Un an­tí­do­to con­tra la co­rrup­ción

Las res­pues­tas des­de la fe. La Bi­blia en­se­ña que pa­ra ser fe­liz no hay que te­ner as­pi­ra­cio­nes des­me­di­das por­que pue­den em­pu­jar a que­dar­se con lo ajeno. Y que si la pa­tria no siem­pre de­man­da al co­rrup­to, Dios si.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Pa­dre Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te de la ciu­dad de Bs.As.

La co­rrup­ción es un mal de lar­ga da­ta. Ya en­tre los man­da­mien­tos del Le­ví­ti­co se in­cluía el “no ro­ba­rás” y tam­bién en el Li­bro del Éxo­do 20, 27: “No co­di­cia­rás la ca­sa de tu pró­ji­mo, ni co­di­cia­rás la mu­jer de tu pró­ji­mo, ni su sier­vo, ni su sier­va, ni su buey, ni su asno, ni na­da que sea de tu pró­ji­mo”. La co­di­cia es vie­ja co­mo la his­to­ria. Na­ce en un co­ra­zón que no va­lo­ra lo pro­pio y mi­ra la ca­sa del ve­cino; cre­ce con la en­vi­dia y ter­mi­na en el ro­bo.

Di­cen que la ciu­dad de Bue­nos Ai­res y su puer­to fue­ron apro­ve­cha­dos con el pa­so de los años pa­ra po­der con­tra­ban­dear lo que no sa­lía de los puer­tos del vi­rrey­na­to del Pe­rú y de la capitanía ge­ne­ral de Chi­le.

Nues­tra re­cien­te bea­ta “Ma­ma An­tu­la”, que fun­dó en Bue­nos Ai­res la San­ta Ca­sa de Ejer­ci­cios, fue be­ne­fi­cia­ria de un le­ga­do del que dá cuen­ta en su tes­ta­men­to del año 1779: “De­cla­ro que el fi­na­do, Ilus­trí­si­mo y Ex­ce­len­tí­si­mo Se­ñor Don Fray Se­bas­tián Mal­var y Pinto, Ca­ba­lle­ro Gran Cruz de Car­los III, dig­ní­si­mo Obis­po de es­ta Dió­ce­sis y Ar­zo­bis­po des­pués de San­tia­go de Ga­li­cia, tu­vo a bien en ejer­ci­cio de su li­be­ra­li­dad ha­cer una do­na­ción, en for­ma, cu­yo ins­tru­men­to exis­te en au­tos de la can­ti­dad de 18 mil pe­sos a be­ne­fi­cio de es­ta ca­sa”. El di­ne­ro fue en­via­do, pe­ro ella so­lo re­ci­bió una ín­fi­ma par­te: “De la cual só- lo ten­go re­ci­bi­dos $ 1.130, cu­ya dis­tri­bu­ción cons­ta de los cua­der­nos de las cuen­tas, y cre­yen­do de de­ber­las dar de lo res­tan­te el Se­ñor Ma­gis­tral de es­ta san­ta Igle­sia Ca­te­dral, Doc­tor don Car­los José Mon­te­ros, en­car­ga­do pa­ra la re­in­te­gra­ción de es­ta pia­do­sa do­na­ción, de cu­yo pun­tual cum­pli­mien­to no he se­pa­ra­do mi aten­ción, apli­can­do pun­tua­les di­li­gen­cias, ya ju­di­cia­les, ya ex­tra­ju­di­cia­les sin efec­to ver­da­de­ra­men­te; pre­ven­go no se omi­tan en lo su­ce­si­vo las que co­rres­pon­dan. Así lo de­cla­ro pa­ra que cons­te”. ¡Eran pe­sos en oro! ¡Al­guien se que­dó con 16.870!

Mucho rui­do ha­cen en los me­dios los ca­sos de co­rrup­ción y la di­fu­sión de los acu­sa­dos ca­mino a la cár­cel, hom­bres has­ta ha­ce po­co tiem­po po- de­ro­sos que ter­mi­nan en­tre re­jas. Bra­sil ha vi­vi­do una si­tua­ción más ex­ten­di­da, el La­va Ja­to, por el que otro­ra po­de­ro­sos em­pre­sa­rios o po­lí­ti­cos es­tán aho­ra en la cár­cel.

To­das es­tos epi­so­dios me lle­va­ron a una pre­gun­ta:¿No te­nían aca­so su­fi­cien­te di­ne­ro los acu­sa­dos? ¿Qué ex­tra­ña com­pul­sión mue­ve siem­pre a que­rer más y a no es­tar nun­ca con­for­mes? Se ten­ga mucho o po­co, to­dos co­no­ce­mos esa ne­ce­si­dad de te­ner y el de­sen­can­to que pro­du­ce la cos­tum­bre de lo ya ad­qui­ri­do. Pe­ro el sal­mo 131 di­ce: “Mi co­ra­zón no se ha en­so­ber­be­ci­do, Se­ñor, ni mis ojos se han vuel­to al­ta­ne­ros. No he pre­ten­di­do gran­des co­sas, ni he te­ni­do as­pi­ra­cio­nes des­me­di­das. No, yo apla­co y mo­de­ro mis de­seos: co­mo un ni- ño tran­qui­lo en bra­zos de su ma­dre, así es­tá mi al­ma den­tro de mí”.

Qué im­por­tan­te es pa­ra ser fe­li­ces no te­ner as­pi­ra­cio­nes des­me­di­das, no an­dar co­mo lo­co que­rien­do lo que no se tie­ne. He aquí el re­me­dio pa­ra la des­me­su­ra. ¿Se­rán ca­pa­ces de en­ten­der­lo los que aho­ra les to­ca ad­mi­nis­trar el país? Hay que mo­de­rar los de­seos, sino tar­de o tem­prano apa­re­ce la ten­ta­ción de que­dar­se con lo ajeno, que es mas gra­ve cuan­do lo ajeno es de to­dos. Ca­da vez que un fun­cio­na­rio ju­ra di­ce: “Si así no lo hi­cie­re, Dios y la Pa­tria me lo de­man­den”. La pa­tria y su jus­ti­cia de­man­dan a ve­ces, con fre­cuen­cia tar­de… y siem­pre cuan­do los acu­sa­dos ca­re­cen de po­der. Dios de­man­da siem­pre; so­lo es­pe­ra al fi­nal del ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.