Los úl­ti­mos años de Sar­mien­to

Clarin - Viva - - Haciendo Historia - POR FE­LI­PE PIGNA

En 1874 Sar­mien­to, el po­lé­mi­co au­tor de Fa­cun­do, con­clu­yó su pe­río­do pre­si­den­cial, pe­ro no su ca­rre­ra política. Al año si­guien­te asu­mió el car­go de Di­rec­tor Ge­ne­ral de Es­cue­las de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y con­ti­nuó ejer­cien­do el pe­rio­dis­mo des­de La Tri­bu­na. Po­co des­pués fue elec­to senador por San Juan.

Unos años an­tes, cuan­do era Ins­pec­tor Ge­ne­ral de Es­cue­las, lle­gó a un es­ta­ble­ci­mien­to y com­pro­bó que los alum­nos eran bue­nos en geo­gra­fía, his­to­ria y ma­te­má­ti­cas, pe­ro flo­jos en gra­má­ti­ca. Y se lo hi­zo sa­ber al maes­tro. Es­te le di­jo, “no creo que sean im­por­tan­tes los sig­nos de pun­tua­ción”.

–¡ Qué no! – re­pli­có Sar­mien­to–. Le da­ré un ejem­plo. To­mó una ti­za y es­cri­bió en el pi­za­rrón: “El maes­tro di­ce, el ins­pec­tor es un ig­no­ran­te”.

–Yo nun­ca di­ría eso de us­ted, se­ñor Sar­mien­to.

–Pues yo sí di­jo to­man­do una ti­za y cam­bian­do de lu­gar la co­ma. La fra­se que­dó así: “El maes­tro, di­ce el ins­pec­tor, es un ig­no­ran­te.”

En 1879 asu­mió co­mo mi­nis­tro del In­te­rior de Ni­co­lás Ave­lla­ne­da, pe­ro por di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas con el go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res, Car­los Te­je­dor, re­nun­ció al mes.

Du­ran­te la pre­si­den­cia de Ro­ca ejer­ció el car­go de Su­pe­rin­ten­den­te Ge­ne­ral de Es­cue­las del Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción y lo­gró la san­ción de la Ley 1.420 que es­ta­ble­cía la en­se­ñan­za pri­ma­ria, gra­tui­ta, obli­ga­to­ria, gra­dual y lai­ca.

Pron­to se dis­tan­ció del “Zo­rro” y se trans­for­mó en un se­ve­ro crí­ti­co de la co­rrup­ción ro­quis­ta.

Es­ta vi­ru­len­cia lo lle­vó a pe­dir en 1885 la ba­ja del Ejér­ci­to pa­ra po­der ex­pre­sar­se a tra­vés de las páginas de El Cen­sor, des­de las que pu­do se­ña­lar con cla­ri­dad la de­bi­li­dad del mo­de­lo agro-ex­por­ta­dor que él ha­bía ayu­da­do a con­so­li­dar: “La in­dus­tria me­cá­ni­ca y ma­nu­fac­tu­re­ra es­tá en las pri­me­ras lu­chas. Es­ta es la ra­zón tal vez por la que en es­te mer­ca­do de la­nas no te­ne­mos una fá­bri­ca tex­til, sien­do enor­me el con­su­mo de pa­ños y te­nien­do, sal­vo la ma­qui­na­ria, to­dos los ele­men­tos del ra­mo en el país. Van a In­gla­te­rra mi­llo­nes de arro­bas de la­na re­car­ga­das con fle­tes enor­mes por la con­di­ción en que se ex­por­tan y esa ma­te­ria pri­ma, de vuel­ta de aque­llas fá­bri­cas, las pa­ga­mos a pre­cios tan subidos que au­men­tan nues­tra cuen­ta de im­por­ta­cio­nes”.

En 1888, a los 77 años, de­ci­dió mu­dar­se al Pa­ra­guay. Des­de allí le es­cri­be a su ama­da, Aurelia Vé­lez: “Ven­ga al Pa­ra­guay, ven­ga que no sa­be la Be­lla Dur­mien­te lo que se pier­de de su Prín­ci­pe En- can­ta­do. Ven­ga y jun­te­mos nues­tros de­sen­can­tos pa­ra ver son­reír la vi­da”. Aurelia via­jó y lo acom­pa­ñó esos me­ses, pe­ro tu­vo que re­gre­sar a Bue­nos Ai­res a prin­ci­pios de sep­tiem­bre. Sar­mien­to mu­rió el 11 de ese mes de 1888. De acuer­do a su vo­lun­tad, su cuer­po fue cu­bier­to con las ban­de­ras de Ar­gen­ti­na, Chi­le, Uru­guay y Pa­ra­guay, y tras­la­da­do a Bue­nos Ai­res.

Po­cos años an­tes ha­bía es­cri­to: “Na­ci­do en la po­bre­za, cria­do en la lu­cha por la exis­ten­cia, más que mía de mi pa­tria, en­du­re­ci­do a to­das las fa­ti­gas, aco­me­tien­do to­do lo que creí bueno, y co­ro­na­da la per­se­ve­ran­cia con el éxi­to, he re­co­rri­do to­do lo que hay de ci­vi­li­za­do en la tie­rra y to­da la es­ca­la de los ho­no­res hu­ma­nos, en la mo­des­ta pro­por­ción de mi país y de mi tiem­po; he si­do fa­vo­re­ci­do con la es­ti­ma­ción de mu­chos de los gran­des hom­bres de la Tie­rra; he es­cri­to al­go bueno en­tre mu­cho in­di­fe­ren­te; y sin for­tu­na que nun­ca co­di­cié, es­pe­ro una bue­na muer­te cor­po­ral, pues la que me ven­drá en política es la que yo es­pe­ré y no deseé me­jor que de­jar por he­ren­cia mi­llo­nes en me­jo­res con­di­cio­nes in­te­lec­tua­les, tran­qui­li­za­do nues­tro país, ase­gu­ra­das las ins­ti­tu­cio­nes y sur­ca­do de vías fé­rreas el te­rri­to­rio, pa­ra que to­dos par­ti­ci­pen del fes­tín de la vi­da, de que yo go­cé só­lo a hur­ta­di­llas”.

A los 77 años se mu­dó al Pa­ra­guay. Des­de allí le es­cri­be a su ama­da, Aurelia Vé­lez: “Ven­ga al Pa­ra­guay, ven­ga que no sa­be la Be­lla Dur­mien­te lo que se pier­de de su Prín­ci­pe En­can­ta­do. Ven­ga y jun­te­mos nues­tros de­sen­can­tos”.

DO­MIN­GO FAUS­TINO SAR­MIEN­TO

San Juan, 15-2-1811 – Asun­ción, Pa­ra­guay, 11-9-1888. Pre­si­den­te de la Na­ción en­tre 1868 y 1874.

FE­LI­PE PIGNA HIS­TO­RIA­DOR con­sul­tas­pig­na@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.