Cuan­do la ri­sa y el llan­to son un tras­torno

Con la ri­sa y el llan­to ex­pre­sa­mos y re­gu­la­mos emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos. Son un re­fle­jo de lo que sen­ti­mos. Sin em­bar­go, hay un tras­torno por epi­so­dios in­con­tro­la­bles de ri­sa/llan­to in­ten­sos, bre­ves y fre­cuen­tes. ¿Qué lo cau­sa?

Clarin - Viva - - De La Cabeza - POR FA­CUN­DO MA­NES

En las Ins­truc­cio­nes pa­ra llo­rar, Ju­lio Cor­tá­zar da cuen­ta de los mo­dos re­gu­la­res de al­go tan hu­mano: “El llan­to me­dio u or­di­na­rio con­sis­te en una con­trac­ción ge­ne­ral del ros­tro y un so­ni­do es­pas­mó­di­co acom­pa­ña­do de lá­gri­mas y mo­cos, es­tos úl­ti­mos al fi­nal, pues el llan­to se aca­ba en el mo­men­to en que uno se sue­na enér­gi­ca­men­te”. So­bre la ri­sa, po­dría­mos desa­rro­llar al­gún ejer­ci­cio si­mi­lar. Por­que tan­to de lo uno –el llan­to– co­mo de lo otro –la ri­sa–, sa­be­mos to­dos.

A tra­vés de ellos ex­pre­sa­mos y re­gu­la­mos nues­tras emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos. Aun­que la reac­ción de ca­da uno y su in­ten­si­dad de­pen­de del es­tí­mu­lo re­ci­bi­do, la ex­pre­sión emo­cio­nal es un re­fle­jo de lo que sen­ti­mos y sue­le ser ade­cua­da al con­tex­to. Uno de los tras­tor­nos en los que es­to no su­ce­de se lla­ma “ri­sa y llan­to pa­to­ló­gi­co”.

Se tra­ta de un sín­dro­me de des­re­gu­la­ción afec­ti­va pro­du­ci­do por una dis­fun­ción de las re­gio­nes ce­re­bra­les im­por­tan­tes pa­ra la ex­pre­sión y re­gu­la­ción de las emo­cio­nes. Se ca­rac­te­ri­za por ge­ne­rar epi­so­dios in­con­tro­la­bles de ri­sa y/o llan­to, que son in­ten­sos, bre­ves y fre­cuen­tes. Es­tos even­tos pue­den des­en­ca­de­nar­se an­te si­tua­cio­nes tri­via­les que no tie­nen con­te­ni­do emo­cio­nal o co­mo res­pues­ta a es­tí­mu­los que no so­lían cau­sar ri­sa o llan­to an­tes de ha­ber su­fri­do la afec­ta­ción ce­re­bral.

Asi­mis­mo, el sen­ti­mien­to ex­pre­sa­do a tra­vés de es­tas reac­cio­nes pue­de no coin­ci­dir con lo que la per­so­na ver­da­de­ra­men­te sien­te. Es un tras­torno de la ex­pre­sión emo­cio­nal más que una per­tur­ba­ción pri­ma­ria de los sen­ti­mien­tos. Es­ta in­con­gruen­cia pue­de te­ner que ver con el sen­ti­do de la emo­ción; por ejem­plo, reír­se al sen­tir­se tris­te; tam­bién pue­de vin­cu­lar­se con la in­ten­si­dad, es de­cir, se pue­de pre­sen­tar una reac­ción emo­cio­nal in­ten­sa en re­la­ción con la si­tua­ción que la pro­vo­có. En otros ca­sos, du­ran­te los epi­so­dios de ri­sa o llan­to, las per­so­nas no ex­pe­ri­men­tan nin­gún sen­ti­mien­to iden­ti­fi­ca­ble. Y pue­de ocu­rrir que su­ce­da en un con­tex­to en el que es­ta res­pues­ta emo­cio­nal re­sul­ta con­tra­dic­to­ria con los com­por­ta­mien­tos que so­cial­men­te se es­pe­ra, co­mo reír­se cuan­do se re­ci­be una ma­la no­ti­cia.

Los epi­so­dios de ri­sa y llan­to pa­to­ló­gi­co no son ma­ni­fes­ta­cio­nes de un cam­bio per­sis­ten­te en el es­ta­do de áni­mo, es de­cir, en el cli­ma emo­cio­nal que co­lo­rea nues­tra per­cep­ción del mun­do de for­ma sos­te­ni­da en el tiem­po. Con­tra­ria­men­te, son más bien va­ria­cio­nes mo­men­to a mo­men­to en la ex­pre­sión emo­cio­nal.

Es­te sín­dro­me es cau­sa­do por un tras­torno neu­ro­ló­gi­co iden­ti­fi­ca­ble. Así, los ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, los tu­mo­res ce­re­bra­les, el trau­ma­tis­mo en­cé­fa­lo-cra­neano, la de­men­cia ti­po Alz­hei­mer y la es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca, son al­gu­nas de sus prin­ci­pa­les cau­sas. Es­to se de­be a que afec­tan la es­truc­tu­ra y/o el fun­cio­na­mien­to de re­gio­nes ce­re­bra­les que sub­ya­cen al pro­ce­sa­mien­to emo­cio­nal.

Al­gu­nas per­so­nas con es­te tras­torno mues­tran pro­ble­mas só­lo con la ri­sa, mien­tras que otros, só­lo con el llan­to; pe­ro tam­bién pue­de afec­tar am­bas ex­pre­sio­nes. Al ma­ni­fes­tar­se no es po­si­ble dis­tin­guir es­tas res­pues­tas emo­cio­na­les de la ri­sa y el llan­to ge­nui­nos. Al su­ce­der fue­ra de con­tex­to, sue­len ge­ne­rar ver­güen­za en quie­nes lo su­fren y en su en­torno. In­clu­so, cuan­do los epi­so­dios son se­ve­ros, pue­den re­pre­sen­tar un obs­tácu­lo pa­ra las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas.

A par­tir de una eva­lua­ción apro­pia­da, el sín­dro­me pue­de ser re­co­no­ci­do por los mé­di­cos, y los pa­cien­tes ayu­da­dos con me­di­ca­ción ade­cua­da.

FA­CUN­DO MA­NES NEUROLOGO. NEUROCIENTIFICO. REC­TOR DE LA UNI­VER­SI­DAD FAVALORO Twit­ter: @Ma­ne­sF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.