Có­mo in­ter­ac­tuar cuan­do rei­na el de­sen­ten­di­mien­to

La li­ber­tad, la acep­ta­ción y el res­pe­to por la vi­da del otro, en­tre las cla­ves pa­ra con­vi­vir sa­na­men­te.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (CIRA).

Al vi­si­tar Pa­ris, Ma­drid, Ro­ma o cual­quier otra ciu­dad de Eu­ro­pa el via­je­ro en­cuen­tra una mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y plu­ra­li­dad ma­ni­fies­ta en las ca­lles y la so­cie­dad.

Se tra­ta de un signo de la pos­mo­der­ni­dad, re­sul­ta­do de la ne­ce­si­dad que tie­ne el ser hu­mano de in­ter­ac­tuar so­cial­men­te con otros se­res hu­ma­nos no so­la­men­te de la mis­ma cul­tu­ra sino de to­das las cul­tu­ras pre­sen­tes en el mun­do. Pe­ro es­to no so­lo se aco­ta a la reali­dad eu­ro­pea sino tam­bién a to­da ca­pi­tal o me­ga ciu­dad mo­der­na.

Es­ta in­ter­ac­ción (no es so­la­men­te víncu­lo) en­tre las per­so­nas con­ti­núa cre­cien­do ex­po­nen­cial­men­te en la al­dea glo­bal sin te­ner en cuen­ta la dis­tan­cia. Lo úni­co per­ma­nen­te en es­te sen­ti­do es el cam­bio, un cam­bio con­ti­nuo y un pro­gre­so tec­no­ló­gi­co que de­jan tam­bién nu­me­ro­sas ca­ren­cias ma­ni­fies­tas. Di­ce el Co­rán: “En­tre sus sig­nos es ha­be­ros con­gre­ga­do en di­fe­ren­tes tri­bus y pue­blos pa­ra que os co­noz­cáis unos a otros...”

En­tre las prin­ci­pa­les ca­ren­cias ac­tua­les tenemos la po­bre­za, la ig­no­ran­cia y la in­jus­ti­cia ya que son fuen­te de mu­chos ma­les que aque­jan hoy a la hu­ma­ni­dad. La cre­cien­te desi- gual­dad en di­fe­ren­tes re­gio­nes de los cin­co con­ti­nen­tes, la fal­ta de ac­ce­so a una edu­ca­ción que con­ten­ga y desa­rro­lle al ser hu­mano for­mán­do­lo in­te­gral­men­te y las di­ver­sas for­mas de opre­sión, en­tre otras cues­tio­nes, con­ti­núan sus­ten­tan­do gran­des mi­gra­cio­nes hu­ma­nas. Ejem­plo de ello han si­do las re­cien­tes cri­sis hu­ma­ni­ta­rias. Al res­pec­to, el Co­rán di­ce: “Aca­so no es lo su­fi­cien­te­men­te am­plia la tie­rra de Dios” co­mo re­fe­ren­cia a pro­cu­rar el cam­bio de si­tua­ción de una per­so­na, un grupo o un pue­blo y sa­lir de la opre­sión e in­jus­ti­cia. Asi­mis­mo, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que per­mi­ten nue­vos y me­jo­res me­dios de trans­por­te, so­lo ima­gi­na­dos has­ta ha­ce muy po­co tiem­po, con­tri­bu­yen ex­po­nen­cial­men­te en el pre­sen­te y el fu­tu­ro in­me­dia­to a es­ta reali­dad.

Pues bien, to­do ello con­du­ce - co­mo de­cía­mos an­te­rior­men­te- a ex­po­ner tam­bién las ca­ren­cias hu­ma­nas, ca­da vez más pro­fun­das de com­pren­sión, in­te­gri­dad y ob­je­ti­vi­dad de cri­te­rio tra­tan­do de po­ner­se en el lu­gar del otro en el ac­tual pa­ra­dig­ma. Ca­ren­cias hu­ma­nas so­bre có­mo res­pon­der a la po­bre­za en nues­tras ciu­da­des y nuestro en­torno. Ma­yo­res ca­ren­cias hu­ma­nas en la éti­ca y la edu­ca­ción, en la igual­dad y el fo­men­tar el bien. Hay cues­tio­nes que no de­be­rían pa­sar por la men­te hu­ma­na co­mo ge­ne­ra­li­zar ne­ga­ti­va­men­te a to­da una cul­tu­ra o una re­li­gión por la ac­ción cri­mi­nal de un co­bar­de.

For­mar con­clu­sio­nes ne­ga­ti­vas a partir de un ac­to con­tra una ra­za de­ter­mi­na­da, lle­var a la de­gra­da­ción de una re­li­gión o un grupo de per­so­nas por las con­se­cuen­cias de no po­der pro­ce­sar las reali­da­des ac­tua­les o ne­gar sis­te­má­ti­ca­men­te las in­jus­ti­cias, son cau­sa mu­chas ve­ces de ese de­sen­ten­di­mien­to. No con­tri­bu­ye al en­ten­di­mien­to cuan­do des­de la co­mu­ni­ca­ción ma­si­va for­mal, el me­ga­ló­mano au­tor de un cri­men es con­si­de­ra­do co­mo un po­bre lo­co o un en­fer­mo y en el peor de los ca­sos un ex­tre­mis­ta de una co­rrien­te po­lí­ti­ca de­ter­mi­na­da. Es­pe­cial­men­te si ese

“El ser hu­mano tie­ne la ne­ce­si­dad so­cial de vin­cu­lar­se con otras cul­tu­ras”

co­bar­de tie­ne bar­ba, tez os­cu­ra o pro­vie­ne de un país fue­ra de los cen­tra­les, va a ser rá­pi­da­men­te con­si­de­ra­do así so­lo por su pseu­do con­di­ción re­li­gio­sa. Ejem­plo de ello son los ti­tu­la­res que di­cen “al gri­to de Allahu Ak­bar...” tal co­sa u otra. Aquí no so­lo se de­mo­ni­za al Is­lam y a los musulmanes sino tam­bién las pa­la­bras per­te­ne­cien­tes a la ado­ra­ción re­li­gio­sa del mu­sul­mán.

“No son igua­les o com­pa­ra­bles quie­nes tie­nen co­no­ci­mien­to y quie­nes no lo tie­nen” afir­ma el Co­rán.

Es­ta per­ver­sa ma­ni­pu­la­ción de los he­chos que co­me­ten al­gu­nas per­so­nas irres­pon­sa­ble (po­lí­ti­cos, pro­fe­so­res y co­mu­ni­ca­do­res) de­mo­ni­zan­do al Is­lam o a los musulmanes so­lo pue­den ver­la, iden­ti­fi­car­la y re­cha­zar­la los co­ra­zo­nes do­ta­dos de ob­je­ti­vi­dad, men­tes de sano jui­cio y hom­bres y mu­je­res de sin­ce­ro de­seo de res­pe­to y con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca en­tre las di­ver­sas cul­tu­ras.

Con­tri­buir con res­pon­sa­bi­li­dad al desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad im­pli­ca en­fren­tar con va­len­tía y co­ra­je los di­ver­sos desafíos que la reali­dad ac­tual ex­pre­sa. La li­ber­tad de ex­pre­sión y de cul­to y la acep­ta­ción con res­pe­to y con­si­de­ra­ción del pen­sa­mien­to y la for­ma de vi­da del otro, son las he­rra­mien­tas con las que po­de­mos con­ti­nuar me­jo­ran­do sa­na­men­te en­tre to­dos la en­se­ñan­za a una nue­va ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes que en­fren­tan des­em­pleo, cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca, po­bre­za y di­fi­cul­tad en el ac­ce­so a la edu­ca­ción, en­tre otros.

Preo­cu­pan­te. No con­tri­bu­ye al en­ten­di­mien­to cuan­do des­de los me­dios se de­mo­ni­za al Is­lam o a sus fie­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.