te el en­cuen­tro, el Pa­pa ben­di­jo tam­bién dos ba­tes que ha­bía lle­va­do la co­mi­ti­va, fa­bri­ca­dos por los re­clu­sos del Pe­nal 46 del par­ti­do de San Mar­tín, con el apo­yo del Ho­gar de Cris­to, Cen­tro de Re­cu­pe­ra­ción de jó­ve­nes de las adic­cio­nes, del pa­dre Pe­pe. Se tra­ta de los pri­me­ros que se fa­bri­can en la his­to­ria de es­te de­por­te en la Ar­gen­ti­na y pro­mue­ven una ac­ción con­jun­ta pa­ra que am­bas reali­da­des se unan en una ac­ción por los ni­ños y ni­ñas del ba­rrio don­de se desa­rro­lla es­te de­por­te.

El pro­yec­to, que co­men­zó tí­mi­da­men­te con cua­tro chi­cos de di­fe­ren­tes gru­pos pa­rro­quia­les de Caa­cu­pé, hoy lo con­for­man 30 jó­ve­nes, a los que se agre­ga un se­mi­lle­ro de ni­ños y ni­ñas en­tre 8 y 15 años que en­tre­nan con

en­tu­sias­mo dos ve­ces por se­ma­na.

El cric­ket es un de­por­te de ba­te y pe­lo­ta que se jue­ga en un cam­po ova­la­do de pas­to “pa­re­ci­do al beis­bol – sim­pli­fi­ca Damián- aun­que no­so­tros lo ha­ce­mos so­bre tie­rra, en un es­pa­cio que te­ne­mos en el ba­rrio.” El ba­rrio al que se re­fie­re es la vi­lla La Cár­co­va, uno de los asen­ta­mien­tos más po­bres del co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, don­de jue­gan los sá­ba­dos. Los otros días en­tre­nan en el pa­tio del Cen­tro de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Nº 15, de Nue­va Pom­pe­ya.

Así se pre­pa­ran pa­ra en­fren­tar va­rias ve­ces al año a los chi­cos de los ex­clu­si­vos co­le­gios San Jor­ge, San Al­bano, Lo­mas Ath­le­tic o el Bue­nos Ai­res Cric­ket de Tor­tu­gui­tas. Más aún: Uno de los he­chos sig­ni­fi­ca­ti­vo fue cuan­do los chi­cos de Caa­cu­pé asis­tie­ron a cla­ses de for­ma­ción de cric­ket en es­tas es­cue­las pri­va­das. Es­te ti­po de vi­ven­cias re­per­cu­tió no só­lo en la in­te­gra­ción so­cial de los jó­ve­nes pro­ce­den­tes de la vi­lla, sino tam­bién en lo de­por­ti­vo, ya que al­gu­nos de ellos es­tán hoy ju­gan­do en la se­lec­ción na­cio­nal.

Es el ca­so de Lu­cas, de 19 años, que ex­pli­ca: “En uno de los par­ti­dos con­tra los co­le­gios me vie­ron ju­gar sus en­tre­na­do­res y ha­bla­ron con mi pro­fe­sor pa­ra que in­gre­se a la se­lec­ción. En 2014 co­men­cé a en­tre­nar con ellos, pe­ro al prin­ci­pio no ju­ga­ba por­que co­mo no co­no­cía a los otros chi­cos me da­ba mie­do. Aho­ra ya so­mos to­dos ami­gos y ju­ga­mos de igual a igual”

Se­gún Juá­rez, el cric­ket reúne mu­chos va­lo­res que ayu­dan a la for­ma­ción de la per­so­na­li­dad, co­mo la acep­ta­ción de las re­glas, la pro­pia su­pera­ción y el com­pa­ñe­ris­mo. “De he­cho, en los en­tre­na­mien­tos no gri­ta­mos ni usa­mos sil­ba­tos –apun­ta Fen­nel-; só­lo una mi­ra­da al­can­za pa­ra que ellos se­pan qué hi­cie­ron bien o mal, y otro pun­to im­por­tan­te es que las de­ci­sio­nes del ár­bi­tro no se dis­cu­ten”.

Los chi­cos se re­fie­ren a los en­tre­na­do­res co­mo pa­pá y ma­má. “Pa­ra ellos so­mos re­fe­ren­tes, un po­co sus pa­dres –apun­ta Juá­rez-. La pro­fe­so­ra es la que les re­vi­sa los bo­le­ti­nes del co­le­gio pa- ra ver las in­asis­ten­cias y las no­tas, por­que to­dos tie­nen que es­tar es­co­la­ri­za­dos. Y a no­so­tros, a ve­ces, nos pi­den con­se­jos o nos con­fían co­sas que no pue­den ha­blar con na­die”, agre­ga.

El ti­po de jue­go tam­bién fa­vo­re­ce la unión por­que, si bien hay dos equi­pos con on­ce ju­ga­do­res ca­da uno, los ba­tea­do­res jue­gan en pa­re­jas, uno a un ex­tre­mo de la can­cha, des­de don­de se ba­tea, y el otro, des­de don­de se lan­za la pe­lo­ta. Al ba­tear, am­bos de­ben co­rrer al otro ex­tre­mo an­tes de que vuel­va la pe­lo­ta, por lo que, pa­ra ano­tar, de­ben po­ner­se de acuer­do.

“Lo bueno del cric­ket –ase­gu­ra Lu­cas- es el com­pa­ñe­ris­mo por­que si uno se equi­vo­ca, to­dos lo alen­ta­mos. Y otra co­sa es que da la po­si­bi­li­dad de co­no­cer chi­cos de otros ba­rrios que de otra for­ma se­ría im­po­si­ble”.

Damián afir­ma que en los co­le­gios siem­pre los re­ci­bie­ron con mucho res­pe­to y opi­na que “aun­que en apa­rien­cia po­de­mos ser di­fe­ren­tes por­que ve­ni­mos de un ba­rrio ba­jo, en reali­dad te das cuen­ta que so­mos to­dos igua­les”.

Se­gún Fen­nel, es­to tam­bién es par­te del men­sa­je que dan los en­tre­na­do­res. “So­mos un equi­po –di­ce- y en un equi­po to­dos son va­lio­sos, ca­da uno tie­ne su rol, su vir­tud y apor­ta des­de lo que pue­de”.

Emo­cio­na­dos. Jó­ve­nes y coachs lue­go del re­en­cuen­tro con el “Pa­dre Jor­ge”, que so­lía re­co­rrer sus ba­rrios co­mo ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.