Et­che­verry Bo­neo y un sa­cer­do­cio sin con­ce­sio­nes

La his­to­ria de un re­li­gio­so vi­sio­na­rio y ex­cep­cio­nal­men­te de­di­ca­do que es­tá en pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Car­lo­ta Ra­va Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Ha­ce cien años, un 18 de sep­tiem­bre, na­cía en Bue­nos Ai­res Luis Ma­ría Et­che­verry Bo­neo, hoy en pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción. Quie­nes tu­vi­mos el pri­vi­le­gio no só­lo de co­no­cer­lo, sino de par­ti­ci­par muy de cer­ca de su vi­da y de su sa­cer­do­cio, tenemos el al­ma se­lla­da por su pa­ter­ni­dad. Dios lo do­tó con cua­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias. A na­die es­ca­pa­ba la pe­ne­tra­ción, in­ten­si­dad y bon­dad de su mi­ra­da; la mag­ná­ni­ma pu­re­za y be­ne­vo­len­cia de su co­ra­zón; la pro­fun­di­dad y acier­to de sus ob­ser­va­cio­nes y de­ci­sio­nes. To­do trans­pa­ren­ta­ba en él, una per­so­na­li­dad ex­cep­cio­nal.

De es­ta per­so­na­li­dad se sir­vió Dios pa­ra en­ri­que­cer el pen­sa­mien­to y la doc­tri­na de la Igle­sia con una vi­sión del mun­do fun­da­da en el le­ma pau­lino de “Ins­tau­rar to­do en Cris­to Na­tu­ra­le­za e his­to­ria; hom­bre y so­cie­dad; ar­te, cien­cia y fi­lo­so­fía; eco­no­mía y po­lí­ti­ca”. Así, ha­cer del mun­do la “ca­sa de Dios” fue su in­quie­tud desde el co­mien­zo de sus es­tu­dios en Ro­ma en la Uni­ver­si­dad Gre­go­ria­na y el mo­tor de su queha­cer de re­gre­so al país, en 1942, has­ta su muer­te.

Es­ta vi­sión de la reali­dad no que­dó li­mi­ta­da en pá­gi­nas es­cri­tas, con­fe­ren­cias o lec­cio­nes aca­dé­mi­cas, sino que se en­car­nó pro­gre­si­va­men­te en per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes: es­cue­las pa­ra va­ro­nes y pa­ra mujeres, co­le­gios uni­ver­si­ta­rios, gru­pos de ma­tri­mo­nios, cen­tros uni­ver­si­ta­rios y de in­ves­ti­ga­ción; to­dos de­seo­sos de co­la­bo­rar con la Igle­sia en su ta­rea sa­cer­do­tal de unir lo eterno y lo tem­po­ral.

Tu­vo una ex­cep­cio­nal com­pren­sión de la na­tu­ra­le­za y mi­sión de la mu­jer co­mo puen­te en­tre lo di­vino y lo hu­mano. Con tal pro­pó­si­to en 1952 fun­dó una nue­va for­ma de vi­da con­sa­gra­da femenina: la Ins­ti­tu­ción de las Ser­vi­do­ras, pa­ra que fue­ran, a se­me­jan­za de Ma­ría San­tí­si­ma, es­po­sas de Je­su­cris­to y ma­dres ca­pa­ces de co­no­cer a fon­do la reali­dad femenina, in­ter­pre­tar­la, va­lo­rar sus exi­gen­cias, dar una so­lu­ción a sus pro­ble­mas y co­la­bo­rar de mo­do es­pe­cí­fi­co en la rea­li­za­ción del “Ins­tau­ra­re om­nia in Ch­ris­to”. El pa­dre Luis Ma­ría no lle­gó a co­no­cer el nue­vo Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co que asu­me es­ta nue­va for­ma de vi­da, pe­ro pre­di­jo que así se­ría.

En 1961 com­pró el cas­co de la an­ti­gua es­tan­cia “La Ar­mo­nía” pa­ra ha­cer de ese es­pa­cio pri­vi­le­gia­do de la pam­pa un lu­gar don­de se pu­die­ra ama­sar lo eterno y lo tem­po­ral, tan­to en el ám­bi­to del pen­sa­mien­to -con la co­la­bo­ra­ción de fi­ló­so­fos, teó­lo­gos, ar­tis­tas y cien­tí­fi­cos que desa­rro­lla­ran en co­mún sus dis­ci­pli­nas-, co­mo a tra­vés de ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les y es­pi­ri­tua­les con­cre­ta­das en en­cuen­tros, cam­pus mu­si­ca­les, con­cier­tos, es­pec­tácu­los de luz y so­ni­do, pro­yec­tos edu­ca­ti­vos, re­ti­ros, con­vi­ven­cias y mi­sio­nes ru­ra­les.

Los úl­ti­mos años de su vi­da los de­di­có ca­si por com­ple­to a las Ser­vi­do­ras pe­ro fue­ron nu­me­ro­sí­si­mas tam­bién las vo­ca­cio­nes que sus­ci­tó, con su en­tre­ga in­con­di­cio­nal a Jesús y a la Igle­sia, al sa­cer­do­cio y a otras for­mas de vi­da con­sa­gra­da. Ade­más, si­guió con aten­ción el Con­ci­lio Va­ti­cano II y sus apor­tes pa­ra el mun­do con­tem­po­rá­neo. En algunos as­pec­tos el pen­sa­mien­to del pa­dre an­ti­ci­pó la doc­tri­na con­ci­liar en lo que ha­ce a la pre­sen­cia de la mu­jer en la Igle­sia y el mun­do así co­mo la au­to­no­mía de la reali­dad tem­po­ral y su or­de­na­ción a lo eterno.

El pa­dre Luis Ma­ría mu­rió jo­ven, so­lo y en­fer­mo en Ma­drid, en 1971, du­ran­te un via­je que de­bía fi­na­li­zar en Ro­ma. Pe­ro lo hi­zo con pro­fun­da paz, “co­mo un san­to”, di­je­ron los tes­ti­gos que es­tu­vie­ron esos úl­ti­mos días con él. Fue la úl­ti­ma ex­pre­sión de un sa­cer­do­cio vi­vi­do sin con­ce­sio­nes.

Ejem­plar. Eche­verry Bo­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.