Ca­da bo­da crea un nue­vo ho­gar

Ben­de­cir el amor. Tra­di­cio­nes, dan­zas y can­tos que ha­cen de ca­da ce­le­bra­ción ma­tri­mo­nial un com­pro­mi­so es­pe­cial.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Da­niel Gold­man Ra­bino de la Co­mu­ni­dad Bet El

En mis ca­si cua­ren­ta años co­mo ra­bino he ofi­cia­do más de mil ca­sa­mien­tos y ca­da uno me re­sul­ta par­ti­cu­lar. Me con­mue­ven los pre­pa­ra­ti­vos, los ojos bri­llan­tes de los no­vios y los pa­dres emo­cio­na­dos. Per­so­nal­men­te, y sin de­li­rios me­siá­ni­cos, an­te ca­da bo­da ten­go la emo­cio­nan­te sen­sa­ción de que par­ti­ci­po con Dios, aso­cián­do­me en la crea­ción de un nue­vo ho­gar.

Se rea­li­zan ba­jo un pa­lio de te­la lla­ma­do “ju­pá”, que re­pre­sen­ta la ca­sa que la pa­re­ja es­tá por fun­dar, y el or­den de la ce­re­mo­nia pue­de va­riar se­gún las cos­tum­bres con­gre­ga­cio­na­les. Eru­sín es una suer­te de in­tro­duc­ción ma­tri­mo­nial en la que se can­tan dos ben­di­cio­nes y el no­vio se com­pro­me­te a des­po­sar a la no­via. Lue­go am­bos be­ben de una co­pa de vino sim­bo­li­zan­do el pac­to ma­tri­mo­nial.

1) Co­lo­ca­ción de los ani­llos: en al­gu­nas con­gre­ga­cio­nes el ra­bino pre­gun­ta a los no­vios si se com­pro­me­ten a amar­se. An­te el sí, el no­vio co­lo­ca el ani­llo en el de­do ín­di­ce de la mano de­re­cha y de­cla­ra que des­po­sa a ella acor­de con la ley de Moi­sés e Is­rael. En las ce­re­mo­nias li­be­ra­les, la no­via co­lo­ca el ani­llo en el de­do del no­vio y res­pon­de con un ver­sícu­lo del Can­tar de los Can­ta­res que di­ce “yo soy de mi ama­do, y mi ama­do es pa­ra mí”.

2) El ra­bino lee la “ke­tu­vá”, que es el do­cu­men­to ma­tri­mo­nial que cer­ti­fi­ca la au­ten­ti­ci­dad del ac­to, la cual es ru­bri­ca­da por dos tes­ti­gos que pre­sen­cian la ce­re­mo­nia. Es­te do­cu­men­to le per­te­ne­ce a la no­via.

3) Se de­di­ca una pré­di­ca a la pa­re­ja, en la que el ra­bino acom­pa­ña con su pa­la­bra los no­bles de­seos de la gen­te que co­no­ce a los no­vios, re­la­cio­nan­do el even­to con en­se­ñan­zas de la To­rá y la tra­di­ción he­brea.

4) She­va Bra­jot: sig­ni­fi­ca sie­te ben­di­cio­nes. Es el mo­men­to del ca­sa­mien­to pro­pia­men­te di­cho. Se ha­ce re­fe­ren­cia a la crea­ción del va­rón y la mu­jer, a la cons­truc­ción del ho­gar, y có­mo el pue­blo de Is­rael y la hu­ma­ni­dad se re­go­ci­ja por­que se fun­da una nue­va ca­sa ju­día en el seno de una so­cie­dad. Una vez con­clui­do el can­to de las ben­di­cio­nes, los no­vios be­ben de otra co­pa de vino, por pri­me­ra vez co­mo ma­ri­do y es­po­sa.

5) In­vo­ca­ción fi­nal: El ra­bino brin­da a la pa­re­ja más de­seos de una exis­ten­cia amo­ro­sa.

6) Ro­tu­ra de la co­pa: La tra­di­ción in­di­ca que has­ta en el mo­men­to más ale­gre de la vi­da ju­día se re­cuer­dan los ins­tan­tes tris­tes que el pue­blo de Is­rael tu­vo que pa­sar a tra­vés de su his­to­ria. Ahí el no­vio pi­sa una co­pa y co­mo si fue­ra un mo­men­to má­gi­co, to­dos los par­ti­ci­pan­tes de la fies­ta gri­tan “Ma­zal Tov”, bue­na suer­te pa­ra es­te ma­tri­mo­nio.

Una vez con­clui­da la ce­re­mo­nia, to­dos bai­lan y can­tan en ron­da, por­que to­do ca­sa­mien­to es una apues­ta a la vi­da y la es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.